El consorcio Kaláshnikov se renueva con una nueva marca comercial

La compañía pretende promocionar sus productos en Rusia y en el extranjero de forma más eficaz. Fuente: Rostech

La compañía pretende promocionar sus productos en Rusia y en el extranjero de forma más eficaz. Fuente: Rostech

El consorcio Kaláshnikov, uno de los líderes mundiales en fabricación de armas de fuego, ha llevado a cabo un cambio de marca comercial a gran escala con un coste de 400.000 dólares.

El consorcio armamentístico Kaláshnikov ha renovado las marcas de todos sus productos: desde la línea de fusiles militares del mismo nombre hasta las escopetas de caza de la marca Baikal y el rifle deportivo Izhmash. El coste total del proyecto de cambio de marca comercial ha ascendido a 20 millones de rublos (394.000 dólares). Todos los costes han corrido por cuenta de los inversores y copropietarios del Consorcio Kaláshnikov, Alexéi Krivoruchko y Andréi Bokariov.

La nueva marca para la línea de fusiles militares Kaláshnikov ha sufrido grandes cambios: la estilizada silueta del AK sobre un fondo rojo, blanco y azul ha sido remplazada por una letra “K” sobre un fondo rojo en el que se distingue el cargador, la parte más inconfundible del legendario fusil automático.

Según los representantes de la corporación estatal Rostech, a la que pertenece el consorcio Kaláshnikov, la nueva marca comercial mantiene todo el valor simbólico del nombre de Kaláshnikov. La filosofía del consorcio se expresa en su nuevo eslogan, “Protegiendo la paz”. En este eslogan (la palabra “mir” puede significar “paz” o “mundo”, dependiendo del contexto), los desarrolladores incluyen un doble sentido: las armas Kaláshnikov son las más populares en el mundo, superan por una gran diferencia a los productos de sus principales competidores.

Al mismo tiempo, es un arma que se fabrica para mantener la paz en la tierra, en distintas regiones y países, un arma que permite a los pueblos defender su soberanía, su derecho a una existencia pacífica y a determinar independientemente su destino histórico, según informa Rostech en su comunicado de prensa.

“El cambio de marca aglutina los principios más importantes del consorcio: fiabilidad, responsabilidad y tecnología”, comunicaba a la prensa el director general del consorcio Kaláshnikov, Alexéi Krivoruchko,quien explica que la nueva estrategia es hasta el 2020.

Los planes de Kaláshnikov son muy ambiciosos, ya que pretende crear nuevos tipos de armas de tiro y entrar en nuevos mercados. En la actualidad el gabinete de ingeniería del consorcio está trabajando en 30 grandes proyectos para una nueva gama completa de armas: desde nuevos rifles de francotirador hasta una nueva pistola.

AK-12, Kaláshnikov de quinta generación

El modelo con mayores perspectivas del consorcio Kaláshnikov actualmente es el rifle de asalto AK-12. Esta es la quinta generación del mismo “sistema Kaláshnikov”, con disparo operado por gas, según comenta a RBTH el historiador y experto en armas de tiro Semión Fedoséiev.

“A diferencia de sus antecesores, el nuevo rifle de asalto ofrece la posibilidad de cambiar la empuñadura de recarga del lado derecho al izquierdo, así como de bloquear la correa que sostiene el bastidor de cierre y el bastidor trasero, algo que facilita una mayor rapidez de preparación del arma para el tiro durante el cambio de cargador”, explica Fedoséyev a RBTH.

El contorno del rifle es más suave respecto a las generaciones anteriores. La longitud de su culata plegable puede regularse y la propia culata puede sustituirse por otra permanente o cambiarse de lado. Se ha cambiado el tamaño y la forma de la empuñadura de pistola.

“Todo esto ha incrementado los recursos del funcionamiento del arma, conservando al mismo tiempo la legendaria fiabilidad de Kaláshnikov”, comentaba Semión Fedoséiev a RBTH.

En la actualidad el AK-12 se encuentra en fase de pruebas y en el futuro podría convertirse en el rifle de asalto principal del equipo de combate del “soldado del futuro”, al que en Rusia se ha llamado “Rátnik”.

La entrada en nuevos mercados

La línea de armas de uso civil de Kaláshnikov es igualmente conocida por su gama de armamento de caza y deportivo creado en base a sus rifles militares, como por ejemplo las escopetas de caza Saiga. La producción civil también se ha visto afectada por el cambio de marca. Las armas de caza seguirán teniendo el logotipo de Baikal en tonos azules y blancos. Sin embargo, los fusiles y pistolas deportivos llevarán la marca Izhmash escrita en alfabeto latino.

El principal mercado de ventas de Kaláshnikov se concentra en el hemisferio occidental. El armamento de uso civil del consorcio goza de una alta demanda en EE UU y Canadá, aunque las sanciones de estos estados contra Rusia han cerrado estos mercados para la producción de Kaláshnikov, debido a lo cual el gigante armamentístico se ha visto obligado a cambiar de orientación hacia otras regiones.

El consorcio está llevando a cabo negociaciones con países de África, Latinoamérica y la Región Asia-Pacífico y en comparación con el periodo análogo de 2012, ha conseguido triplicar el volumen de exportación.

A finales de noviembre Kaláshnikov anunció su entrada en el mercado de Asia Suroriental tras firmar un acuerdo de suministro de producción de uso civil a Tailandia y Malasia. Gracias a estos nuevos contratos se consiguió contrarrestar el efecto negativo de las sanciones e incluso incrementar la presencia de la compañía en el mercado internacional de armamento, según informa Rostech en su comunicado de prensa.

Lea más: Vintorez, el arma de las unidades secretas rusas>>>