Otro paso para estrechar los lazos en el ámbito nuclear entre Rusia y Argentina

Fuente: PhotoXpress

Fuente: PhotoXpress

El convenio de entendimiento entre la FIUBA y Rusatom Red Internacional prevé el intercambio de especialistas, becas para estudiantes y otros aspectos.

Los antecedentes del vínculo entre Rosatom y la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (FIUBA) se remontan al año pasado, cuando autoridades de ambas instituciones suscribieron un acuerdo de cooperación orientado a desarrollar acciones en conjunto en materia educativa dentro del campo nuclear. Este interés de la filial rusa va en línea con la voluntad de Rosatom de ser seleccionada como proveedora para la cuarta central argentina, proyecto para el que ya ha sido precalificada.

En agosto de 2013 Rosatom organizó junto con la Facultad de Ingeniería un concurso de monografías de alcance nacional sobre “Aplicaciones pacíficas de la tecnología nuclear”, en el que se presentaron más de 50 trabajos, que fueron evaluados por un exigente jurado integrado por expertos de la Comisión Nacional de Energía Atómica, la Autoridad Regulatoria Nuclear, Nucleoeléctrica Argentina S.A., INVAP S.E., el Instituto Balseiro, la FIUBA y cuatro especialistas rusos. 

Los autores de las tres mejores monografías (Nancy Puerta Yepes, Martín Silva y Nayibe Lucía Buitrago Montañez) y sus respectivos directores fueron premiados con un viaje a Rusia para conocer importantes instalaciones nucleares, las oficinas de Rosatom y la Universidad MEPHI, donde se concretó el nuevo acuerdo. 

Se construye en Sajalín la mayor plataforma petrolífera del mundo

Ante la presencia de la comitiva argentina y miembros de la prestigiosa casa de estudios rusa, el convenio fue firmado por Iván Dybov, vicepresidente de Rusatom Red Internacional y Gerardo Quintana, profesor titular de la FIUBA.

Por medio del memorándum ambas partes se comprometieron a explorar oportunidades para profundizar su vínculo. Entre las acciones estipuladas en el documento figuran el intercambio de especialistas, la realización de eventos en conjunto, el otorgamiento de becas para estudiantes, seminarios bilaterales, y traducción y preparación de libros científicos. El documento señala la ambición de generar visitas frecuentes de delegaciones ruso-argentinas, promoviendo una interacción bilateral sostenida. Regirá por dos años, pero podrá ser prorrogado.

Quintana explicó: “El convenio marco que firmamos es una profundización de la colaboración entre nuestras naciones en el área nuclear, y no tengo dudas del beneficio que esto significará para nuestro país, habida cuenta del liderazgo de Rosatom. A través de una institución académica como es la Universidad de Buenos Aires, vincularemos la industria nuclear argentina con la empresa nuclear más grande del mundo y líder en su nivel. Tenemos grandes expectativas, y a pesar del corto tiempo, ya estamos preparando algunas propuestas de colaboración”, afirmó el especialista.

Lea más: Rusia dispuesta a mejorar su imagen internacional>>>