Los BRICS acuerdan colaborar en innovación

Se firma un acuerdo en áreas de farmacología y biotecnología. El objetivo es crear empresas conjuntas con ayuda de los bancos de desarrollo. Fuente: ITAR-TASS

Se firma un acuerdo en áreas de farmacología y biotecnología. El objetivo es crear empresas conjuntas con ayuda de los bancos de desarrollo. Fuente: ITAR-TASS

El grupo de los BRICS ha firmado un acuerdo de cooperación en el campo de la innovación. Según declaraciones del presidente del banco ruso Vneshekonombank, Vladímir Dmitriev, el documento “prevé la participación financiera de los bancos de desarrollo como apoyo a la cooperación entre nuestros países en este ámbito”.

Se trata, en general, de ofrecer apoyo a la innovación en la pequeña y la mediana empresa. Según Dmitriev, ya se han fijado varias áreas (en particular, la farmacología y la biotecnología) en las que se podrían crear empresas conjuntas con ayuda de los bancos de desarrollo. Estas empresas, a su vez, financiarán prometedores proyectos de innovación. El volumen de financiación no se ha desvelado aún.

La catedrática del departamento de Derecho Civil y Laboral de la Universidad de la Amistad de los Pueblos de Rusia, Ksenia Belíkova, ha llamado la atención sobre el hecho de que los países miembros del grupo BRICS parten de diferentes niveles de desarrollo en lo que respecta a la innovación.

En China, este concepto apunta a las “ventajas del desarrollo tardío”; en la India, se hace referencia al fomento de la copia de la tecnología occidental; mientras que Rusia y Brasil prefieren apoyarse en sus propias fuerzas. 

Según la experta, actualmente los BRICS están formulando ideas transformadoras a fin de conseguir una estrategia que les permita alcanzar el resultado deseado a pesar de la limitación de recursos y empleando el mínimo tiempo, esfuerzo y dinero necesarios.

“Este tipo de acuerdo, que prevé la participación de la banca de desarrollo, permite a su vez la colaboración en muchas áreas prometedoras mediante la combinación de los recursos de que disponen los distintos países del grupo BRICS y su uso puntual para estos fines”, opina Belikova.

El potencial de esta colaboración, en su opinión, reside en la superación de una serie de retos comunes: la dependencia de la tecnología extranjera, el atraso en el sector de las altas tecnologías, la eliminación de las restricciones al desarrollo derivadas de la inversión privada y la implantación de nuevas tecnologías. 

Belikova señala que los mecanismos que utilizan los BRICS para ello son similares: por una parte, la fabricación de un sistema innovador que lleva a las empresas a buscar la tecnología punta a las universidades y en el que el Estado cofinancia el desarrollo de tecnología de nueva generación.

Por otra parte, la conversión de los pequeños y medianos empresarios en la principal fuerza motriz de este sistema. “La puesta en marcha de estos mecanismos permiten la reestructuración de las universidades, el fomento de programas de becas para financiar proyectos de desarrollo, de programas estatales de apoyo a la innovación en la pequeña y mediana empresa, y el aumento de las asignaciones presupuestarias al I + D”, afirma la experta. 

Por ejemplo, en China se prevé aumentar la inversión en I + D hasta el 2,5 % para 2020; en Sudáfrica, hasta el 2 % para 2018; y en Rusia, hasta el 3 %”.

El director de BDO en Rusia, Eduard Rumiántsev, cree que hay potencial en la colaboración de los BRICS en el ámbito de la innovación para la creación de programas de investigación conjuntos y la financiación de las corrientes más prósperas. “El objetivo final de esta colaboración es el fortalecimiento de los BRICS en la batalla competitiva por la innovación con los países europeos y EE UU”, opina.

Rusia, según sus palabras, se beneficiará de esta colaboración —desde el intercambio de conocimientos científicos, a la creación de empresas punteras de manera conjunta y la obtención de financiación de otros BRICS— ante la imposición actual de sanciones por parte de Occidente, que también afectan a la comunidad científica.

“En esencia, con este paso Rusia demuestra que está dispuesta a reforzar la colaboración con los BRICS como respuesta a las sanciones”, explica Rumiántsev. Asimismo, este cree que entre los miembros de los BRICS habría que destacar a China y la India como líderes en el campo de la innovación cuya colaboración con Rusia podría resultar muy interesante: “China es líder indiscutible en el ámbito de la innovación, seguido de la India. Por desgracia, Rusia y Brasil van bastante por detrás en este campo”.

Así lo confirma la clasificación internacional de la innovaciónThe Global Innovation Index 2014, publicada recientemente por la Universidad Cornell, la escuela empresarial francesa INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). China, en efecto, se ha clasificado este año como el mejor de los BRICS en este aspecto, ocupando el puesto 29 y avanzando seis puestos con respecto al año pasado. Pero Rusia, por su parte, ha mostrado una dinámica positiva no solo entre los socios del grupo BRICS, sino también entre los 143 países que conforman la clasificación. El país eslavo ocupó el puesto número 49, ascendiendo 13 puestos con respecto al año pasado; Sudáfrica ocupó el puesto 53, adelantando cinco puestos; Brasil el 61 (tres por encima); y la India el 76 (diez puestos por debajo).

En otra clasificación elaborada por la agencia QS, ‘Universidades de los BRICS 2014-2015’, Rusia se acerca más a China. Los dos primeros puestos fueron ocupados por universidades chinas (la de Tsinghua y la de Pekín), mientras que la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú quedó tercera. 19 universidades rusas quedaron entre las 100 primeras.

Sin embargo, si bien las tres primeras universidades obtuvieron los 100 puntos posibles en la valoración de su reputación académica, en el indicador de la ‘aportación de trabajos de investigación del profesorado’ la Universidad Estatal de Moscú quedó muy por detrás: obtuvo solo 37,5 puntos, frente a los 97,5 de la Universidad de Tsinghua y los 89,6 de la de Pekín.

Tanto Rusia como los demás miembros de los BRICS tienen mucho que aprender unos de otros. Pronto se presentará la oportunidad de intercambiar experiencias. Durante la firma de este acuerdo de colaboración, Vladímir Dmitriev señaló que la conferencia ‘Innovaciones abiertas’ que se celebrará en Moscú en octubre servirá para dar a conocer entre los socios de los BRICS los trabajos de Rusia en el campo de la innovación.

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossiyskaya Gazeta

Lea más: La VI cumbre de los BRICS cumple con los objetivos >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.