Las sanciones de EE UU al sector petrolero ruso afectarán a la extracción de difícil acceso

Las restricciones podrían afectar a la producción en el oeste de Siberia. Fuente: ITAR-TASS.

Las restricciones podrían afectar a la producción en el oeste de Siberia. Fuente: ITAR-TASS.

Estados Unidos ha introducido las prometidas sanciones contra el sector petrolero ruso limitando el suministro de maquinaria para extraer crudo difícil acceso. Durante los próximos 20 años Rusia esperaba obtener de la extracción adicional de petróleo unos beneficios de 54.000 millones de dólares, pero ahora estos planes se han visto comprometidos.

Las sanciones estadounidenses son más duras que las de la Unión Europea, que anteriormente prohibió el suministro a Rusia de tecnologías para la extracción de petróleo de mayor profundidad, el desarrollo de la plataforma ártica y la explotación de las reservas de petróleo de esquisto, informa RBC.

En particular, el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha establecido como proyectos “de aguas profundas” los proyectos que se desarrollan a una profundidad de más de 152,4 metros, mientras que en las sanciones de la UE el concepto de “aguas profundas” no se especifica de ningún modo. 

Durante los próximos años, las empresas petroleras rusas seguirán disponiendo de reservas de petróleo tradicional, más accesible. Pero en el futuro, la industria petrolera rusa dependerá del desarrollo de fuentes de difícil acceso en el Ártico y en otros yacimientos marítimos, así como del desarrollo de yacimientos más maduros a punto de agotarse en Siberia.

La lista de productos que se verán afectados por el control de exportación en el marco de las sanciones de Estados Unidos coincide prácticamente con la de la UE e incluye, además, plataformas de perforación, piezas para la perforación horizontal, maquinaria subacuática, maquinaria marítima para proyectos en el Ártico y sistemas operativos para fracturación hidráulica, control a distancia de los aparatos subacuáticos y las bombas de alta presión.

En las nuevas limitaciones estadounidenses se menciona también el gas natural, a diferencia de la Unión Europea, que no ha incluido los proyectos gasísticos en sus sanciones. Es posible que las licencias para la exportación de maquinaria utilizada para este tipo de proyectos se examinen en base a cada caso concreto.

Los expertos consideran que las sanciones podrían acelerar la caída de la extracción en los yacimientos más maduros de Siberia occidental, informa la agencia de calificación Fitch. Las reservas de estos yacimientos se están agotando y su desarrollo requerirá el uso de las tecnologías mejoradas que forman parte de las sanciones de la UE y Estados Unidos.

“Se estaba planeando compensar la caída de la extracción en los yacimientos maduros de Siberia occidental con la producción de hidrocarburos de las reservas de difícil extracción y con el desarrollo de la plataforma del Ártico. No obstante, debido a las sanciones, el comienzo de la realización de estos proyectos podría retrasarse, lo que provocará una reducción del ritmo de crecimiento de la extracción de petróleo en la Federación de Rusia”, informa Elizaveta Beluguina, directora de la sección analítica de la compañía FBS. 

Las reservas de hidrocarburos líquidos no tradicionales son enormes. Según estimaciones provisionales, podría tratarse de hasta 40.000 millones de toneladas. El Ministerio de Energía contaba con ampliar hasta 2020 su extracción de petróleo de difícil acceso hasta un 11%. Se planeaba que durante todo el proyecto de extracción de este tipo de petróleo hasta 2032, los ingresos del estado ascenderían a unos 54.000 millones de dólares, contemplando una extracción adicional de unos 350 millones de toneladas de petróleo.

 

Según señala Fitch, las compañías rusas todavía no han adquirido el know-how suficiente para desarrollar estas tecnologías, por lo que necesitan la cooperación con empresas occidentales con una mayor experiencia en el uso de esta maquinaria. El nuevo paquete de sanciones podría dificultar esta colaboración. Ahora las compañías rusas operan generalmente de forma conjunta con Total, ExxonMobil y Shell.

El desarrollo de tecnologías propias y la búsqueda de nuevos socios internacionales requerirán tiempo y enormes pérdidas económicas. Además, el efecto negativo se verá reforzado debido a las limitaciones introducidas por Occidente a la financiación a largo plazo de las compañías rusas. “Durante los próximos dos años la situación no despertará serios temores, pero si tenemos en cuenta que las sanciones están dirigidas contra los intereses estratégicos de Rusia, será necesario reformular la política energética del país”, concluye Elizaveta Beluguina. 

 

“Además, cabe esperar que la reducción de los volúmenes de extracción provoque una subida de los precios del petróleo que deberá compensar en cierta medida el efecto negativo en términos materiales”, opina la analista de FBS.

“Existe la probabilidad de que las compañías se vean obligadas a utilizar maquinaria y tecnología de los países de la región Asia-Pacífico o de fabricación rusa, que podría ser de menor calidad que la europea”, comparte con RBTH el analista de Investcafé Grigori Birg.

Sin embargo, según el experto, no debemos esperar un impacto instantáneo de las sanciones en la extracción, ya que la mayoría de los proyectos en la plataforma petrolífera y de desarrollo de las reservas de difícil extracción en los que participan compañías extranjeras se encuentran todavía en etapas iniciales.

Cabe señalar que ya se han dado casos concretos en los que alguna compañía ha logrado evitar el efecto de las sanciones de Occidente. La compañía petrolera estatal Rosneft, por ejemplo, ha logrado evitar la prohibición de la Unión Europea al suministro de tecnología y maquinaria para la extracción de petróleo profunda a Rusia. Para esto, ha firmado un acuerdo con compañías noruegas y suizas. Rosneft tendrá en Suiza subdivisiones que se dedican a la perforación y al mantenimiento de pozos en Rusia y Venezuela y comprará a Noruega plataformas de perforación para la extracción en la plataforma en condiciones árticas.

Lea más: Rusia subirá impuestos para apuntalar su economía >>>