Tecnologías 'Made in Russia'

Fuente: Getty Images / Fotobank

Fuente: Getty Images / Fotobank

La fundación para empresas RVC (Russian Venture Company) invertirá en programas de apoyo a la exportación de productos de altas tecnologías. Hacia el año 2020 Rusia planea incrementar el volumen de servicios de TI y de otros productos suministrados a los mercados mundiales de los 4.000 millones de dólares actuales hasta alcanzar los 11.000 millones de dólares. Los propios exportadores opinan que para poder desarrollarse necesitan dinamizar sus proyectos de publicidad, así como una regulación pacífica en Ucrania.

El volumen total de la exportación de Rusia en 2013 superó los 844.000 millones de dólares. De ellos, únicamente 4.000 millones de dólares corresponden a producción tecnológica. “Actualmente en Rusia las materias primas ocupan una parte desproporcionadamente enorme de la estructura de la exportación, - comenta a RBTH Alexander Potapov, director general adjunto y director ejecutivo de RVC. – Tenemos ante nosotros la tarea de incrementar la proporción de otros sectores en la exportación”.

RVC se dedica a recopilar propuestas de las organizaciones que podrían participar en calidad de socios para el apoyo de las compañías tecnológicas rusas. En general, se trata de asociaciones de negocios y plataformas tecnológicas. Según informa Potapov, se ha redactado una lista de 34 plataformas que representan a prácticamente todos los sectores: la medicina y la biotecnología, las tecnologías de la información y la comunicación, la fotónica, las tecnologías aeroespaciales, las tecnologías nucleares y de radiación, etc. 

Entrar en nuevos mercados, ¿adónde ir?

La categoría tecnológica de la exportación rusa más rentable son la producción y los desarrollos de las compañías dedicadas a las tecnologías de la información.

“El segmento de las TI es capaz de elevar la competitividad de las compañías de otros sectores en los mercados exteriores, - opina Potapov. – Otro ámbito con grandes perspectivas podría ser el de las biotecnologías. Existen muchos puntos de crecimiento precisamente en la intersección entre varios sectores, como por ejemplo las TI y las biotecnologías. Nosotros planeamos concentrarnos precisamente en estos puntos”. 

MobileSputnik desarrollado por  la compañía I.T. Co es una interfaz de trabajo corporativa para tablets con iOS y Android. En la actualidad se vende en las tiendas de aplicaciones de Samsung, Citrix y Good Technology. 

Fuente: servicio de prensa

RBC espera que sus socios presenten próximamente los resultados de una investigación sobre los países y los sectores en los que las tecnologías rusas pueden gozar de mayor demanda.

En la actualidad, la mayor parte de las tecnologías rusas se exportan a Asia, es decir, a Corea del Sur, Singapur y China, y en una menor medida a Europa y a Estados Unidos, mercados más complicados debido a su alta competitividad. Además, la situación política actual influye en gran medida en el desarrollo del negocio.

“Cada vez es más complicado cerrar acuerdos, - reconoce en una entrevista para RBTH el representante de una compañía rusa de tecnologías. – La situación internacional nos afecta. Y aunque nosotros no formamos parte directamente de los afectados por las sanciones, nadie sabe qué pasará en adelante. Evidentemente, el conflicto con Ucrania no contribuye al crecimiento de nuestra exportación de tecnologías a Europa y Estados Unidos”. 

Nuevas marcas rusas de altas tecnologías

Entre las empresas rusas exportadoras de tecnologías figuran no sólo gigantes como Kaspersky Lab, sino también otras más pequeñas que han logrado ofrecer productos únicos a los mercados mundiales. Todas ellas destinan una parte significativa de sus ingresos a proyectos de I+D, entre otras I.T. Co, Armada, Biocad, Interskol, Elar y Geropharm. Sus ambiciones se extienden mucho más allá de los límites del mercado interno ruso. 

Biocad exporta a India y Brasil el fármaco Algeron, para terapias de tratamiento de la hepatitis C crónica.

 

Fuente: servicio de prensa

“Nuestros biosimilares y fármacos originales contra infecciones virales como la hepatitis C y el VIH gozan de una alta demanda en el extranjero, - comenta a RBTH Denís Kovaliov, adjunto del departamento de desarrollo de negocio para la colaboración internacional de Biocad, - En los años 2013-2014 hemos cerrado varios acuerdos en Turquía, Brasil, el Sudeste Asiático y en varios países del norte y el sur de África. También estamos trabajando en el desarrollo de nuevos fármacos con algunos socios en Estados Unidos y estamos llevando a cabo negociaciones con empresas chinas”.

Según Kovaliov, las compañías biotecnológicas rusas han alcanzado un alto nivel de desarrollo. Sus desarrollos originales a menudo son más baratos y equivalentes en calidad respecto a las principales compañías internacionales. Sin embargo, resulta bastante difícil superar las barreras regulatorias. “Los obstáculos que nos imponen no siempre tienen razones relacionadas exclusivamente con la seguridad de la producción. A menudo son resultado de la presión de las empresas y asociaciones más importantes de uno u otro país”, señala Denís Kovaliov.

Recientemente, un grupo de compañías rusas de I.T realizó un proyecto para la creación de un sistema de información en nube para medios de comunicación ingleses. “Cada vez acuden a nosotros más impresas buscando servicios de consultoría, - informa a RBTH Dmitri Vedev, director de marketing de I.T. Co. – Para poder llegar a los mercados extranjeros, en los que hay una enorme competencia, es necesario crear un producto estelar, realmente innovador”.

Según Dmitri Vedev, las compañías rusas necesitan obtener más experiencia en los mercados extranjeros y conocimientos de tecnologías de promoción, así como desarrollar una mentalidad de proveedores de servicios y establecer contactos en el ámbito de los negocios. No obstante, según el experto, el gobierno puede apoyar el crecimiento de la exportación de las altas tecnologías presentando a las compañías rusas del sector de las TI en los eventos internacionales más importantes.

Alta tecnología occidental con un toque ruso

Muchos consumidores no sospechan que en los objetos que usan a diario, ya sea un automóvil francés Renault o un teléfono americano Iphone, hay una partícula de Rusia. Lea más aquí>>>