Kaláshnikov aumenta sus beneficios

Las sanciones no han impedido un crecimiento de las ventas del consrocio. Fuente: AP

Las sanciones no han impedido un crecimiento de las ventas del consrocio. Fuente: AP

A pesar de las sanciones occidentales las ventas de la compañía han aumentado.

El consorcio Kaláshnikov ha registrado unos ingresos netos de 3.000 millones de rublos (algo más de 45 millones de dólares) en 2014, lo que significa un aumento del 28% respecto a 2013, declaró un representante de la compañía a la agencia TASS.

"Los ingresos son 700 millones de rublos más que en 2013. Como resultado, es la primera vez en siete años que Kaláshnikov obtiene beneficios netos que ascienden a 88 millones de rublos (1,33 millones de dólares)".

El representante explicó que en 2014 la compañía desveló su estrategia de desarrollo hasta el 2020, encaminada a mejorar sus indicadores de rendimiento, la expansión geográfica de las ventas y al aumento de los ingresos. La compañía también ha desarrollado un programa integral de inversiones hasta 2017.

"Nuestra prioridad es mantenernos como el principal suministrador de armas del Ministerio de Defensa y otras fuerzas de seguridad de Rusia además de fortalecer nuestra posición como líder global en el desarrollo y producción de armas ligeras. Se esperan inversiones por un total de 73,5 millones de dólares", declaró.

Poco antes, el director de la compañía, Alexéi Krivoruchko, anunció que a pesar de las sanciones occidentales Kaláshnikov había conseguido doblar su producción de armas en 2014, hasta alcanzar las 120.000 unidades. Este año la compañía tiene la intención de aumentar la producción en un 20-25%.

En enero, la compañía Russian Weapon Company (RWC, distribuidora exlcusiva de los productos Kaláshnikov en EE UU, y con base en el país norteamericano) solicitó registrar la marca Kaláshnikov en EE UU, pero todavía no ha recibido la licencia para manufacturar productos con esa marca, explicó la cadena CNN.

Hace un año, en enero del 2014, Kaláshnikov firmó un contrato con RWC para cubrir el suministro anual a los EE UU y Canadá, que asciende a 200.000 rifles. Sin embargo, el pasado verano los EE UU impusieron sanciones contra la compañías.

El Consorcio Kaláshnikov es la empresa encargada de las investigaciones y del desarrollo de munición tanto para el ejército, como para el uso civil y deportivo. 

La corporación Rostec, dueña del 51% del consorcio, está compuesta por cerca de 700 compañías, que forman la columna vertebral del sector tecnológico y científico de la Federación de Rusia. El 49% restante están en manos de inversores privados. 

Lea más: El consorcio Kaláshnikov se renueva con una nueva marca comercial>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies