Rusia dispuesta a mejorar su imagen internacional

El Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y Rossotrúdnichestvo (la Agencia Federal para la Colaboración con la Comunidad de Estados Independientes, Compatriotas en el Extranjero y Cooperación Humanitaria Internacional) tienen previsto presentar al presidente Vladímir Putin antes de que acabe el verano la doctrina del ‘poder blando’, un proyecto que plantea una “estrategia integral para la ampliación de la influencia humanitaria de Rusia en el mundo”.

Fuente: AP

Mediante la concentración de esfuerzos en este ámbito, Moscú pretende, según el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, contrarrestar los “intentos sin precedentes de desacreditación de la política rusa y de alteración de la imagen de Rusia”. Al mismo tiempo, podría facultarse a Rossotrúdnichestvo para la atracción del turismo extranjero hacia Rusia.

El 9 de julio tuvo lugar en Moscú un encuentro entre los directores de las delegaciones de Rossotrúdnichestvo en el extranjero. Principalmente se trataron temas como la consolidación de las relaciones con los compatriotas, la formación de una imagen positiva de la Federación de Rusia en el extranjero, la cooperación con el desarrollo internacional y el fomento de la cultura y la lengua rusas.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia (la agencia incorpora este ministerio en su estructura), Serguéi Lavrov, anunció en el encuentro que el trabajo en el ámbito humanitario tiene una importancia crucial hoy en día.

“Los acontecimientos de Ucrania han demostrado de un modo evidente que nos encontramos ante una competencia creciente, en buena parte desleal, en lo referente a la formación de la opinión pública”, se lamentó el ministro.

“Se están poniendo en práctica unas medidas sin precedentes para desacreditar la política rusa y alterar la imagen de nuestro país”. Según Lavrov, “es importante trabajar con más empeño en la aclaración de la línea seguida por Rusia en los asuntos internacionales, en la difusión de una información veraz al público extranjero, así como en la consolidación del contacto no solo con quienes se muestran favorables a establecer una cooperación constructiva con nosotros, sino también con aquellos agentes que actualmente se encuentran bajo el influjo de los prejuicios del pasado”. 

El director de Rossotrúdnichestvo, Konstantín Kosachov, reconoció que Rusia está por detrás de otras grandes potencias en el ámbito humanitario. Según él, el principal problema es la falta de financiación. Concretamente se refirió a que el presupuesto de la agencia de momento asciende solo a 2.700 millones de rublos (80 millones de dóares), y mostró un informe de Rosstat (el Servicio Estatal de Estadísticas de Rusia) según el cual los salarios de Rossotrúdnichestvo ocupan el puesto 83 (de 85) entre todos los organismos estatales rusos.

“Nuestros competidores en el ámbito geopolítico nos llevan ventaja. Ellos elaboraron los programas correspondientes hace años e incluso décadas y ahora están disfrutando de los resultados”, constató Kosachov.

“Por esta razón, uno de nuestros principales argumentos para convencer al gobierno y al Consejo Federal de la necesidad de ampliar la financiación para estos trabajos es que no se trata de un gasto, sino de una inversión”.

A este respecto, Konstantín Kosachov informó de que su departamento ha preparado una “estrategia integral para la ampliación de la influencia de Rusia en el mundo”. El contenido del documento ya ha sido discutido en el Ministerio de Asuntos Exteriores y “ahora se prepara para el consiguiente debate interdepartamental”. 

El 'poder blando' de Rusia en América Latina

Detrás del nombre oficial se encuentra la doctrina del ‘poder blando’, que el propio Vladímir Putin invitó a poner en práctica en numerosas ocasiones: con él, el Kremlin espera mejorar ostensiblemente la imagen de Rusia y consolidar su influencia en el mundo. El Ministerio de Asuntos Exteriores y Rossotrúdnichestvo prevén presentar el proyecto al presidente antes de que acabe el verano.

Durante la reunión también se anunció que podrían concederse facultades a los centros rusos de ciencia y cultura en el extranjero para la formación de una imagen de Rusia como destino turístico de interés. La noticia fue presentada por la viceministra de Cultura de Rusia, Alla Manilova. 

Manilova aclaró que todos los países con un sector turístico desarrollado cuentan con oficinas de representación en los “países del gran mercado turístico”, del que también forma parte Rusia. Sin embargo, la Federación no dispone de tales oficinas. Los centros rusos de ciencia y cultura tienen representación en 80 países (próximamente se abrirán otros 11 puntos). Si el gobierno aprueba esta iniciativa, prometen encontrar dinero para su realización. Se prevé atraer el turismo a Rusia por medio de “su exclusivo legado cultural”. 

Lea más: “En América Latina hay un déficit de información sobre Ucrania”, según Lavrov>>>

 

Esta es una versión abreviada del artículo original, publicado inicialmente en el diario ruso Kommersant.