Cuando la radiación salva vidas

Fuente: RIA Novosti

Fuente: RIA Novosti

Radionúclidos, isótopos médicos e incluso la conservación de alimentos son solo algunos de los usos de la radiación que gozan de alta demanda.

Las tecnologías de radiación consisten en métodos y técnicas de procesamiento de sustancias sometiéndolas a radiación ionizante y a campos electromagnéticos. Más del 20% de las 100 principales corporaciones del mundo utilizan las tecnologías de radiación en sus procesos tecnológicos y de producción: en la medicina se utilizan para el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades oncológicas, así como para esterilizar herramientas y materiales médicos; en la seguridad del transporte se utilizan para crear sistemas de inspección de pasajeros y equipaje; en la industria automovilística para aumentar la durabilidad de las llantas y para pintar los vehículos; en la industria alimentaria y cosmética, para desinfectar e incrementar el plazo de conservación de los productos; en la producción de materiales, para cambiar sus propiedades; y en la investigación geológica y la extracción de minerales desempeña una gran cantidad de tareas.

En Rusia, del desarrollo de las tecnologías de radiación se encarga la corporación estatal Rosatom. Gracias al uso de las tecnologías de radiación, esta corporación crea herramientas únicas de investigación y superordenadores, y proporciona a todo el mundo los isótopos que se utilizan para el diagnóstico preciso en la medicina.

Durante las últimas décadas, el uso de la tecnología punta en los más distintos ámbitos de nuestra vida cada vez está más relacionado con las tecnologías de radiación (TR). El ser humano utiliza las propiedades naturales de la radiación en la medicina, la agricultura y en los sistemas de seguridad. En Rusia se lleva a cabo desde 2010 un programa especial para el desarrollo de estas tecnologías.

Según expertos, el volumen potencial de los mercados de las tecnologías de radiación durante los próximos diez años alcanzará cifras de entre 400.000 millones y 500.000 millones de dólares. En la actualidad, las tecnologías de radiación gozan de una alta demanda en todo el mundo.

Uso médico

Uno de los sectores más innovadores de la economía mundial es la medicina nuclear, que está formada por dos secciones: el diagnóstico radionúclido y la radioterapia (la radiación externa y la terapia con medicamentos radioactivos).

En los países de Latinoamérica, la tomografía por emisión de positrones, basada en el uso de radionúclidos, salva miles de vidas cada año. “La medicina nuclear es uno de los sectores más innovadores y con mayor desarrollo de la economía mundial y podría convertirse en un catalizador del desarrollo de la innovación”, comenta el director general de Rosatom, Serguéi Kirienko.

En la práctica en todo el mundo se utilizan más de 130 métodos radiodiagnósticos distintos instalados en las máquinas más modernas y con el uso de una gran variedad de medicamentos radiodiagnósticos. “En Rusia operan más de 100 unidades de diagnóstico radionúclido en las que se llevan a cabo investigaciones in vivo (los medicamentos se suministran directamente al paciente), más de 200 laboratorios para el análisis radioinmunológico de muestras de sangre y una clínica especializada en terapia radionúclida”, comenta Svetlana Alístikova, experta del Centro de Seguridad Energética y Ecológica.

Los expertos prevén un importante impulso en el desarrollo de la medicina nuclear en un futuro próximo. En el año 2030 el mercado mundial de la medicina nuclear será 5,5 veces mayor, se habrá incrementado desde los 
12.000 millones de dólares actuales hasta los 68.000 millones.

Los avances en medicina nuclear en Rusia comenzaron en las décadas de 70 y 80 del siglo pasado. En la actualidad, del desarrollo de la medicina nuclear se encarga la corporación estatal Rosatom, que produce isótopos médicos que se utilizan para detectar enfermedades mortales en sus fases iniciales, así como para el tratamiento de enfermedades oncológicas. Hoy en día, Rusia exporta isótopos médicos a 30 países, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido, Australia, China y Sudáfrica.

Productos radiactivos

Las tecnologías de radiación no solo salvan vidas humanas, sino que además se utilizan para proteger los alimentos. La radiación isotópica de los productos agrarios incrementa considerablemente las cosechas y evita su destrucción. Rusia es uno de los países en los que se dominan estas tecnologías.

Generalmente se somete a radiación con isótopos los productos de origen vegetal, como por ejemplo el grano, las especias, las hierbas secas, las patatas y otros tubérculos. Tras este procedimiento, los productos se conservan durante más tiempo y no se echan a perder.

En su momento, en Uruguay se llevaron a cabo unas pruebas de procesamiento isotópico de patatas que dieron muy buenos resultados. Según los cálculos de los especialistas uruguayos del sector, en las condiciones locales la instalación de sistemas de procesamiento por radiación de productos puede ser rentable si se procesan 25.000 toneladas de patatas y 5.000 toneladas de ajos al año. Un caso de éxito es Italia, donde funciona desde hace tiempo una planta de irradiación de patatas y cebollas.

Además, la radiación se utiliza en el tratamiento de productos a granel para mejorar su seguridad microbiológica y eliminar las plagas de insectos en el grano, los frutos secos y cereales. Otro uso de las tecnologías es la conservación de los productos de pesca.

Lea más: Científicos rusos buscan nuevos métodos de tratamiento contra la diabetes>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies