Rusia prepara un nuevo clúster para la fabricación de helicópteros

El nuevo centro de producción será una superficie para crear un nuevo aparato de gran velocidad. Fuente: Photoshot/Vostock-Photo

El nuevo centro de producción será una superficie para crear un nuevo aparato de gran velocidad. Fuente: Photoshot/Vostock-Photo

El centro industrial de la constructora aeronáutica Rostvertol (parte del holding Helicópteros de Rusia) agrupará varias plantas de construcción de helicópteros. Además, en esta superficie se planea construir una planta de reparaciones y un centro de formación de personal técnico y de vuelo.

“Estamos preparando para su firma un memorándum sobre las primeras tareas para la creación del nuevo clúster de helicópteros en la ciudad de Bataisk”, informó el viceministro de Industria y Comercio, Yuri Sliusar, poco antes del inicio del Foro Económico de San Petersburgo, añadiendo que este proyecto comenzó como un traslado del centro de producción de helicópteros militares desde Rostov del Don.

En el Foro Económico de San Petersburgo se firmó el acuerdo. Participó el presidente de la compañía Aerosouyuz. Según se ha podido saber en la primera etapa del proyecto se invertirán 100.000 millones de rublos (cerca de 3.000 millones de dólares).

“Además del montaje definitivo de los helicópteros militares, Bataisk será una útil superficie para la construcción de un nuevo helicóptero de gran velocidad”, informa el viceministro.

“El clúster de helicópteros es un proyecto de infraestructuras financiado por un programa federal con una alta participación de Rostvertol”, aclara el servicio de prensa del consorcio Helicópteros de Rusia, que ha preferido no mencionar el volumen de inversión total en el proyecto. Rostvertol tampoco ha indicado el importe de su inversión en el clúster.

Según el servicio de prensa, el proyecto se llevará a cabo en dos etapas. La primera será la construcción de una estación de pruebas de vuelos en Bataisk. El trabajo técnico ya ha dado comienzo, el diseño y el comienzo de las obras de construcción comenzarán en 2015 y su inauguración está prevista para 2019. Se espera que la superficie ofrezca servicio técnico no sólo a los productos de Rostvertol, sino también a los pedidos del ministerio de Defensa y de otros clientes.

¿Cómo será el helicóptero de alta velocidad ruso?

Según el director general de la compañía Helicópteros de Rusia, Alexander Mijéiev, la principal tarea del proyecto es la creación de unas condiciones de seguridad para llevar a cabo las pruebas de helicópteros y trasladar los vuelos fuera de los límites de la ciudad, hacia el territorio de un aeródromo militar fuera de servicio.

A diferencia del Centro Nacional de Producción de Helicópteros en la ciudad de Tomílino, cerca de Moscú (en ella se encuentra la fábrica de helicópteros Milia de Moscú), dedicada a trabajos de investigación científica y de diseño, el clúster de Bataisk será un parque tecnológico industrial, según Mijéiev.

El investigador del Instituto de Economía del Transporte y Política del Transporte de la Escuela Superior de Economía, Fiódor Borísov, considera positiva la idea de la creación del clúster de helicópteros. “La producción de helicópteros es uno de los pocos sectores de alta tecnología en Rusia cuyos productos se venden con éxito”, comenta Borísov.

“La producción será necesaria, ya que existe una gran demanda de helicópteros en todo el mundo”, coincide con Borísov el director de la agencia analítica Infomost, Borís Ribak. Los expertos no han podido mencionar una inversión estimada en la creación del clúster, ya que por ahora el proyecto no es del todo concreto.

No obstante, en opinión de Borís Rybak, la construcción de una estación de pruebas de vuelo no resultará demasiado cara. “Esta estación aprovechará la estructura del antiguo aeródromo y para su funcionamiento se requerirán únicamente una superficie de vuelos y varios edificios de laboratorios”, aclara el experto. 

Artículo basado en materiales de Aviatránsportnoye Obozrenie, Kommersanty Rossíyskaya Gazeta.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.