Las exportaciones de armas rusas siguen firmes pese a las sanciones occidentales

El caza polivalente Su-35. Fuente: sukhoi.org

El caza polivalente Su-35. Fuente: sukhoi.org

Rusia se mantiene estable en un segundo puesto mundial en volúmenes de beneficios. A principios de 2014, cuando se anunciaron los resultados del año anterior, los ingresos de la exportación de armamento superaban los 15.000 millones de dólares. Durante los diez meses que llevamos de año, según unas declaraciones de Vladímir Putin realizadas durante la asamblea de la Comisión de la OMC el 5 de noviembre, Rusia ha vendido técnica militar a varias partes del mundo por un valor total de 10.000 millones de dólares, un 70% del volumen de suministro planeado para este año.

La cartera de pedidos de la industria militar rusa por parte de los socios extranjeros se mantiene estable en su valor de 50.000 millones de dólares y este año los exportadores rusos han firmado nuevos contratos de venta de armamento por valor de 7.500 millones de dólares.

El revuelo provocado por las sanciones contra los fabricantes de armas rusos ha comenzado a atenuarse poco a poco. Los especialistas del Complejo Industrial Militar ruso acuden invitados a las exposiciones internacionales de  armamento.

Si el pasado mes de julio casi la mitad de la delegación rusa no pudo asistir por distintos motivos al Salón Aeronáutico de Farnborough, en los alrededores de Londres, sí que presentaron su tecnología en el salón marítimo militar Euronaval 2014, celebrado cerca de París a finales de octubre.

En el pabellón ruso mostraron sus productos 19 compañías, entre ellas Sevmash, el Bureau de Ingeniería Severnoe, Admiralteiskie Verfi, Baltiski Zavod, el Bureau de Ingeniería Naval Almaz, y otras. Estas compañías presentaron 180 modelos de barcos, lanchas, sistemas de artillería y de misiles y otros tipos de armamento moderno.

Por otra parte, el 11 de noviembre se inauguró el mayor salón aeroespacial de Asia Suroriental, AIRSHOW CHINA en Zhuhai, al que la delegación ruso llevó 150 objetos para exponer. Entre ellos figuraba el caza polivalente Su-35 que Pekín planea comprar a Moscú.

Los especialistas del Consorcio Almaz-Antéi, según el jefe de la delegación de la empresa, Viacheslav Dzirkaln, organizarán una presentación para sus socios chinos de una de las nuevas actualizaciones del sistema de misiles antiaéreos Top-M1, que anteriormente se presentó en China.

Además del sistema Top-M1, China ha comprado una cantidad considerable de otros tipos de sistemas de misiles antiaéreos y complejos de producción del Consorcio, entre ellos la familia de sistemas antiaéreos S-300 (S-300PMU, S-300PMU1 y S-300PMU2 Favorit), el sistema de misiles antiaéreos con base marítima de largo alcance Rif-M y el de medio alcance Shtil-1.

En esta exposición la corporación rusa Rostech y la china AVIC firmaron un acuerdo de colaboración estratégica. Entre los posibles ámbitos de trabajo figuran la realización de proyectos conjuntos de construcción de aviones, helicópteros, motores, materiales de aviación, equipos radioelectrónicos a bordo y otros sectores.

El consorcio Almaz-Antéi, según declaraba Dzirkaln, está llevando a cabo en estos momentos negociaciones con Pekín para la creación en China de centros de servicio posventa de técnica defensa antiaérea.

“Consideramos que la República Popular China es uno de nuestros socios más importantes en el ámbito de la cooperación técnica-militar. El futuro desarrollo de las relaciones bilaterales respecto a la línea de suministro a China de sistemas rusos de defensa antiaérea moderna, formados por armamento exclusivamente defensivo, ha adquirido en las circunstancias actuales un significado especial y contribuirá a reforzar la seguridad en la Región Asia-Pacífico”, subrayaba en una entrevista para TASS Viacheslav Dzirkaln.

Antes de la exposición en Zhuhai se celebró en Yakarta (Indonesia) el salón internacional de armamento y técnica militar Indo Defense 2014. En este evento, la exposición rusa tuvo también una amplia representación.

La posición del complejo industrial ruso en Indonesia es sólida. En los últimos 20 ha comprado varias decenas de cazas polivalentes Su-27 y Su-30, diez helicópteros Mi-35, 14 helicópteros Mi-17, 17 vehículos de combate de infantería BMP-3F, 48 vehículos de transporte blindado de personal BTR-80A y 9.000 rifles Kaláshnikov AK-102.

Además, en diciembre de 2011 se firmó un contrato para el suministro a Indonesia de otros seis cazas por un valor total de casi 500 millones de dólares. En estos momentos, el volumen del comercio bilateral asciende a 3.000 millones de dólares, aunque, según el Ministro de Industria, Denís Mánturov, durante los próximos años podría alcanzar los 5.000 millones de dólares.

Malasia es otro socio con grandes perspectivas de Rusia en el sureste de Asia. Kuala Lumpur lleva varios años utilizando cazas polivalentes rusos Mig-29 y Su-30MKI. En su ejército dispone de sistemas de misiles antitanque Metis-M1 y de sistemas de misiles antiaéreos móviles Iglá.

En el salón internacional de armamento DSA-2014, celebrado el pasado mes de abril, se trató el tema del suministro a Malasia de tanques rusos T-90S, vehículos de combate de apoyo a tanques Terminator, sistemas de misiles antiaéreos de medio y corto alcance Top-M1 y Buk-M2E, sistemas de defensa antiaérea Pantsir-S1 y otros tipos de técnica militar.

Estos contratos todavía no se han firmado. Malasia ha anunciado varios concursos para el suministro de este tipo de técnica. El tanque T-90S ha sido probado en la selva malasia y ha demostrado ser de los mejores. De modo que las perspectivas para el futuro refuerzo de la cooperación técnica-militar entre Moscú y Kuala Lumpur son bastante optimistas.

Además, están Sudamérica y Centroamérica, está África del Norte y África Central, donde el armamento y la técnica militar rusos también gozan de un gran reconocimiento y de una alta demanda.

La cooperación técnico-militar con los países extranjeros es un asunto de gran importancia y complejidad, que va acompañado de una dura competencia. Sin embargo, los ejemplos aquí mencionados demuestran que los fabricantes de armamento rusos son capaces competir en el mercado de armamento mundial en las más duras condiciones. Y no sólo porque la producción militar rusa sea mejor y más fiable que las demás, sino porque Rusia nunca acompaña su suministro de armamento con promesas o amenazas de sanciones de ningún tipo.

Lea más: ¿Lucharemos con bayonetas y misiles?>>>

Artículo abreviado. Publicado originalmente en ruso en TASS.