Las sanciones llegan al espacio

Estados Unidos veta el lanzamiento de satélites espaciales europeos con lanzaderas rusas. Fuente: NASA

Estados Unidos veta el lanzamiento de satélites espaciales europeos con lanzaderas rusas. Fuente: NASA

El lanzamiento de naves espaciales europeas con ayuda de lanzaderas rusas podría peligrar. El Departamento de Comercio de los Estados Unidos ha prohibido a Rusia el suministro de productos de uso militar y de doble uso. A esta categoría pertenecen los satélites europeos, fabricados con componentes norteamericanos.

Los satélites de telecomunicaciones de Luxemburgo, Turquía e Inglaterra, cuyos lanzamientos están planeados para el verano de este año, no podrán ser puestos en órbita con la ayuda de la lanzadera rusa Protón-M si la Unión Europea apoya las sanciones contra Rusia.

En la actualidad, existen cuatro operadores en el mercado mundial de los servicios de lanzamiento de cargas comerciales hacia la órbita geoestacionaria:

La rusa International Launch Services con sus cohetes Protón-M;

La europea Arianespace con sus cohetes Ariane 5.

El consorcio internacional Sea Launch (cosmódromo marino).

La estadounidense Space X con sus cohetes Falcon.

Las sanciones también se extienden a las compañías que planean el lanzamiento de sus satélites en los cohetes rusos Protón desde el cosmódromo de Baikonur de acuerdo con el contrato con International Launch Services, cuyo propietario es el Centro Espacial Jrúnichev, así como a las naves de carga lanzadas en cohetes Soyuz y Dnepr.

Teniendo en cuenta que un lanzamiento del cohete Protón-M cuesta entre 80 y 100 millones de dólares y que, según Roscosmos (la agencia espacial rusa), en 2014 se planean otros ocho lanzamientos de aparatos extranjeros, las pérdidas financieras de Rusia podrían ser considerables.

Sin embargo, el Centro Jrúnichev espera cumplir con el programa de lanzamientos comerciales en su totalidad. “ILS, la compañía que se encarga del marketing en el mercado mundial de las lanzaderas Protón (el Centro Espacial Jrúnichev posee un paquete de control de acciones de esta compañía) tiene todas las licencias necesarias exigidas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. También hemos obtenido los permisos para los contratos que prevén lanzamientos comerciales con la ayuda de lanzaderas Protón para 2015”, aclara a RBTH Alexander Bobrénev, representante de la compañía. 

El destino del proyecto está en manos del cosmódromo de Kourou

En cualquier caso, en estos momentos es difícil confirmar con absoluta seguridad si los países de la Unión Europea seguirán las indicaciones de Estados Unidos sobre la total interrupción de los lanzamientos con la participación de lanzaderas rusas.

Ya a principios de abril, el director general de la Agencia Espacial Europea (AEE), Jean-Jacques Dordain, declaró que los países de Europa no planeaban restringir su cooperación con Rusia en el sector espacial debido a la situación de Ucrania.

“Ninguno de los gobiernos de los 20 países miembros de la AEE, de los cuales casi todos son miembros de la OTAN, ni ninguno de los 28 estados de la Unión Europea han declarado que Europa deba detener ninguno de sus múltiples proyectos con Rusia en el ámbito de las investigaciones espaciales”, informaba Dordain.

En el terreno de la conquista del espacio, los países de la Unión Europea dependen más de Rusia que de Estados Unidos.

Rusia posee un proyecto conjunto con Francia: el Centro Espacial Guayanés. En 2003 acordaron el uso de las lanzaderas rusas Soyuz para transportar cargas a la órbita terrestre desde el cosmódromo de Kourou, que se encuentra en la Guayana Francesa, situada a unos 500 kilómetros al norte del ecuador.

La situación geográfica de Kourou lo convierte en un lugar óptimo para el lanzamiento de satélites y porta-cohetes. La cercanía respecto al ecuador permite la posibilidad de tener que cambiar apenas mínimamente la trayectoria del movimiento de las lanzaderas, algo que supone un ahorro económico significante. Francia ha construido la infraestructura necesaria para el cosmódromo (incluida la plataforma de despegue), y Rusia ha creado las nuevas lanzaderas Soyuz ST exclusivamente para este proyecto.

El primer lanzamiento de la lanzadera Soyuz desde el Centro Espacial Guyanés con dos satélites europeos Galileo tuvo lugar en octubre de 2011. En menos de tres años, desde el cosmódromo de Kourou se han realizado con éxito siete lanzamientos. El 4 de abril de este año, Soyuz-ST puso en órbita el satélite europeo de radar Sentinel-1A, que formará parte de un sistema de sondeo global de fenómenos naturales y tecnológicos.

Justo después de esto, uno de los mayores operadores mundiales de lanzamientos espaciales, la compañía Arianespace, firmó con Roskosmos un contrato para el suministro de otras siete lanzaderas rusas Soyoz-ST hasta 2019.

No obstante, la futura realización de proyectos conjuntos entre Rusia y la Unión Europea dependerá de la voluntad política de esta última.