La industria nuclear y la nueva era del 3D

Un sistema multidimensional presentado en noviembre en Buenos Aires permite reducir los costos de construcción y optimizar recursos. Fuente: Ria Novosti

Un sistema multidimensional presentado en noviembre en Buenos Aires permite reducir los costos de construcción y optimizar recursos. Fuente: Ria Novosti

La tecnología Multi-D presentada en la Argentina por expertos rusos se usa en la construcción de centrales atómicas.

El conglomerado estatal ruso Rosatom, líder en energía nuclear, participó del Congreso Internacional de Ingeniería 2014, realizado en noviembre en el predio porteño de Costa Salguero. Lo hizo a través de un stand dedicado a su subsidiaria JSC NIAEP-ASE, con el objetivo de introducir sus últimas innovaciones, entre las que se destaca la tecnología Multi-D. Se trata de una técnica multidimensional ampliamente utilizada en la construcción de plantas nucleares y otros proyectos de ingeniería de alta envergadura que permite optimizar recursos y tiempos de construcción. 

¿Qué es el Club 3D?

En 2010 JSC NIAEP-ASE decidió conformar la Asociación Internacional de Ingeniería Innovadora, que reúne aproximadamente a treinta empresas rusas y extranjeras involucradas con el diseño de software y herramientas informáticas aplicadas principalmente al desarrollo nuclear. En ese marco, surgió la revista Club 3D, una publicación bilingüe (ruso/inglés) que ofrece información sobre las problemáticas contemporáneas ligadas al diseño, gestión y construcción de centrales nucleares.

“Consiste en un modelo 3D de cada instalación y todos sus detalles en el que se puede visualizar el avance de la obra ajustando el programa de tareas cada vez que sea necesario. Como resultado, se obtiene un considerable ahorro de tiempo y de dinero, tanto para el operador como para el contratista”, explicó Alexey Sachik, jefe de Marketing e Investigación de Multi-D en JSC NIAEP-ASE. 

La subsidiaria de Rosatom se dedica a los emprendimientos energéticos pesados, incluyendo la ingeniería, contratación y construcción de centrales nucleares, y ha sido pionera en utilizar este innovador sistema. Cuenta, además, con un catálogo electrónico para recolectar información actualizada sobre el desarrollo del proyecto.

Dada la complejidad que implica la construcción de una central nuclear y la multiplicidad de proveedores que intervienen, “resulta interesante porque facilita a los usuarios el acceso a los datos desde cualquier lugar del mundo. Por consiguiente, no importa dónde se encuentre el diseñador, si está en Rusia o en la Argentina, porque se comparte y transmite información con simplicidad, haciendo que el contacto sea permanente y solucionando eventualidades sin destinar tiempos extra”, comentó Sachik.

¿Cómo funciona?

A través del modelo 3D se simulan las obras y los procesos de suministro de equipos aumentando su productividad e incrementando la seguridad en las instalaciones .“La tecnología Multi-D optimiza los trabajos y, aunque parezca muy simple, es una herramienta muy compleja que mejora en forma sustancial la calidad de los proyectos, pues permite modelar la construcción de la planta incluso antes de iniciada la obra. Se reducen los plazos de construcción, se evita una gran cantidad de errores, y eso se traduce en una disminución considerable del costo final”, enfatizó el ejecutivo ruso.

Según explicó Sachik, la iniciativa nació en el seno del campo nuclear pero también se emplea en otras industrias. Su primera aplicación fue en las unidades 3 y 4 de la central nuclear rusa de Rostov, y luego se la utilizó en plantas térmicas europeas. “Estamos intentando expandir el alcance de esta tecnología hacia el área de los hidrocarburos, petróleo y gas”, adelantó.

El representante ruso señaló también que “en la industria nuclear se logró una reducción de al menos dos meses en el tiempo de construcción de cada unidad utilizando la tecnología Multi-D”, aunque el impacto resulta más visible en términos económicos: “Un día de demora en la construcción de una planta cuesta un millón de dólares. Por lo tanto, si esa disminución de tiempo se hubiera limitado a un solo día, ya hubiéramos estado conformes.”

Por otro lado, Alexéi Sachik resaltó el impacto positivo en la seguridad de las centrales, dado que “los ingenieros tienen la posibilidad de visualizar modelos previos para garantizar la correcta instalación de todos los elementos. Esto se realiza a través de una sala específica que se emplaza en el predio de la central, donde se puede observar y manejar el modelo 3D con lentes especiales que permiten recorrer toda la infraestructura”.

Otra de sus ventajas consiste en la puesta en funcionamiento, en forma preliminar, del plan de obra y su programa para evaluar en qué momento exacto conviene llevar a cabo cada tarea: “Sólo cambiando las secuencias se ahorra gran cantidad de horas de trabajo y dinero”, explicó Alexéi Sachik.

Consultado por las perspectivas del Plan Nuclear Argentino, Sachik resaltó: “Será interesante que siga desarrollando su industria nuclear, y ojalá lo haga de la mano de Rosatom (precalificada para la cuarta central). Estamos utilizando esta tecnología en todos nuestros proyectos nucleares, tanto en Rusia como en otros lugares del mundo, y en caso de que la Argentina se incline por construir futuras plantas con la línea que ofrece Rosatom se va a emplear esta tecnología, con los beneficios que supone”.

Mejorar la matriz energética regional, la meta posible

La participación rusa en el Congreso de Ingeniería 2014 -en el que también asistieron empresarios y autoridades de otras naciones- se completó con una disertación a cargo de Oleg Koroviakov, responsable de la Oficina de Información y Análisis de la compañía JSC NIAEP-ASE. 

Durante su exposición, el representante ruso explicó que Rosatom es una empresa integral que, gracias a su amplia experiencia en ingeniería, “puede colaborar para mejorar la matriz energética de América latina”.

Afirmó también que la filial NIAEP-ASE -dueña de un vasto currículum en el campo de los residuos radiactivos y gestión de combustibles usados- es uno de los líderes de la ingeniería de objetos pesados, como son los de las centrales nucleares, y que actualmente cubre el 31% del mercado mundial de la construcción de plantas atómicas. Además, el experto agregó que la compañía cuenta con oficinas en más de quince países, y que casi el ochenta por ciento de las órdenes de compra que conforman su portfolio incluyen proyectos en el extranjero.

Oleg Koroviakov manifestó, por último, un especial interés en América Latina, a la que consideró como un potencial cliente para los desarrollos de la firma, planteando como claves de sus propuestas los criterios de calidad y flexibilidad de presupuestos.

Lea más: EE UU, China y Rusia compiten por grandes proyectos en Argentina>>>