La “nueva aspirina” que se fabrica en Rusia

Fuente: servicio de prensa

Fuente: servicio de prensa

Científicos de los Urales han creado Triazavirin, un nuevo tipo de medicamento antiviral con un nuevo mecanismo de acción que combate eficazmente una gran cantidad de virus e infecciones.

Antes de finales de 2014, en las farmacias rusas aparecerá el medicamento antiviral con un amplio radio de acción llamado Triazavirin, capaz de tratar no sólo las enfermedades causadas por los virus de la gripe, sino también una serie de infecciones muy extendidas.

El medicamento también es eficaz contra la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, la fiebre del valle del Rift, el virus del Nilo Occidental y otras infecciones virales peligrosas para los animales. Los científicos rusos opinan que Triazavirin tiene muchas posibilidades de alcanzar la fama de la aspirina, utilizada en todo el mundo desde hace ya casi 150 años.

“El medicamento posee realmente unas propiedades farmacológicas únicas: en la actualidad se está llevando a cabo una activa investigación sobre cinco análogos a este medicamento destinados a distintos objetivos medicinales”, comenta a RBTH el profesor Oleg Kiseliov, director del Centro de Investigación sobre la Gripe, miembro de la Academia Rusa de Ciencias Médicas y doctor en biología.

El medicamento Triazavirin se produce en la Fábrica Medsintez, en los Urales. Según su fabricante, el volumen óptimo de producción podría ascender a unos 12 millones de envases al año. El primer año Triazavirin se venderá únicamente en Rusia y sólo con receta médica. En el futuro planea salir al mercado internacional.

Según Kiseliov, en el extranjero ya se han interesado por Triazavirin. Por ejemplo, en Estados Unidos lo probaron hace dos años para el tratamiento del virus del Nilo Occidental. A mediados de septiembre el medicamento se presentó en una asamblea de la OMS en Ginebra.

“El análisis comparativo de la oferta existente de medicamentos antivirales contra la fiebre del Ébola demuestra que Triazavirin se encuentra entre las primeras posiciones. Entre los medicamentos existentes hoy en día en el mercado mundial, es uno de los mejores: es el menos tóxico, posee una buena ventana terapéutica, se puede administrar por vía intravenosa a un enfermo grave y es compatible con cualquier otro modo de terapia”, explica Kiseliov.

Un mecanismo singular

El nuevo medicamento pertenece al grupo de las triazolotriazinas, que poseen un singular mecanismo de acción: elimina las etapas de mayor importancia vital para la célula. La molécula de Triazavirin, uniéndose a las proteínas del virus, hace que este no pueda seguir desarrollándose. El medicamento protege el organismo en cualquier estadio del curso de la enfermedad. En la práctica clínica estos medicamentos no se han utilizado antes. La mayoría de las medicinas antivirales que se toman en la actualidad están dirigidas a estimular el sistema inmunológico o a calmar los síntomas de la enfermedad.

“Triazavirin es un ejemplo de la conducción de una idea científica desarrollada en Rusia. Desde el inicio hasta la producción concreta, hasta la salida al mercado. Por el descubrimiento de las bases fundamentales de la síntesis orgánica de las triazolotriazinas y del medicamento Triazavirin, los científicos Valeri Charushin y Oleg Chupajin han recibido el Premio Estatal de la Federación Rusa”, subrayaba en un encuentro con RBTH el miembro del comité para la protección de la salud de la Duma Estatal y miembro del consejo de observadores del Clúster Biomédico de los Urales, Alexander Petrov.

Baja toxicidad

Según comenta a RBTH Vladímir Rúsinov, miembro del grupo de investigación para el desarrollo de Triazavirin y director del Instituto Químico-Tecnológico de la Universidad Federal de los Urales, en la industria farmacéutica mundial ya existe un medicamento antiviral con un amplio radio de acción, llamado Ribavirin, pero es muy tóxico y se acumula en los eritrocitos.

Por ejemplo, cuando se desató la epidemia de neumonía atípica en China, comenzaron a asignar a los enfermos una enorme dosis sin precedentes de este medicamento y lograron eliminar el virus, pero los pacientes sufrieron daños en el hígado y hematopoyesis. En cambio, la toxicidad de Triazavirin es insignificante.

“Cuando en las pruebas nos excedíamos a propósito en la dosis del medicamento, no logramos que los ratones murieran con Triazavirin, lo cual demuestra su poca toxicidad”, comenta Vladímir Rúsinov.

20 años de desarrollo

Tras numerosas comprobaciones en los laboratorios durante años y pruebas en ratones y primates, el medicamento se utilizó en el tratamiento con personas. Las pruebas clínicas del medicamento para estudiar la eficacia terapéutica en enfermos de gripe de severidad moderada se llevaron a cabo con éxito en una clínica del Centro de Investigación sobre la gripe de San Petersburgo. En total, en este medicamento se han invertido 20 años y es el resultado de numerosas investigaciones iniciadas a principios de los años 90.

El medicamento recibió una gran valoración por primera vez por parte de la ministra rusa de Sanidad Verónica Skvortsova en 2009, cuando se resolvió el problema de la protección de la población de Rusia contra la pandemia de la gripe porcina. Tras esto, gracias al apoyo del Ministerio de Sanidad, el medicamento pasó las fases II y III de pruebas clínicas y se registró debido a la necesidad de resolver el problema del tratamiento y la prevención del virus del Ébola.

La principal contribución para la finalización de la investigación sobre Triazavirin provino del colectivo del Instituto de Síntesis Orgánica Postovski, de la sección de la Academia Rusa de Ciencias en los Urales (Ekaterimburgo), de la Universidad Federal Yeltsin de los Urales, del Centro de Investigación sobre la gripe del Ministerio de Sanidad de la Federación Rusa, del Instituto de Investigación y Pruebas Científicas de Medicina Militar (San Petersburgo) y del Centro Virológico del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa (Serguíev Posad).

Lea más: Investigación con células madre en Rusia, ¿ilusión o panacea?>>>