¿Cómo será el nuevo bombardero estratégico de Rusia?

Los aviones Tu-95 (encima) y Tu-160 (debajo) en pleno vuelo. Fuente: ITAR-TASS

Los aviones Tu-95 (encima) y Tu-160 (debajo) en pleno vuelo. Fuente: ITAR-TASS

En los próximos tres años la aviación de largo alcance de Rusia recibirá un nuevo tipo de bombardero. La Corporación Unificada de Aviación (OAK por sus siglas en ruso), ha terminado el diseño del avión PAK DA (por sus siglas en ruso). Deberá sustituir a los Tu-95Ms, Tu-160 y Tu-22 3M que posee la Fuerza Aérea rusa.

¿Supersónico o hiposónico?

Sobre el papel el avión ya está listo, sin embargo se mantiene una incógnita. Nadie sabe el aspecto que tendrá. Cuando en 1999 comenzaron los trabajos preliminares del programa PAK DA, los constructores tuvieron que resolver una cuestión complicada: ¿necesitaba la Fuerza Aérea un bombardero supersónico?

Los aviones supersónicos pueden superar cualquier tipo de sistema antiaéreo, sin embargo, debido a sus características aerodinámicas son demasiado visibles para el enemigo debido a su fuselaje aerodinámico.

Además, los bombarderos supersónicos consumen mucho combustible por lo que no pueden realizar largas estancias en el aire sin repostar. Finalmente los constructores rusos se decidieron por la creación de un bombardero no supersónico. En opinión del Comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Víktor Bondar, la única diferencia del PAK DA será que llevará más carga que el Tu-160 y en que su armamento será mucho más potente. El resto de las tareas serán realizadas por los misiles. 

Su adversario el Spirit B2

Hay ciertas informaciones que dicen que el nuevo avión se construirá siguiendo el modelo de "ala volante". Este tipo de avión se construye siguiendo un modelo que se llama "sin cola", ya que no tiene el fuselaje habitual ni la cola. 

El fuselaje es plano y muy reducido, y sus funciones las cumplen las alas. Ahí es precisamente donde se colocan las armas y la tripulación. En la construcción de este tipo de aviones se utiliza mucho la tecnología furtiva (stealth). Así que lo más probable es que el nuevo bombardero sea triangular, y tenga capacidad para dispersar las señales de los radares del enemigo.

El Instituto Central de Aerohidrodinámica (TsAGuI por sus siglas en ruso) está realizando actualmente una serie de investigaciones sobre la aerodinámica de las alas volantes, así que Rusia tiene capacidad para producir un adversario al B2 Spirit estadounidense.

El peso total del bombardero será de 120 toneladas, de las cuales más de un cuarto serán carga útil (combustible, tripulación, armamento). También se sabe que el avión irá equipado de armamento supersónico.

Se planea que el primer prototipo del PAK DA despegue en 2017. En 2019 se realizarían las pruebas de vuelo y para 2025 el avión entraría en el ejército. La fecha de entrada del avión en las filas de la Fuerza Aérea vendrá dada por la finalización de la vida útil de los Tu-160 y Tu-95, que actualmente son la base de la aviación de largo alcance de Rusia. Después de 2025, una vez que estos aviones hayan terminado su vida útil, serán dados de baja y en su lugar deberían entrar los PAK DA.

A día de hoy la aviación de largo alcance dispone de una cantidad muy modesta de aviones, tan solo 32 unidades de bombarderos estratégicos Tu-95MS y 16 Tu-160 supersónicos que tienen su base en la ciudad de Engels. 

Continúa la renovación del parque militar aéreo ruso

Las pruebas del caza de quinta generación T-50 PAK FA (sistema prospectivo de aviación de primera línea) continúan. Ya se han construido seis prototipos de vuelo del aparato. Para 2015 habrá dos más para las pruebas de vuelo. En 2016 está previsto comenzar la fabricación en pequeña escala. El avión, en opinión del presidente de OAK, Mijaíl Pogosián, seguirá en la Fuerza Aérea después de 2050.

Las instalaciones para la fabricación del PAK FA ya están desarrolladas. Sin embargo, el T-50 no podrá sustituir de inmediato por completo a los anticuados Su-27 y Su-30, por lo que en los próximos 10 años se prevé la utilización de dos tipos de avión; el T-50 y el Su-35S. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.