Claves del acuerdo para la cooperación nuclear entre Rusia e Irán

El proyecto conjunto entre Moscú y Teherán, cumple con las garantías de la ley internacional y supone un acercamiento entre la comunidad internacional y el país persa . Fuente: Reuters

El proyecto conjunto entre Moscú y Teherán, cumple con las garantías de la ley internacional y supone un acercamiento entre la comunidad internacional y el país persa . Fuente: Reuters

El acuerdo alcanzado con Irán supone el mayor contrato internacional para la construcción de reactores nucleares de Rusia. Además, cuenta con las garantías de la OIEA y podría impulsar el diálogo con el Grupo de los seis (cinco miembros del Consejo de Seguridad + Alemania).

En noviembre, Rosatom y la Organización de Energía Atómica de Irán han firmado en Moscú el mayor acuerdo existente entre estos dos países, un documento que prevé la construcción en Irán de ocho reactores nucleares de agua presurizada de fabricación rusa “llave en mano” (cuatro reactores en la central nuclear de Bushehr y cuatro más en otra central).

Irán tendrá la oportunidad de diversificar su política energética y remplazar las centrales termoeléctricas con energía nuclear y, gracias a ello, exportar más petróleo y gas al mercado mundial. Además, gracias a la cooperación nuclear en Irán aparecerán varias generaciones de especialistas formados y altamente cualificados, miles de puestos de trabajo y nuevas oportunidades para el desarrollo de la industria.

Además, se ha firmado un contrato para el equipamiento con tecnología rusa de dos nuevos reactores en la central de Bushehr.  Ambas partes planean contar con la máxima participación posible de las empresas y organizaciones de Irán en todos los procesos relacionados con el equipamiento de los nuevos reactores, la generación de energía eléctrica y el desmantelamiento de las instalaciones.

El coste total del paquete de acuerdos asciende a decenas de miles de millones de dólares, ya que el precio de un reactor nuclear en el mercado mundial puede variar entre los 5.000 y los 7.000 millones. Cabe señalar que Irán pagará por los nuevos reactores nucleares con dinero real. 

Estados Unidos no se ha manifestado en contra de la cooperación nuclear entre Rusia e Irán, según declaraba la representante del Departamento de Estado Jen Psaki, la cual señalaba que la cooperación nuclear para usos civiles no está prohibida por ninguna resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Psaki aclara que la transacción ruso-iraní no contradice las negociaciones el Grupo de los seis (los miembros del Consejo de Seguridad + Alemania) países con Teherán. Además, el proyecto completo de la construcción de reactores nucleares en Irán, está amparado por las garantías de la IAEA y cumple totalmente con el régimen de no proliferación de las armas nucleares, del mismo modo que la construcción del primer reactor nuclear de Bushehr.

El combustible utilizado en las centrales nucleares durante todo el periodo de utilización de los ocho nuevos reactores se preparará en Rusia. El combustible nuclear gastado será devuelto a Rusia para su tratamiento y conservación, según establecen los documentos bilaterales sobre la primera central nuclear iraní en Bushehr.

Según algunas estimaciones preliminares, gracias a la cooperación con Rosatom, Irán podrá conseguir en las próximas décadas un mínimo de 10 GW de potencial energético nuclear, contando con el primer reactor ya existente de la primera central nuclear iraní. En comparación, en Rusia en estos momentos operan centrales nucleares con una capacidad de 25 GW. Los representantes de Irán han declarado en numerosas ocasiones que hacia 2020 la demanda de energía eléctrica generada en las centrales nucleares alcanzará los 20 GW. La construcción de nuevas instalaciones podría convertir a Irán en un exportador de energía eléctrica a los países del golfo Pérsico.

La cooperación en el ámbito nuclear entre rusos e iraníes comenzó hace una década cuando firmaron un acuerdo acerca del desarrollo de la energía nuclear con usos pacíficos. En los documentos se preveía la construcción de una serie de reactores nucleares.

Además, la central nuclear de Bushehr fue una construcción de larga duración comenzada por empresas alemanas hace 40 años, que ha sido finalizada por compañías rusas. “Es algo que no ha hecho nadie. Nosotros nos hicimos cargo de una central que los alemanes habían comenzado a construir hacía más de 30 años. Estaba totalmente abandonada. Cuando nuestros especialistas comenzaron a trabajar en Bushehr, en un tejado había un orificio provocado por un misil… Nadie, excepto los especialistas rusos, se las habría arreglado con un trabajo así”, declara el director de Rosatom, Serguéi Kirienko.

En lo que respecta al proyecto de construcción de dos nuevos reactores en la central nuclear de Bushehr, estas instalaciones cumplirán las más altas normas de seguridad establecidas tras la catástrofe de Fukushima, según señala el director de Rosatom. Se trata de dos reactores nucleares mejorados de agua presurizada con una capacidad de 1.000 MW de generación 3+, que poseen todos los sistemas de seguridad necesarios.

En China opera satisfactoriamente desde hace más de siete años una central nuclear construida por especialistas de Rosatom, la central nuclear de Tianwan, con reactores nucleares de agua presurizada de 1000 MW de capacidad. Esta central ha sido reconocida en múltiples ocasiones como la mejor central China. Las tecnologías utilizadas en la central nuclear de Tianwan se utilizan en los proyectos internacionales de los especialistas nucleares rusos y se utilizarán también en la construcción de los nuevos reactores de Irán.

Para China, una de las mayores potencias del mundo, los nuevos acuerdos entre Rusia e Irán significan que la situación del desarrollo del programa nuclear iraní se encuentra bajo el control y la administración de Moscú, un importante y fiel aliado de Pekín

Por su parte, Irán está seguro de que el acuerdo con Rusia contribuirá al avance del proceso de negociaciones de Teherán con el Grupo de los seis. Puede decirse que el acuerdo firmado en noviembre es beneficioso no sólo para Rusia e Irán, sino también para toda la comunidad mundial.

Lea más: Rusia e Irán acuerdan el desarrollo de la central nuclear de Bushehr>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.