¿Necesita Rusia el petróleo de Crimea?

Las autoridades de la República planean nacionalizar  Chernomorneftegaz, y después vender los activos a compañías como Gazprom y Rosneft. Fuente: Photoxpress

Las autoridades de la República planean nacionalizar Chernomorneftegaz, y después vender los activos a compañías como Gazprom y Rosneft. Fuente: Photoxpress

La posible nacionalización de Chernomorneftegaz acarrea riesgos, sobre todo a nivel internacional, ya que la ubicación de los yacimientos puede convertirse en motivo de disputa entre Crimea y Ucrania.

Las autoridades de Crimea planean nacionalizar por completo la propiedad de la compañía Chernomorneftegaz y después venderla a una compañía estatal rusa como Gazprom, declaró hace unos días el portavoz del parlamento de Crimea, Vladímir Konstantínov.

“Son nuestros yacimientos y lucharemos por ellos”, declaraba Konstantínov en una entrevista para RIA Novosti. Según su opinión, “Rusia debe encargarse de la extracción de petróleo y gas debe encargarse Rusia. No es asunto nuestro”.

En la actualidad, la compañía Chernomorneftegaz pertenece a Naftogaz Ukraina, que en 2012 obtuvo unos beneficios de aproximadamente 5.500 millones de rublos (150 millones de dólares). La compañía posee 17 licencias y la mayor parte de la extracción se realiza en una plataforma ubicada al noroeste de Crimea.

El año pasado la extracción se incrementó en un 40%, alcanzando los 1.600 millones de metros cúbicos, una cifra equivalente a un 90% del consumo de la península en gas.

Chernomorneftegaz también posee el depósito de gas subterráneo de Glébovskoye con una capacidad de 1.000 millones de metros cúbicos, 1.300 kilómetros de gasoductos, una flota de 29 buques para dar servicio a las plataformas petrolíferas y una base de reparación de buques.

Chernomorneftegaz está llevando a cabo numerosas tareas de investigación geológica en la plataforma y el año que viene planea incrementar la extracción hasta los 2.400 millones de metros cúbicos.

La base principal para este incremento de la extracción serán los yacimientos de la plataforma al noroeste de Crimea, especialmente el de Odesa y el de Bezymiánnoye. Sin embargo, estos yacimientos se encuentran más cerca de la costa de Ucrania que de la de Crimea, por lo que Kiev podría reclamarlos en el caso de que la península pasara a ser parte de Rusia.

Alexander Baguin, investigador del Instituto de Economía del Aprovechamiento de los Recursos Naturales de la Escuela Superior de Economía, señala que las fronteras de la plataforma serán definidas según la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar y se acordarán mediante la firma de acuerdos intergubernamentales.

Varios abogados expertos en derecho del mar han preferido no comentar las posibles consecuencias de la independencia de Crimea respecto a las fronteras de la plataforma.

Gazprom y Rosneft tampoco han hecho comentarios sobre la posibilidad de la compra de Chernemorneftegaz. Según Alexéi Kokin, de Uralsib Capital, es poco probable que Chernemorneftegaz sea vendida a una gran compañía estatal rusa debido, entre otros motivos, a los grandes riesgos jurídicos que entraña la actividad de estas compañías en el extranjero.

Además, Rosneft ya posee licencias para la explotación de yacimientos en la parte oriental del mar Negro, pero todos estos yacimientos se encuentran en un estadio demasiado temprano, aunque en su desarrollo participan las compañías extranjeras Chevron, Exxon Mobil y Total. Según declara a RBTH Natalia Lébedeva, directora general de una empresa consultora Miraville Group y doctora en Economía, lo más seguro es que el gas que se extraerá en el mar Negro se transporte a Europa por el gasoducto South Stream

A la pregunta sobre si Rusia necesita comprar Chernemorneftegaz, Lébedeva responde que se trata de una cuestión más bien política y no económica. 

Artículo basado en materiales de Kommersant e información propia