El temor de los rusos a ser espiado través de las cámaras web

La mayoría de los encuestados declaró que temía ser espiado a través de la cámara web. Fuente: Legion Media.

La mayoría de los encuestados declaró que temía ser espiado a través de la cámara web. Fuente: Legion Media.

Encuestas a la población muestran que la mayoría de los usuarios ruso de internet considera que sus datos personales podrían ser robados a través de la cámara web o por otros medios. Sospechan de vigilancia y espionaje tanto por parte de los hackers como de los servicios de inteligencia. No obstante, la mayoría continúa compartiendo su información personal e incluso financiera a través de la red.

De acuerdo a una encuesta publicada en octubre en el sitio web de Kaspersky Lab (una empresa rusa que se dedica al desarrollo de sofware antivirus y antiespionaje), el 52 % de los rusos desconfía de las cámaras web.

La encuesta, realizada en verano por Karspersky Lab y la agencia internacional de investigación de mercado B2B International, contó con la participación de más de 11.000 usuarios de distintos países del mundo. Los rusos fueron quienes mostraron más preocupación por este problema: además de que más de la mitad de ellos reconocieron que les preocupaba el uso delictivo de las cámaras web, un 26 % de los encuestados admitieron que tapaban el objetivo de la cámara de su ordenador para protegerse. Es más, un 5 % de ellos están tan preocupados, que no solo tapan la cámara del ordenador, sino también la del teléfono móvil.

La vigilancia punto a punto

No sería correcto decir que el recelo de los usuarios rusos es infundado: la vigilancia basada en el uso remoto de cámaras ajenas no solo existe, sino que va en aumento. Si se escribe en el buscador ruso Yandex la frase “vigilancia a través de cámaras web”, entre los resultados no solo se encontrará información sobre cómo acceden los hackers a las cámaras de terceros, sino también enlaces e instrucciones detalladas subidas a la red por los propios hackers sobre cómo descargar e instalar programas para piratear una cámara web o cómo usar este tipo de programas. 

 

Los empleados de Kaspersky Lab tampoco creen que la inquietud de los usuarios rusos esté injustificada. “Con demasiada frecuencia, las cámaras web son un instrumento muy efectivo en manos de los ciberdelincuentes”, comenta la empresa con base en una encuesta publicada en su sitio web kaspersky.ru. En la misma página Serguéi Lozhkin, experto en antivirus de Kaspersky Lab, afirma que tapar el objetivo de la cámara web no es la mejor forma de protegerse, puesto que esto no impide las escuchas a través del micrófono o las capturas de imágenes cuando la cámara se encuentra destapada. Para garantizar la seguridad el experto recomienda utilizar otros medios especializados.

¿Quén vigila?

La posibilidad de ser vigilados a través de la cámara web no es lo único del espacio virtual que inquieta a los rusos. En Rusia está bastante extendida la idea de que el gobierno y los servicios de inteligencia tienen acceso a la información confidencial que los usuarios suben a las redes sociales. Según una encuesta realizada en verano por el centro de análisis de Yuri Levada, el 35 % de los ciudadanos rusos sospecha que está siendo vigilado a través de internet. La misma encuesta desvela que un porcentaje similar de rusos, el 34 %, está convencido de que la comunicación por internet es segura, algo que resulta irónico para quienes sospechan de la vigilancia por parte del gobierno.

En busca de los vigilantes

El psicólogo social y psicoterapeuta Pável Ponomárev está seguro de que la situación política actual tiene bastante que ver con todo esto: “Los medios de comunicación rusos llevan explotando desde 2013 el tema de los escándalos de espionaje y la vigilancia por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos tanto de sus propios ciudadanos como de ciudadanos extranjeros, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel. Al ver estas noticias, mucha gente piensa que, si los servicios norteamericanos de inteligencia actúan así, también los rusos pueden hacerlo. Según el psicólogo, algunos usuarios, a fin de alcanzar el mayor grado de anonimato posible, están abandonando las redes sociales, aunque este comportamiento aún no se ha generalizado.

De todas formas, incluso sin la vigilancia de los servicios de inteligencia, Internet no deja de ser un lugar inseguro. Yuri Namestnikov, otro especialista de Kaspersky Lab, comentó en una conversación con RBTH: “Los usuarios confían su vida personal, sus datos más preciados e incluso su dinero a los dispositivos electrónicos. Al mismo tiempo, en Rusia se está observando últimamente un aumento de ciberataques de carácter financiero”.

Un ejemplo son los codificadores maliciosos, unos programas especialmente peligrosos, ya que codifican archivos para hacerlos ilegibles y después exigir un importe a cambio de recuperar el acceso a la información que contienen. “En la primera mitad de 2014, los productos de Kaspersky Lab han registrado un 12 % más de ataques financieros que durante el mismo periodo de 2013”, afirma el experto.

Por otro lado, aunque los usuarios rusos son conscientes del problema y se preocupan por la seguridad de sus datos confidenciales, no dejan de subirlos a la red. “Según las encuestas, el 20 % de los rusos admite haber subido a las redes sociales más información personal de la que deberían. En lo que se refiere a las transacciones financieras en línea, tres cuartos de los encuestados confían en que los bancos, los sistemas de pagos y los comercios electrónicos garanticen la seguridad de sus transacciones”, declara Namestnikov. Los expertos están convencidos de que tales expectativas son demasiado optimistas.

Lea más: La obsesión por el cifrado y los virus en plataformas móviles >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.