¿Cómo afecta a Rusia la exportación de petróleo ligero estadounidense?

El país norteamericano pretende lanzar al mercado mundial hasta tres millones de barriles al día, un volumen similar al que Rusia vende a la UE. Fuente: Reuters

El país norteamericano pretende lanzar al mercado mundial hasta tres millones de barriles al día, un volumen similar al que Rusia vende a la UE. Fuente: Reuters

EE UU permitirá la exportación de petróleo superligero, retirando así el embargo que ha estado en vigor desde 1973. Se espera que a medio plazo el volumen de ventas llegue hasta los tres millones de barriles diarios, prácticamente lo mismo que vende ahora Rusia a Europa. Los expertos consideran que Rusia debería adelantarse y reorientar la exportación de petróleo hacia Oriente.

El Ministerio de Comercio de EE UU ha redactado una nueva normativa que equipara el petróleo ligero, que necesita un procesamiento mínimo (también conocido como gas condensado), con el combustible. Esto permitiría retirar las limitaciones a la exportación, ya que hasta ahora las empresas estadounidenses solo podían exportar petróleo procesado, es decir, gasolina o diésel.

Son dos las empresas que finalmente han recibido el permiso: Pioneer Natural Resources y Enterprise Product Partners. Ambas han perfeccionado el procesamiento del crudo hasta tal punto que han dejado de someterse a las limitaciones.

Varios expertos consideran que se trata de una "exportación forzada" y aseguran que se trata de un giro completamente previsible en la política de los EE UU. La cuestión es que el gas condensado, que en los últimos años ha tenido un exceso de producción en el país, es barato en el mercado local, manteniéndose al límite de la rentabilidad. Su exportación permitirá equilibrar los precios internos, garantizando el beneficio de las explotaciones de esquistos

¿Qué consecuencias tendrá para el petróleo ruso? Las primeras ventas de EE UU, según datos del Wall Street Journal, podrían comenzar en agosto de 2014 y todavía no es posible predecir cómo se afectará al mercado. Todo dependerá del volumen.

Iván Kapitonov, adjunto de la cátedra de Regulación estatal de la Economía de la Academia de Ciencias de Rusia y del Consejo Estatal del Presidente, señala que "de momento se esperan volúmenes insignificantes, pero en el futuro (según nuestros datos unos diez años), los estadounidenses han prometido llevar las exportaciones hasta los tres millones de barriles al día, lo que sería ya un volumen importante".

Si los EE UU lanzan estos tres millones de barriles diarios al mercado mundial, el volumen anual de las ventas será de 153,3 millones de toneladas. Esto es equiparable al volumen anual de crudo ruso en Europa. De acuerdo con los balances de 2013, Rusia exportó al mercado europeo algo más de 164 millones de toneladas de crudo.

Sin embargo, incluso en caso de que EE UU sea capaz de añadir esta cantidad, el escollo podría ser la capacidad de procesamiento. Según los datos de la consultoría Turner, Mason&Co, para 2020 el volumen de extracción de petróleo ligero en EE UU podría alcanzar los nueve millones de barriles al día (frente a los 4,6 millones de 2011). Sin embargo, la capacidad de refinamiento necesaria para este tipo de petróleo ha pasado de los actuales 7,7 a 8 millones de barriles al día, algo poco significativo.

Aunque los analistas tampoco descartan que el precio final sea caro.  "El coste de extracción del petróleo superligero para la exportación es sensiblemente más alto que el del petróleo tradicional. Si añadimos los gastos de transporte, el resultado es que no puede convertirse en competencia en Europa y Asia", considera el analista principal de la empresa de inversión UFS, Alexéi Kozlov.

Iván Kapitonov piensa que "incluso si se logra, no influirá en los precios mundiales".  En su opinión a EE UU no le conviene, ni como principal consumidor ni como productor. "Los proyectos de extracción del petróleo de esquisto no resultarían rentables si hubiera un descenso de los precios. Es más, un precio bajo del petróleo reforzaría la posición de China y la Unión Europea, es decir, de los competidores de EE UU", añade.

De modo que, a corto plazo no afectará. "Sin embargo, hay que recordar que paulatinamente irá teniendo un papel cada vez más importante en el mercado internacional. Por eso Rusia debería hacer un atento seguimiento de la situación y preparar medidas preventivas", considera el director del departamento de análisis del Fondo de seguridad energética nacional, Alexander Pasechnik.

Rusia ya ha reducido algo su exportación de crudo a la UE. El volumen de petróleo no vendido se exporta con éxito a China, tal y como confirman las cifras de las estadísticas.

El año pasado la exportación de petróleo ruso se redujo en un 2,2%, sumando 207 millones de toneladas, en comparación con las 211 toneladas de 2012. El volumen de ventas a Europa bajó significativamente, un 6%, hasta los 164 millones de toneladas.   Al mismo tiempo, la exportación de petróleo ruso en dirección a oriente a través de Siberia Oriental y el Pacífico, por el puerto de Kozmino, aumentó  casi en un 17%, hasta alcanzar los 43 millones de toneladas.

Alexéi Kozlov de UFS IC confirma los datos, "si hablamos de las direcciones de exportación alternativas para el petróleo ruso, no es un secreto para nadie que ahora mismo el país eslavo está activamente predispuesto para la colaboración con China e India, enormes mercados potenciales para el petróleo ruso".

Lea más: Los riesgos energéticos a los que se enfrenta Rusia>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.