Las sanciones de EE UU llegan a la industria armamentística rusa

Expertos del país eslavo consideran que están motivadas por consideraciones de orden económico. Fuente: Serguéi Mámontov / Ria Novosti

Expertos del país eslavo consideran que están motivadas por consideraciones de orden económico. Fuente: Serguéi Mámontov / Ria Novosti

El Ministerio de Finanzas de los Estados Unidos ha incluido en su lista de sancionados a las principales empresas rusas productoras de armas. Pero, según los expertos rusos, la suspensión de esta cooperación puede tener serias consecuencias para los clientes norteamericanos: hasta el consorcio Kaláshnikov abastece de productos a Estados Unidos.

Kaláshnikov, la empresa militar más importante de Rusia, figura en la lista de sanciones de los Estados Unidos. En enero de 2014, antes del deterioro de las relaciones entre Rusia y los Estados Unidos, en plena crisis ucraniana, la empresa rusa firmó un contrato exclusivo para el suministro de armas de fuego a los Estados Unidos y Canadá.

Se estima que el consorcio ruso exporta a esos países entre 80.000 y 200.000 artículos al año. En concreto, se suministran a los Estados Unidos, con la marca Izmash, rifles deportivos, carabinas de caza y escopetas de perdigones, incluido el rifle Saiga, destinado a las unidades de policía.

Comentan representantes del consorcio Kaláshnikov que los suministros a los Estados Unidos les dan prestigio, principalmente por lo que respecta al valor de la marca. Además de Estados Unidos, el consorcio suministra sus productos a 27 países, incluido Reino Unido, Italia, Alemania y Noruega.

Infografía: la exportación y las mayores ventas de armas rusas

Las empresas Bazalt y Mashinostroiénie [Construcción de maquinaria] y la Oficina de Diseño de Instrumentos KBP, incluidos por primera vez en la lista de sancionados, son conocidas por suministrar armas rusas a Siria

La primera empresa produce sistemas portátiles antitanque, y Mashinostroiénie abasteció a Damasco de sistemas móviles lanzamisiles costeros Bastión, así como de misiles de crucero antibuque Yakhont.  A su vez la Oficina de Diseño de Instrumentos KBP suministró a Siria sistemas de artillería antiaérea Pantsir-S1.

Vadim Koziulin, profesor de la Academia de Ciencias Militares, no ve en las sanciones norteamericanas un fundamento político real. “Moscú no participa directamente en los acontecimientos en Ucrania, y en la situación de Siria también se ha limitado apenas a adoptar algunas medidas políticas”, dice.

En su opinión, la decisión del Ministerio de Finanzas de los Estados Unidos se basa exclusivamente en consideraciones de orden económico. Según datos del Instituto de Estudios Estratégicos de Estocolmo (SIPRI), Rusia ocupa el segundo lugar en el mundo en términos de volumen de exportación de tecnología militar y armamentística.

Conforme a los resultados de 2013, el volumen de las ventas relativas a la exportación de tecnología militar y armamentística ascendió a 13.200 millones de dólares. Y a inicios de febrero de 2014 la cartera de pedidos de exportación de productos militares rusos alcanzó los 40.000 millones de dólares.

Además, Moscú está conquistando activamente nuevos mercados, como el latinoamericano, nuevo para él, ya que antes estaba totalmente orientado a Estados Unidos. Así, Venezuela y Brasil se han convertido en los últimos años en socios estratégicos de Rusia en materia de cooperación técnico-militar, así como China, la India y Argelia.

Titanio y motores

Conforme a Vadim Kozliulin, la lista de las empresas rusas sujetas a sanciones por el Departamento de Estado y el Ministerio de Finanzas de Estados Unidos no cambia de un año para otro: el consorcio Kaláshnikov, la Corporación Uralvagonzavod, el Consorcio Estatal de Defensa Almaz-Antei, Bazalt, que integra la corporación Rostej, el Grupo Radioelektronnie tejnologii, el Consorcio Sozvezdie, la Oficina de Diseño de Instrumentos KBP, etc.

En 2006, los Estados Unidos impusieron sanciones contra Rosoboronexport y Sujói a causa de su colaboración con Irán y Venezuela. Entonces Moscú había suministrado a Teherán sistemas de defensa antiaérea Tor. A su vez, Sujói había vendido a Caracas 24 cazas Su-30MK2. Pero al cabo de medio año se levantaron las sanciones. En particular, se comprobó que la empresa norteamericana Boeing había comprado el 40% de titanio, imprescindible para la construcción del novísimo Boeing 787 a la empresa VSMPO-Avisma, controlada por Rostej (subordinado también a Rosoboronexport).

La situación se resolvió durante un encuentro personal entre el director del gigante de la aviación norteamericana y Vladímir Putin en Moscú. En vísperas de nuevas sanciones, durante el salón aeroespacial  Farnborough International Airshow 2014, el director de la compañía también se apresuró en anticiparse a la situación, informando que Boeing está buscando una alternativa al titanio ruso, pero que no le gustaría prescindir de él. En el periodo comprendido entre 2013 y 2018 el cumplimiento de los contratos con Boeing debería llevarla a cabo VSMPO-Avisma, por un valor de 1.500 - 2.000 millones de dólares. Se ignora cuánto perderá Boeing por el cese de colaboración.

Presente y futuro de las armas rusas en Latinoamérica

En medio de la complicación de las relaciones con Boeing, VSMPO-Avisma ha ampliado su colaboración con otro socio, la empresa europea Airbus, que también compra titanio ruso para sus aviones. Según un nuevo contrato, la empresa rusa suministrará piezas troqueladas y paneles laterales para los motores de los nuevos aviones A320neo (New Engine Option), que es una versión mejorada de los aviones de la familia A320, con nuevo motor.

Para el avión están previstos dos tipos de motores: el europeo CFM International LEAP-X y el americano Pratt & Whitney PW1100G. Además, el motor PW1100G se suministra no sólo a la futura aeronave europea, sino también al avión ruso МS-21. La corporación rusa Ikrut que desarrolla el МS-21 no sólo construye el avión, sino que también financió parcialmente la creación del PW1100G. Según Mijaíl Pogosyan, presidente del Consejo Administrativo de la empresa United Aircraft, el avión ya tiene 180 pre-encargos (el mercado total se estima en 1.000 aeronaves).

En este contexto, el viceministro de la cartera de Industria y Comercio, Yuri Slyusar, ha declarado que, en caso de que los suministros de los motores se interrumpan, Rusia recurrirá a los tribunales.

Lea más: Tres estrategias rusas para la exportación de armas>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.