Se renueva el servicio militar en Rusia

Fuente: Andréi Shaprán

Fuente: Andréi Shaprán

El 1 de octubre comenzó en Rusia el reclutamiento militar de otoño para hombres en edades entre 18 y 27 años. El servicio militar en Rusia es obligatorio y más del 80% de los ciudadanos creen que los hombres deberían servir en el ejército. Sin embargo, muchos no están dispuestos a pasar por el cuartel.

Las fechas para el reclutamiento son las mismas cada año: comienza el 1 de octubre y termina el 31 de diciembre. Están exentos de la llamada a filas los profesores y padres de familia numerosa. Además, para los habitantes de zonas rurales que trabajen en el campo, la llamada comienza más tarde, el 15 de octubre.

El Centro de estudios de la Opinión Pública (VTsIOM por sus siglas en ruso) realizó en febrero de 2014 un estudio en 42 regiones sobre la opinión de la sociedad rusa acerca del servicio militar obligatorio. Un 80% de los encuestados consideraba que los hombres debían servir en el ejército. El 42% estaba convencido de que era una cuestión de honor. El número de aquellos que definían el servicio en el ejército como "una ocupación sin sentido que habría que evitar" se redujo, pasando de un 25% en 2000 a un 16%.

Este otoño el Ministerio de Defensa planea llamar a filas a 150.000 jóvenes. Fuentes militares aseguran que es el último año en que se reclutará a tantos ciudadanos, ya que se ha comenzado la sustitución paulatina por soldados profesionales.

Esta decisión supone apartarse del sistema de tradición soviética, basado en el "cumplimiento del plan" de reclutamiento y la búsqueda de los que no lo atiende. A partir de ahora, se pone énfasis en el aumento de número de soldados profesionales y la creación de un ejército profesional, sólido y móvil.

La previsión es que los nuevos reclutas sirvan durante un año, el mismo tiempo que los anteriores. En opinión del ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, una nueva ampliación de los plazos del servicio no resuelve el problema de la preparación de cuadros cualificados, ya que como aumenta la complejidad del armamento son necesarios hasta tres años para obtener una formación satisfactoria.

Razones para no ir al ejército

Una de las principales razones por la que los jóvenes no quieren incorporarse al ejército es que no desean despedirse de su entorno y de lo que conocen.

"No entiendo cómo una persona que trabaja, paga sus impuestos, se interesa por la ciencia, cría a sus hijos, pero no ha pasado un año en el ejército, dejar de 'ser  un hombre'. No te haces hombre gastando un año de tu vida en perder todo lo acumulado en cinco años de formación".  

Safonov se libró del servicio en el ejército por su estado de salud. Sin embargo tuvo que adornar un poco su enfermedad durante la revisión médica. "Todo esto sin ningún tipo de soborno o llamadas. Realmente en mi caso había contraindicaciones que me impedían hacer el servicio militar. Tan solo tuve que adornarlo todo un poco".     

Razones de los rusos para hacer el servicio militar

En opinión de Danil Rutskói, profesor de inglés en el Instituto de EEUU y Canadá de la Academia de Ciencias de Rusia, los jóvenes van al ejército para formar su carácter y convertirse en adultos.  

"Hubo dos razones por las que yo decidí ir al ejército en lugar de continuar con mi formación y mi doctorado. Por un lado, no había nada útil para la sociedad en mis estudios y, por otro, lo consideraba algo fundamental para formarme como persona. Como no era mal estudiante muchos profesores me aconsejaron que continuara estudiando, pero esa presión me convenció aún más de la necesidad del cambio y de servir en el ejército", comenta Rutskói a RBTH.

El joven señala que las razones para ir al ejército fueron profundamente personales. "Decidí que era necesario para mí. Primero estuve en Krasnodar y después en los alrededores de Moscú. Estaba en comunicaciones. Si somos sinceros no cambié y no alcancé los objetivos que me había propuesto. Sin embargo me veía obligado a cumplir misiones 24 horas al día, los siete días de la semana. Obtuve una experiencia en la dirección de decenas de hombres y también aprendí a disparar con un AK-74M", comenta.

En una unidad en la que todos tenían educación superior, consiguió evitar las novatadas.

"El ejército no convierte a un chico en un hombre en el sentido que la gente normalmente se imagina. La mili proporciona la posibilidad de madurar gracias a que tomas decisiones personales. Una persona puede madurar de igual manera gracias al trabajo. Conozco a mucha gente que no ha servido en el ejército pero que finalmente han madurado más que yo", considera Rutskoi.

Lea más: El servicio militar, ¿cuestión de honor o una dura obligación?>>>