La ingeniería nuclear en el avance de la medicina contra el cáncer

Rusia apuesta por el desarrollo de tecnologías que permitan una detección precoz de la enfermedad. Fuente: ITAR-TASS

Rusia apuesta por el desarrollo de tecnologías que permitan una detección precoz de la enfermedad. Fuente: ITAR-TASS

Rusia se convierte en uno de los cinco líderes en producción de isótopos con fines médicos. No obstante, la mayor parte de su producción se destina a la exportación, mientras que en el interior del país eslavo el empleo de recursos de medicina nuclear dista mucho de otros países occidentales. La solución a este problema vendrá de la mano de nuevos centros de medicina nuclear creados en el país.

Rusia planea poner en marcha en la región de Leningrado, cerca de San Petersburgo, una incubadora de empresas dedicada al desarrollo de proyectos en el campo de la medicina nuclear.  Se trata de un clúster de la industria médica y farmacéutica en combinación con la tecnología radiológica.

Ya en 2012, este grupo de empresas obtuvo una subvención destinada a proyectos de innovación territorial. El 22 de mayo, el gobierno de la región de Leningrado, la empresa Rosatom y la empresa Rosnano S.A. firmaron en San Petersburgo un acuerdo para su desarrollo.

“La energía nuclear se empezó a aplicar con fines pacíficos a mediados de los años 50 en la URSS. Hasta los años 70, se desarrolló a la par que en los Estados Unidos, en los países desarrollados de Europa y en Japón. El retraso en el ámbito de los radionucleidos empezó a gestarse en la década de los 80 hasta la década del 2000. Según las estadísticas, en EE UU se emplean radionucleidos para realizar estudios de diagnóstico a una media anual de 40 pacientes de cada 1.000, y en Rusia,solo a 7 pacientes de cada mil”, declaró la exministra de Sanidad Tatiana Gólikova.

Según estimaciones previas, se podrían destinar hasta 796 millones de dólares entre inversiones privadas y fondos presupuestarios para su creación y desarrollo hasta el año 2017. Se llevarán a cabo proyectos de tecnología radiológica, biotecnología y estudios farmacéuticos.

La idea es poder crear más centros de medicina nuclear en un futuro próximo, además de producir radiofármacos para equipos de resonancia magnética y elaborar medicamentos. Todo ello con el objetivo de reducir significativamente los costes de tratamiento de los pacientes en el futuro. Se creará por ejemplo un centro para el tratamiento del melanoma metastásico.

Según las estadísticas, solo en los últimos diez años el aumento de diagnósticos de este tipo de cáncer en Rusia ha supuesto un 38%. Al mismo tiempo, el mercado carece de fármacos altamente especializados de producción nacional, de modo que los médicos utilizan preparados de origen, principalmente, israelí o alemán. Otro de los objetivos es la creación de equipos médicos para realizar plasmaféresis (depuración) y mejorar la saturación de oxígeno en sangre.

¿Qué medicamentos contra el cáncer están desarrollando los científicos rusos?

En Rusia hay proyectos en marcha que permitirán organizar la producción industrial de este tipo de equipos en un plazo de cinco a siete años. De momento, EE UU y la Unión Europea lideran el sector. El uso de tecnología de importación hace que el precio de cada tratamiento se dispare: por ejemplo, el coste de una plasmaféresis asciende a 50.000 rublos (1.500 dólares) y la fabricación de filtros de producción rusa no lo abaratará.

 “En Europa el 80 % de los enfermos de cáncer son diagnosticados durante el primer o el segundo estadio de la enfermedad, mientras que en Rusia el 75 % recibe su diagnóstico durante el tercero y el cuarto. La tecnología asociada a la medicina nuclear es necesaria para mejorar el sistema de detección precoz”, dice Víktor Ivanov, vicedirector en el Centro de investigación médico-radiológica adscrito a la Academia de las Ciencias Rusa.

De hecho, según comenta, en Rusia ya hay bastantes productos nacionales en el ámbito de la medicina nuclear lo suficientemente competitivos para poder salir al mercado.  Para los ingenieros nucleares rusos,  este ámbito constituye una prioridad, según anunció el director de Rosatom, Serguéi Kirienko. “Esperamos que se adopte próximamente un programa federal con esta finalidad”, dijo. Además de la región de Leningrado, Siberia y el Extremo Oriente ruso también acogerán nuevos centros.

Lea más: La utilidad de los tumores>>>