“La OTAN utiliza Ucrania como pretexto para reforzarse”

El ministro de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov. Fuente: AP

El ministro de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov. Fuente: AP

Rusia acusó hoy a la OTAN de usar la crisis ucraniana como pretexto para reforzar el bloque militar y justificar en general su existencia.

"Las incesantes acusaciones del secretario general (de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen) nos convencen de que la Alianza pretende utilizar la crisis en Ucrania para consolidar sus filas ante una amenaza exterior inventada", señala un comentario del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. 

La nota añade que de hecho el bloque busca "justificar su utilidad en el siglo XXI", por lo que no ha dejado de subrayar "la creciente militarización de Rusia". 

"Mientras, los gastos militares de la OTAN constituyen la mitad de los gastos (militares) mundiales y el presupuesto militar ruso es diez veces menor al conjunto de los países de la Alianza", apunta la misiva. 

En relación a los recientes llamamientos de Rasmussen a revisar las relaciones entre Moscú y la OTAN, estipuladas en un acto de 1997 y la Declaración de Roma de 2002, la diplomacia rusa recuerda sobre el papel que desempeñaron los miembros del bloque en los sucesos de Kosovo y Libia, sin medir la legislación internacional. 

"Y ahora la alianza intenta actuar como gran defensor del derecho haciendo la vista gorda ante las arbitrariedades de las fuerzas extremistas en Ucrania que llevan a la escisión de la sociedad", señala el comunicado. 

Y agrega: "No nos sorprende ese otro intento de la OTAN de hacerse pasar por un 'club de elite' que cuente con 'una legitimidad política peculiar' y que de hecho ignora las facultades de los organismos internacionales universales como en primer lugar el Consejo de Seguridad de la ONU".

Moscú advirtió de que la política de doble rasero amenaza la estabilidad en Ucrania, sumida en una grave crisis política. 

La OTAN ha sido un activo actor en la crisis de Ucrania y Crimea. Varios analistas europeos han declarado también que ante la inminente retirada de tropas de Afganistán, la Alianza se encuentra ante una especie de crisis de identidad y el 'enemigo ruso' podría ser la excusa perfecta para encontrar una razón de ser. 

Hace un mes, ante la escalada de tensión en Crimea, Anders Fogh Rasmussen anunció la suspensión de la colaboración con Rusia. Lo que supone la cancelación de ejercicios y la escolta marítima de un buque estadounidense que iba a recoger material químico de Siria para destruirlo, dentro del acuerdo de destrucción de armas acordado. Se dejan abiertas las vías diplomáticas, como el diálogo del Consejo OTAN-Rusia, pero se vacían de contenido al limitarlo a los embajadores. 

Al mismo tiempo, en el plano militar la OTAN ha realizado un despliegue en Rumanía y Polonia de aviones de reconocimiento AWACS, con rádares que alcanzan los 450 kilómetros. Se descarta la opción de un conflicto militar, pero la Alianza saca músculo y aprovecha para hacer una llamada y conseguir más fondos, ya que no cuentan con tropas propias sino que dependen de las partidas que entreguen los estados miembro. 

Artículo elaborado con información de la Agencia EFE y material propio.