Crece el prestigio social del servicio militar

El Centro Opinión Pública (VTsIOM) ha establecido que a más de la mitad de los rusos les gustaría que sus familiares cercanos sirvieran en el Ejército. Este indicador ha crecido un 50% en comparación con la anterior encuesta que se realizó en 2010. Los expertos señalan que muchos rusos han comenzado a percibir el servicio en las Fuerzas Armadas como un trabajo prestigioso y bien pagado.

De acuerdo con los datos obtenidos por VTsIOM a uno de cada dos rusos (el 53%) le gustaría que sus familiares cercanos sirvieran en el Ejército. En 2010 eran el 36%. Sin embargo, entre los jóvenes que tienen que alistarse por primera vez esta opinión está mucho menos extendida (32%). Para gran parte de los mayores de 60, sin embargo, hacer el servicio militar es un honor para cualquier 'hombre de verdad'.

Habilidades de un soldado ruso

De acuerdo con los resultados de la encuesta, el porcentaje de personas que considera que el servicio militar es "una ocupación sin sentido que se debería evitar" se ha reducido sensiblemente (del 18% en 2010 al 16% en 2014).

El experto militar Vladímir Dvorkin duda de la objetividad de la encuesta, aunque no descarta que ciertamente haya una parte de los rusos que viven en las regiones que vean el ejército como un buen trabajo.

"En las regiones hay un nivel bastante alto de desempleo y la juventud está dispuesta a ir al Ejército", explica este experto. "Pero en Moscú y en San Petersburgo nadie quiere ponerse los galones. Hay que recordar que estas encuestas sociológicas son muy relativas".

La responsable de la organización 'Comité de asuntos militares', Valentina Mélnikova, coincide en parte con Dvorkin. Señala que la razón de que haya crecido el prestigio del Ejército es el aumento del sueldo de los soldados y oficiales profesionales.

"A los soldados profesionales les gusta estar en el Ejército. Tienen un buen sueldo y días libres. Pero para los reclutas la situación no es demasiado buena. Es posible que los sociólogos hayan hecho preguntas demasiado generales porque nuestro Ejército es muy heterogéneo y comparar las condiciones del servicio de los soldados y los oficiales es muy complicado", dice.

Mélnikova explica que actualmente los jóvenes que cumplen el servicio militar tienen muchos problemas. "Veo que hoy en día los padres y los reclutas se toman muy a la ligera el servicio militar. Muy pocos declaran que sufren enfermedades crónicas y apenas le dan importancia a las revisiones médicas. Como resultado, se considera que los reclutas están completamente sanos y se les pone bajo una gran presión física y moral que no aguantan", comenta. "Los soldados profesionales lo tienen más fácil porque pueden visitar a un médico civil en cualquier momento y solucionar problemas de este tipo".