El consorcio Kaláshnikov presenta tres nuevos modelos de pequeño calibre

La edición de 2014 de la Feria Eurosatory centra su interés en los últimos modelos centrados en el mercado civil. Fuente: PhotoXpress

La edición de 2014 de la Feria Eurosatory centra su interés en los últimos modelos centrados en el mercado civil. Fuente: PhotoXpress

Durante la exposición de armas terrestres Eurosatory 2014, celebrada en París, el asesor del Director General de la firma Kaláshnikov, Andréi Kirisenko, anunció la creación de tres modelos completamente nuevos de armas de calibre pequeño. Kirisenko explicó que se trata de los modelos Saiga-MK107, Saiga-9 y Saiga-12 Modelo 340", cuya salida al mercado está prevista para este año.

Estos rifles y escopetas han sido pensados para el mercado civil. Sin embargo, el fabricante los ha concebido en base a los diseños de armas de combate. Por ejemplo, el rifle deportivo Saiga-MK107 se basa en el Kaláshnikov automático de la serie cien. Al igual que su "colega de combate", en la actualidad es el único rifle que la marca Kaláshnikov fabrica para el mercado civil, con la automática equilibrada.

Según datos del Servicio Federal de Cooperación Técnico-militar de Rusia (FSVTS), el porcentaje de armas de pequeño calibre entre el total de exportaciones de Rusia correspondió al 1-2% a finales de 2013 .

Esta solución técnica permite a las nuevas armas reducir el impacto, aunque la precisión casi se ha duplicado. Según Kirisenko, ya se han producido varios prototipos del Saiga-MK107 (que todavía utilizan únicamente los cartuchos extranjeros Remington 233). La compañía tiene previsto crear un rifle con cartuchos que cumplan con los estándares de la OTAN (calibre de 7,62 x 51), y los rusos, cuyo calibre es de 7,62 x 39 y 5,45 x 39 milímetros.

El rifle Saiga-9 también tiene un pasado "bélico", ya que se basa en la sub-ametralladora patria Vityaz-SN. Según reivindican sus desarrolladores, lo más destacado del rifle, calibrado con cartuchos Parabellum de 9x19, es - además de una alta fiabilidad - el gran nivel de similitud con su homóloga de combate ya utilizada. Creen que este tipo de armas ayudará a atraer la atención de los compradores, tanto nacionales como extranjeros.

Un museo dedicado a Kaláshnikov

La escopeta para prácticas de tiro Saiga-12 Modelo 340 es el tercer modelo de las nuevas armas de uso civil por el que han apostado sus desarrolladores. Está diseñada para satisfacer las necesidades de cazadores deportivos y representantes de las fuerzas especiales.

Para la Saiga-12 modelo 340 se ha reforzado la tapa del cajón de mecanismos y un sistema de recarga rápida. La capacidad del cargador también se ha incrementado y ahora consta de 10 cartuchos. Su compensador reduce sustancialmente el retroceso y no permite que el arma "camine" después del disparo. De acuerdo con los pronósticos de los representantes del consorcio, este arma puede ser utilizada no sólo en prácticas recreativas, sino también en las unidades de policía con el fin de garantizar la seguridad pública.

La lucha contra los clones

Cabe señalar que la Feria Eurosatory 2014 no fue la plataforma donde debutaron estas nuevas armas, producidas por el famoso fabricante. A principios de 2014, ya habían sido presentadas en la feria internacional de armas pequeñas Shot Show, en EE UU, donde el consorcio Kaláshnikov y la empresa Russian Weapon Company (RWC) firmaron un acuerdo de exclusividad para el suministro de productos armamentísticos de Izhevsk en Estados Unidos y Canadá. El volumen de las exportaciones del consorcio en estos países varía de 80.000 a 200.000 piezas al año.

"Si RWC es el distribuidor exclusivo del grupo Kaláshnikov, nos ayudará a llevar a cabo una política congruente en la venta de escopetas de caza en Norteamérica”, expresó convencido el Subdirector General de Ventas y Marketing del grupo Kaláshnikov, Pável Kolegov. “A partir de esta colaboración esperamos aumentar la participación del consorcio en el mayor mercado de armas de uso civil del mundo ".

Este acuerdo les desmarca del resto de participantes del mercado e indica que Kaláshnikov tiene la intención real de desarrollar ampliamente este nuevo nicho para sí mismos que, según el experto militar independiente Ígor Korotchenko, es muy importante para el consorcio. "Esto sugiere una reversión del modelo clásico de negocio de Kaláshnikov: su afán de dinero, su marketing agresivo, el enfoque agresivo de su política de exportación. Lo cual es necesario no sólo para revitalizar la marca, sino también para asegurar nuevos mercados, de los que nos echaron los fabricantes de armas clónicas más baratas,” dijo el experto.

Aunque ahora se centre en los mercados de armas de uso civil, Kaláshnikov no se ha olvidado de su sector tradicional: el militar. La exportación de armas pequeñas de fabricación tiene lugar ahora a través de un solo gran contrato que, según el director del Servicio Federal de Cooperación Técnico-militar de Rusia (FSVTS), Alexander Fomin, permite atraer la cooperación técnico-militar del país, que no son compradores habituales de armas rusas y, de este modo, entrar en nuevos mercados, y ofrecer ya no sólo automáticas y munición, sino también otro tipo de armas.

Por ello, en la Feria Eurosatory 2014 el consorcio se presenta con sus productos militares más famosos:  Kaláshnikovs en todos los calibres disponibles, lanzagranadas GP-34, fusiles de francotirador Dragunov  SVD y SVDS, fusiles de francotirador SB-98 y SB-99, los subfusiles Vityaz-CH, la escopeta de combate KSK de 18,5, y los sistemas de armas guiadas de artillería Krasnopol y Kitolov-2M.

Lea más: Kaláshnikov vende el 49 % de su capital social a inversores privados>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.