El Ejército ruso cuenta con robots armados con fusiles Kaláshnikov

Durante las maniobras de la Flota del Báltico que tuvieron lugar a mediados de junio, en paralelo a las desarrolladas por la OTAN, se utilizaron los robots militares conocidos como Platforma-M y armados con lanzagranadas y metralletas Kalashnikov. Los robots realizaron las tareas militares junto a los soldados.

Según el guion de las maniobras, las tropas paracaidistas y costeras debían interceptar a un grupo de soldados con el apoyo de cazas bombarderos Su-34, aviación naval y los helicópteros de transporte militar Mi-24.

En el desfile militar que tuvo lugar en Kaliningrado el pasado 9 de mayo con motivo del aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial, se pudieron ver las plataformas militares robotizadas (ese es el nombre correcto de los robots), y algunos supusieron que ya habían entrado en el Ejército.  Pero no estaba tan claro era hasta si los robots que portaban las plataformas estaban a punto para realizar misiones militares.Anteriormente este tipo de tecnología tan solo se podía contemplar en exposiciones como ejemplares de muestra.

En las maniobras, los Platforma-M, según declaraciones del servicio de prensa de la Comandancia militar occidental, "cumplieron las tareas de destrucción de eventuales formaciones armadas desconocidas, alcanzando objetivos estáticos y en movimiento".  También se señala que las Platformas actuaron junto con los pequeños aviones no tripulados, conocidos como Grusha. Los complejos también se utilizaron para realizar labores de reconocimiento y la apertura de paso en campos de minas, supuestamente colocadas por terroristas.

Personaje de dibujos animados

El Platforma-M es un complejo robotizado de control a distancia sobre un chasis de oruga que tiene un aspecto ligeramente parecido al protagonista de la película Wall-E, aunque carece de ese sentimentalismo impropio del oficio militar.

Lo que asemeja a la Platforma con el personaje de película es que algo parecido a su prototipo apareció en internet, en la que un protagonista parecido a Platforma (solo en su base móvil) aniquilaba con éxito a unos enemigos con armamento de la OTAN.

De acuerdo con los pocos datos que han ofrecido los militares rusos, el complejo Platforma-M está equipado con un "blindaje diferencial del chasis y una plataforma de armamento. Permite realizar acciones militares nocturnas sin descubrirse".

El robot va armado con la famosa ametralladora Kaláshnikov y cuatro lanzagranadas sin identificar.

El Instituto de investigación científico tecnológica Progress. que se encuentra en la ciudad de Izhevsk ha descrito a su creación de la siguiente manera: "El Platforma-M es una plataforma militar universal que sirve para realizar tareas de reconocimiento, detección y aniquilación de objetivos estáticos y móviles, fuego de apoyo para otras unidades, patrulla y protección de objetivos militares. El complejo tiene la posibilidad de portar armamento, escoltar y atacar objetivos en régimen de guía automática y semiautomática, y está equipado con estaciones de reconocimiento óptico-electrónicas y de radar".

Heredero de los aparatos lunares

Fuente: Ria Novosti

Hay que recordar que el Platforma-M no ha salido de la nada. En Rusia la tradición de la robótica existe desde la época de los aparatos lunares, ya en 1964 se introdujo en las fuerzas aéreas un sistema de pilotaje a distancia de reconocimiento fotográfico y de radio a distancia, el DBR-1.

Un aparato de reconocimiento partiendo de las regiones occidentales podía realizar tareas en la parte Central y Occidental de Europa. En 1973 se inició el primer programa del Comité estatal de ciencia y tecnología para la creación e introducción de robots industriales. El resultado fue que en 1985 la URSS disponía de un 40% de parque mundial de robots industriales, superando en número a EE UU.  Se aplicaba el principio de guiado centrado en redes y se introdujo la inteligencia artificial en la esfera militar.

Para 1983 en la Armada de la URSS se introdujo el complejo antibuque P-700 "Granit". Tenía como particularidad que, en el momento del lanzamiento, los misiles se ponían en posición de ataque de forma automática intercambiando información y distribuyéndose entre ellos los objetivos. Además, uno de estos misiles podía realizar el papel de líder ocupando el grado más alto. Hoy en día la tarea de la interacción en grupo se contempla como algo mucho más amplio.

En resumen, en este ámbito Rusia cuenta con importantes proyectos tecnológicos, algunos incluso que no tienen análogos en el extranjero. Pero después de haber perdido casi 20 años, a día de hoy los científicos rusos siguen estando a la cola.

Lea más: Rusia intensifica las maniobras militares hasta finales de año>>>