Se presentan los hidroaviones del futuro

El avión anfibio Be-200. Fuente: Ria Novosti / Mijaíl Mokrushin

El avión anfibio Be-200. Fuente: Ria Novosti / Mijaíl Mokrushin

Rusia es el líder en la fabricación de aviones anfibios de varios tipos. La redacción de RBTH ha elegido los tres aparatos con más futuro la exposición Hidroaviasalon 2014 en Guelendzhik.

El salón aeronáutico de Guelendzhik es muy pequeño, según los estándares internacionales. Sin embargo tiene una particularidad que lo hace único: los aparatos expuestos pueden pasar directamente del pabellón al agua y mostrar de lo que son capaces delante de una multitud apilada en las playas del Mar Negro. Cuenta con una zona al aire libre donde se concentran aviones en la bahía de Guelendzhik.

Este año han asistido al salón del hidroavión 180 participantes. El Ministerio de Defensa ha cerrado varios contratos para la compra de tecnología aérea, como por ejemplo 12 cazas Su-30MK para la aviación naval.

El avión anfibio Be-200

Por su aspecto exterior parece un avión normal. Pero en realidad es un barco volador. El Be-200, con un peso extraordinariamente bajo, puede despegar tanto desde un aeropuerto como desde la superficie del agua. La parte inferior del fuselaje está construida como la de un barco, los motores están situados en la parte superior de las alas para que no se mojen.

En la época soviética los anfibios se construían como aviones de rescate para la Armada de guerra. Hoy en día se "han reciclado" como aviones antincendios. Es capaz de  recoger 12 toneladas de agua, alzarse y lanzarlas sobre el fuego del incendio lejos de la costa en pocos minutos.

El Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia compra los Be-200. El anterior ministro, Serguéi Shoigñu, dirige ahora el Ministerio de Defensa. Por eso la Oficina de construcción Berieva, donde se diseña el anfibio, tiene esperanzas de que el Be-200 vuelva a atraer la atención de los militares. A fin de cuentas inicialmente el aparato fue diseñado como avión de desembarco y de salvamento.

Actualmente el anfibio puede convertirse también en un avión de ataque contra submarinos.

Ekranoplano Orión-14

Fuente: Ria Novosti / Mijaíl Mokrushin

Es un tipo de avión propio de la industria rusa; híbrido entre barco y avión. Del primero el ekranoplano hereda la capacidad de carga y del segundo la velocidad de transporte. Además resulta muy ecológico.

A diferencia de los barcos normales, como avión, vuela sobre el agua, sin hacer olas que puedan afectar a la costa. Es capaz de atracar en una orilla en pendiente no preparada y "volar" sobre el hielo de la tundra. La tecnología del ekranoplano es la misma que la de los aerodeslizadores dinámicos desarrollada por el académico Rostislav Alexéiv hace más de medio siglo.

El aparato se parece a un avión de pasajeros y se desliza sobre el mar a una altura fija gracias al efecto aerodinámico de una pantalla que le permite alcanzar una velocidad de cientos de kilómetros por hora.

Las mejores cinco armas rusas con una apariencia fuera de lo común

En la época soviética eran utilizados por los militares. El Mando de la Armada lo veía como la única baza para intentar reducir la hegemonía de los EEUU en el área de las comunicaciones aéreas. El ekranoplano de desembarco Orlenok y el de combate Lun tenían una velocidad de 500 km/h. Un portaaviones atómico de los EE UU, por ejemplo, tiene una velocidad de 70 km/h. Pero hoy en día los ekranoplanos se fabrican únicamente para uso civil.

El Orión-14 se ha mostrado por primera vez en público recientemente.  Ha sido diseñado como parte del programa de "Desarrollo de la tecnología marítima civil para 2009-2016". En su fabricación se utilizan materiales compuestos de nueva generación.

Se han mejorado sensiblemente los parámetros de potencia, se ha diseñado e instalado una nueva transmisión de alta resistencia y se ha modernizado el equipamiento de abordo. El Orión-14 puede volar en invierno, sobre el hielo, con placas de hasta 50 cm, y puede moverse sobre ríos helados. Por eso el ekranoplano puede utilizarse en las complicadas regiones del Extremo Norte y de Extremo Oriente.

Vehículo no tripulado Chirok

Fuente: ITAR-TASS

Como cualquier exposición de tecnología militar moderna, en Guelendzhik-2014 también había drones anfibios. La novedad de este año era el aparato no tripulado "Chirok", desarrollado por el Instituto de investigación científica en radiotecnología de Moscú (MNIRTI por sus siglas en ruso). El "Chirok" tiene unas excelentes características de vuelo, está equipado con un colchón de aire y no necesita de un aeropuerto preparado, tan solo de una superficie lisa de 25 metros de largo. Puede aterrizar en tierra y en agua.

El Director General del Instituto, Yuri Nevzorov, comentó que la envergadura de las alas del aparato teledirigido es de 10 metros y pesa 750 kilogramos. Su configuración es parecida a la de las "alas volantes" y permite transportar una gran cantidad de carga útil. Según comentó se está barajando la posibilidad de crear sobre la base del "Chirok" un aparato tripulado para 12 personas con un peso de despegue de más de 2 toneladas.

Lea más: Los drones de ataque rusos estarán listos en 2020>>>