“Legendario Sebastopol, inexpugnable para los enemigos”

Fuente: Seruéi Sevostiánov / RG

Fuente: Seruéi Sevostiánov / RG

El título de este artículo corresponde a dos versos del himno de Sebastopol, que hoy en día sigue siendo llamada “ciudad de la gloria rusa”.

La ciudad se construyó sobre la orilla suroccidental de la península de Crimea en 1783 por decreto de la emperatriz rusa Catalina II, en el lugar donde había existido una colonia griega llamada Quersoneso. En la actualidad los arqueólogos siguen estudiando las ruinas de esta colonia.

Fue precisamente Catalina II quien dio nombre a la ciudad, que en griego (Sevastópolis) significa “ciudad augusta”, “venerable” o “ciudad gloriosa”. Pero lo importante es lo que atrajo en esta tierra a la emperatriz y a sus generales: sus 30 profundas bahías protegidas del viento. Algunas de ellas se adentran hasta ocho kilómetros en la tierra. Así se convirtió Sebastopol en la principal base de Rusia en el mar Negro.

El episodio histórico más duro para Sebastopol tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial. De 1941 a 1942, las tropas del Ejército Rojo y los marinos de la Flota del Mar Negro defendieron día y noche la ciudad durante 250 días del ataque de las tropas alemanas. Pero, después de que los rusos se vieran obligados a retirarse, la mayor parte de la ciudad fue exterminada.

La Flota del Mar Negro

En Sebastopol se encuentra el estado mayor y la comandancia general de la flota, la 68ª brigada de la guardia del distrito marítimo, el 17º arsenal de la Flota Marítima Militar, el 810º regimiento de infantería de marina, la 247ª división de submarinos, el 854º regimiento de misiles de la costa, un batallón de ingeniería marítima, un centro de comunicaciones, la 30ª división de buques de superficie (que cuenta con el crucero de misiles Moskvá, buques de misiles aerodeslizadores de la clase Bora y Samum).

Una brigada de buques de suministro, una brigada de lanchas de desembarco, una brigada de barcos lanzamisiles, un regimiento de aviación de asalto, un regimiento mixto de aviación, una brigada de suministro radiotécnico, arsenales, almacenes de propiedad militar y municiones, fábricas de reparación y escuelas de preparación de soldados. 

Desde 1948 Sebastopol poseía un estatus especial de subordinación a Rusia, era una república más de la URSS. Pero en 1954, por iniciativa del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, Nikita Jruschov, Sebastopol y Crimea fueron transferidos a Ucrania, aunque en aquel momento no se dieron grandes cambios en su situación. Kiev no tenía ninguna influencia real en su organización. La ciudad, una de las bases marítimas militares más importantes de la Unión Soviética, continuó subordinada directamente a Moscú y al Ministerio de Defensa de la URSS.

La situación cambió drásticamente a principios de los años 90 del siglo pasado, cuando Ucrania se convirtió en un estado independiente y la ciudad de Sebastopol pasó a formar parte de este país junto con Crimea.

Según el Gran Tratado sobre Amistad y Cooperación firmado por Moscú y Kiev en 1997, Rusia reconocía el estatus ucraniano de Sebastopol y la inviolabilidad de las fronteras del Estado ucraniano, mientras que Ucrania otorgaba a Rusia el derecho sobre la base marítima militar de Sebastopol y autorizaba la presencia de la Flota rusa del Mar Negro en Crimea hasta el año 2017.

Un total de 25.000 militares sin tener en cuenta a los trabajadores de las empresas e instituciones de la flota. En total, con sus familias, suman más de 100.000 personas.

Según el Acuerdo entre Ucrania y la Federación Rusa sobre el estatus y las condiciones de la estancia de la Flota del Mar Negro en territorio de Ucrania desde el 31 de mayo de 1997, Rusia tiene derecho a situar en las aguas territoriales y en tierra en Ucrania hasta un total de 388 unidades (de ellas hasta 14 submarinos). Los aeródromos arrendados en Gvardéiskoie y en Sebastopol tienen una capacidad de hasta 161 aeronaves. Se trata de una capacidad similar a la de la agrupación de Turquía, aunque Rusia no dispone de tantas unidades en Crimea.

El acuerdo tiene una vigencia de 20 años.

Más tarde está prevista la prórroga automática durante periodos de cinco años, a menos que una de las partes comunique a la otra por escrito su decisión de rescindir el contrato con una antelación mínima de un año.

El segundo acuerdo, firmado en Járkov en abril de 2010, ampliaba la estancia de la Flota del Mar Negro de Rusia en Sebastopol hasta 2042. Por el arrendamiento de la base marítima militar en Crimea Rusia pagará a Ucrania 98 millones de dólares anuales; además, según las condiciones del acuerdo de Járkov, Rusia concede a Ucrania un descuento en el gas de 100 dólares por tonelada.

Rusia se ve obligada a ofrecer a Ucrania estas ventajas porque todavía no ha construido una base alternativa para la Flota del Mar Negro en su propio territorio. El puerto de Novorossíisk no es lo bastante profundo y no posee la infraestructura necesaria. La flota cumple con una tarea estratégica muy importante: cubrir el sur de Rusia, impidiendo la aparición de los buques portaaviones de un potencial enemigo en el mar Negro.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.