Un futuro lleno de vehículos voladores y robots atractivos sexualmente

En la sesión de pronósticos de la feria industrial internacional Innoprom, que se celebra en Ekaterimburgo (a 1.400 kilómetros al este de Moscú), los futurólogos han presagiado el desarrollo de las tecnologías durante los próximos años. RBTH ha escogido los ejemplos más interesantes.

Fuente: Daria Kézina

Vehículos voladores, giroscopios y automóviles sin conductor

“Dentro de diez o quince, los automóviles a los que estamos acostumbrados habrán pasado a la historia, la industria clásica del automóvil habrá dejado de existir y desaparecerá también la profesión de diseñador de automóviles, que dará paso a la de diseñador de movilidad”. Este era el pronóstico de Chris Bangle, un conocido diseñador de coches estadounidense, diseñador principal de BMW del 1992 al 2009 y director de una de las oficinas de diseño más famosas del mundo, Chris Bangle Associates.

Los automóviles de hoy en día son demasiado complejos, caros y voluminosos, y no cumplen todas las funciones necesarias para moverse libremente. Pronto, el automóvil caro como símbolo indispensable del éxito y la sexualidad dejará de ser necesario y pasará de moda. Los jóvenes estadounidenses ya no compran tantos coches como compraban sus padres y en Alemania la gente joven considera a los que compran coches estúpidos y anticuados, asegura Bangle.

Según el estadounidense, el futuro son los coches voladores. Los autobuses volarán por encima de los coches y los pasajeros bajarán en una plataforma especial, y las furgonetas voladoras podrán transportar pesados cargamentos por el aire.

"¡No distraiga al conductor!" Galería de fotos "Pin-Up vintage con la propaganda soviética"

Los automóviles sin conductor, con los que Google y otras compañías llevan tiempo experimentando, pronto comenzarán a construirse en serie. Sus propietarios podrán decidir si conducirlos con ayuda del volante y el cambio de marchas o mediante un sistema de pilotaje automático.

Entre los coches del futuro se encuentran los automóviles giroscópicos (de dos ruedas). La compañía estadounidense General Motors, por ejemplo, ha diseñado un prototipo de automóvil que se mantiene sobre dos ruedas y está pensado para una persona. Si se necesita una mayor velocidad u otro pasajero, se puede incrementar el número de ruedas. Con un máximo de ocho ruedas, el vehículo puede alcanzar una velocidad de hasta 300 kilómetros por hora. 

Movilidad bioeléctrica

Murat Güna, diseñador general de MIA Electric, responsable de la creación de un coche eléctrico de nueva generación y antiguo director de diseño en Volkswagen AG, Peugeot y DaimlerCrysler AG, opina que el concepto de “potencia en caballos” y el de “carnet de conducir” pronto desaparecerán y los fabricantes de automóviles adoptarán nuevos métodos de conducción, por ejemplo, a base de pedales.

Según los pronósticos de Murat Günak, el transporte del futuro son los automóviles bioeléctricos, una combinación de la energía humana y eléctrica. “El automóvil es uno de los productos más emocionales del mundo. Quiero crear nuevos medios de transporte, de movilidad, que sean compatibles con el medio ambiente y la naturaleza”, declaraba el experto.

Robots con la gracia de bailarinas de striptease

De todos modos, el futuro Henry Ford seguramente no nacerá en la industria del automóvil, sino en la de la robótica: todos los avances del futuro próximo están relacionados con la inteligencia artificial, según opinan los futurólogos.

El volumen del mercado de la robótica actualmente no supera los 25.000 millones de dólares, es menor que el del mercado mundial de las postales (esta fue la provocativa comparación que hizo Chris Bangle).

Sin embargo, en el futuro la robótica tendrá cada vez más oportunidades de convertirse en un sector inmenso. Los robots ya han llegado: aspiran las alfombras, cortan el césped, circulan por las oficinas y próximamente se utilizarán con fines sanitarios en el cuidado de las personas mayores. Próximamente, los futurólogos esperan la aparición de robots con los que se podrá trabar amistad y practicar sexo.

“Los futuros robots podrán resultar atractivos sexualmente para que las personas deseen tenerlos cerca e incluso cuidar de ellos. Me gustaría que los robots se movieran con la gracia de bailarinas de striptease y no como torpes máquinas de hierro”, comentaba Bangle guiñando un ojo a los espectadores.

Una mirada desde Rusia

Serguéi Radcheno, secretario ejecutivo de la organización de futurología de Sverdlov Znanie, especialista en el uso de robots industriales, comentaba a RBTH dos tendencias del desarrollo de los automóviles del futuro para Rusia: el perfeccionamiento del automóvil clásico y el desarrollo de un nuevo medio de transporte, un punto intermedio entre el helicóptero y el avión.

“El uso de nuevos materiales, compuestos y fibras de carbono, permitirá reducir el peso de los vehículos de transporte”, señala Radcheno. El experto también espera una amplia divulgación de varios sistemas robóticos, sistemas flexibles de productividad y tecnologías de impresión 3D en la industria rusa.

Lea más: Robots, supertecnologías hechas realidad>>>