Un sistema antimisiles en la frontera con Kazajistán

Fuente: Vitali Belousov / Ria Novosti

Fuente: Vitali Belousov / Ria Novosti

A 100 kilómetros de la frontera con Kazajistán, Rusia posee un almacén de sistemas de misiles Iskander-M. En caso de necesidad y según acuerdos existentes con el Gobierno kazajo, estos misiles tácticos se podrían situar por todo el territorio de este país. Así lo prevén los documentos firmados por la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva. El servicio de prensa del Ministerio de Defensa ruso comenta que la preparación de las superficies para situar los misiles estará lista a finales de año.

La 92ª brigada de misiles, situada en la aldea Tótskoye-2 de la región de Oremburgo, estará preparada para recibir los misiles Iskander-M en diciembre de 2014. Este sistema  posee un radio de alcance de hasta 50 kilómetros y los misiles de crucero R-500 pueden cubrir una distancia de hasta 2.000 kilómetros. De este modo, desde Tótskoye-2 los misiles pueden alcanzar las fronteras al sur y al sureste de Kazajistán.

“Rusia ha creado junto con Kazajistán y otros países de la ODKB (Kirguistán y Tayikistán) unas unidades especiales de respuesta rápida. Cada año llevamos a cabo ejercicios militares. En caso de peligro, el radio de alcance del sistema Iskander no se limita a la región de Oremburgo, sino a todo el territorio ocupado por los países de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva”, señala el experto militar Víktor Murajovski, redactor jefe de la revista 'Arsenal de la Patria'.

Los objetivos habituales del sistema Iskander-M son los dispositivos antiaéreos y antimisiles de la defensa, los aeródromos, infraestructuras y también sistemas de misiles enemigos. Sin embargo, Murajovski señala que este sistema también podría destruir eficazmente las unidades personales del enemigo. 

¿A quién hay que temer?

“La salida de los estadounidenses de Afganistán podría provocar cierta inestabilidad en Kirguistán y Uzbekistán, - comenta Vasili Kashin, redactor jefe de la revista Moscow Defence Brief. – En este caso, las tropas del Distrito Militar Central de la Federación Rusa deberían estar preparadas para avanzar rápidamente y ayudar a Kazajistán a proteger sus fronteras. Las fuerzas kazajas no son demasiado grandes”.

Después de que a finales de este año la mayor parte de los 60.000 soldados norteamericanos abandone Afganistán, es posible que se dé una seria desestabilización de la situación, opina también el presidente del Instituto de Valoraciones Estratégicas, Aleksander Konoválov. Según este experto, el actual gobierno del país no podrá garantizar el control necesario. Konoválov cree que una ola de islamismo radical podría invadir Afganistán.

No sólo los expertos opinan que la situación en Asia Central podría empeorar significativamente.

“Debido a la rápida salida del contingente estadounidense de Afganistán a principios de 2014, se espera una vuelta a la escena política del movimiento talibán y un fuerte agravamiento de la situación en la región. Los talibanes están a favor de la producción de materias primas y drogas en territorio de Afganistán con el objetivo de llevar a cabo una yihad pacífica contra los ‘infieles’, entre los cuales se encuentra también Rusia”.

A esta conclusión llegaron recientemente los expertos del Servicio Federal de Control de Drogas (FSKN en ruso). Este departamento antidroga incluso ha diseñado un plan de creación de una nueva subdivisión especial de inteligencia contra el tráfico de estupefacientes. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Izvestia.