La salida de ExxonMobil y Shell y sus consecuencias para el sector petrolero ruso

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Se trata de reservas de crudo poco accesibles para cuya extracción Rusia contaba con la tecnología de ExxonMobil y Shell. Debido a las sanciones de los Estados Unidos y de la Unión Europea, las compañías extranjeras ExxonMobil y Shell se retiran de los proyectos de extracción de petróleo en Rusia, incluso en la plataforma ártica. Según los expertos, esto pone potencialmente bajo amenaza el 25 % del mercado ruso del petróleo. Sin embargo la salida de los actores extranjeros contribuirá al desarrollo de tecnología propia en Rusia.

A causa de las sanciones que la administración de los Estados Unidos ha impuesto a Rusia, la compañía americana ExxonMobil ha suspendido  nueve de cada diez proyectos para la extracción de petróleo en el Ártico ruso, en Siberia occidental y en la plataforma del Mar Negro. Como socio de estos proyectos operaba la compañía petrolera estatal rusa Rosneft.

El único proyecto que sigue adelante es la perforación en el pozo exploratorio Universitétskaia-1, que los socios emprendieron el 9 de agosto de 2014. Según explicó a la agencia rusa ITAR-TASS Alan Jeffers, portavoz de ExxonMobil, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos tomó en cuenta la complejidad de los trabajos en este pozo y ha concedido a la compañía un tiempo adicional para retirarse de este proyecto. Después de que ExxonMobil se pronunciara sobre su retirada de los trabajos en Rusia debido a las sanciones, Shell hizo lo propio. Según los expertos, la salida de los socios extranjeros pone potencialmente en riesgo cerca de un cuarto del mercado petrolero ruso.

La salida de los actores

“Según estimaciones actuales, hasta el 25% del petróleo extraído hoy en Rusia se obtiene por medio de efectos hidrodinámicos sobre el sustrato rocoso, en especial la fracturación hidráulica, y la maquinaria para la estimulación hidráulica se fabrica principalmente en los Estados Unidos”, dice Olga Málikova, profesora del Departamento de Regulación Económica Estatal de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública.

Por este motivo, según la experta, el abandono de Shell tras la retirada de ExxonMobil de los proyectos de extracción de petróleo poco accesible en Rusia es una coyuntura negativa para el sector petrolero nacional.

En los últimos años, en Rusia, se observó un crecimiento sostenido en la extracción de petróleo, en gran parte relacionado con el empleo exitoso de tecnologías modernas para el aumento de la recuperación del petróleo, también con la ampliación del volumen de trabajo en yacimientos complejos, añade Málikova.

El 30 de septiembre el departamento de prensa de la compañía Shell divulgó un comunicado anunciando que las sanciones habían influido en los planes de la compañía para la explotación de yacimientos en Janty-Mansisk, distrito autónomo en el Extremo Norte ruso. “En la actualidad mantenemos conversaciones con Estados e instituciones europeas y con nuestros socios en relación con el alcance que tendrán estas sanciones”, informó el portavoz de prensa.

Por lo demás, según el periódico Financial Times, ExxonMobil también ha hecho un llamamiento a las autoridades de los Estados Unidos para que suavice las sanciones impuestas a Rusia para así poder reanudar el proyecto de sondeo en el Ártico en verano de 2015.

En mayo de 2014, el director general de ExxonMobil Rex Tillerson, en una reunión con accionistas de la compañía, tomó la palabra para expresar su oposición a las sanciones de Estados Unidos. “No apoyamos las sanciones en su conjunto, porque no las consideramos eficaces”, declaró. A su vez, en abril de 2014, el director de Shell, Ben van Beurden declaró que no tenía previsto introducir cambios en la colaboración con sus socios rusos, a pesar de la situación en Ucrania.

Impacto en el mercado

 Los expertos consideran que la salida de los actores extranjeros contribuirá al desarrollo de tecnología propia en Rusia. “La estrategia relacionada con la compra de maquinaria de alta tecnología extranjera hoy se ha convertido en un problema serio para el desarrollo del sector”, dice Olga Málikova.

Según la profesora, las compañías rusas tienen que buscar socios potenciales para el suministro del equipo tecnológico necesario o aumentar la eficiencia del trabajo de la maquinaria ya en funcionamiento. De lo contrario, las compañías tendrán que afrontar la circunstancia poco deseable de una reducción de los volúmenes de extracción del petróleo en una serie de yacimientos y las complicaciones de la situación en el sector, advierte Málikova.

“Se comenzará a extraer este petróleo un poco más tarde, lo cual no es en absoluto nefasto para la economía en su conjunto ni para el sector en particular. Rusia obtendrá este petróleo más adelante, así que los rusos de mañana tendrán más reservas de petróleo”, se muestra más optimista Dmitri Baránov, principal experto de la empresa Finam Management. En su opinión, “el país tendrá tiempo y recursos para elaborar tecnologías propias de extracción y procesamiento del petróleo viscoso y superviscoso, es decir, se desarrollarán en esta dirección la ciencia, la formación, la industria y el comercio rusos”. Por su parte, Alexéi Kozlov, principal analista de la sociedad de inversiones UFS opina que “la retirada de petroleras extranjeras puede aplazar el inicio de la extracción a gran escala del petróleo de difícil acceso, pero las compañías rusas encontrarán la manera de salvar este problema”.

Por lo demás, otros socios de Rosneft en la extracción de petróleo en las plataformas  -la italiana ENI y la noruega Statoil- por ahora no han manifestado cuál será su posición sobre si continuará o no la colaboración.”Si alguien no puede proseguir el trabajo estará obligado a irse, entonces tendrá la opción a una restitución”, declaró con anterioridad el presidente de Rosneft Ígor Sechin en una entrevista concedida a la agencia Bloomberg.

Lea más: Las sanciones de EE UU al sector petrolero ruso afectarán a la extracción de difícil acceso>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.