Preocupación en EE UU tras pruebas de misiles rusos

Los EEUU han comunicado a sus socios de la OTAN su preocupación por la posible violación por parte de Moscú del Tratado sobre Misiles de Corto y Medio Alcance (INF). De acuerdo con los medios de comunicación norteamericanos, la inquietud de Washington se debe a las pruebas de misiles de crucero realizadas en Rusia.

El Tratado INF prohíbe a EE UU y a la Federación Rusa producir, probar o desarrollar misiles balísticos o de crucero con base en tierra de medio (entre 1000 y 5500 km) y corto (entre 500 y 1000 km) alcance. A juzgar por la información aparecida en la prensa estadounidense, los EE UU creen que Rusia realizó pruebas de misiles 'sospechosos' en 2008. Estos medios no especifican de qué misil se trata, pero insinúan de forma bastante clara que podría ser el RS-26 al que denominan Rubezh o Avangard.

El RS-26 Rubezh es un misil balístico intercontinental, es decir que vuela hasta su objetivo en una parábola balística. El misil de crucero vuela paralelo a la superficie adaptándose al relieve del terreno. Además, los intercontinentales vuelan a una distancia de hasta 11.500 kilómetros, mientras que los misiles de crucero, por norma, tienen una distancia máxima de 3.500 kilómetros.

El Tratado INF (por las siglas en inglés de Intermediate-Range Nuclear Forces)

se firmó el 8 de diciembre de 1987 entre la URSS y EE UU, con Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan de presidentes. Entró en vigor el 1 de junio de 1989.

El tratado eliminó los misiles balísticos y de crucero nucleares o convencionales, cuyo rango estuviera entre 500 y 5.500 kilómetros (denominados euromisiles). A 1 de junio de 1991, 2.692 misiles habían sido destruidos: 846 por parte de los EE.UU y 1.846 por parte de la Unión Soviética. Desde que EE UU colocó misiles en Polonia y la República Checa como parte del escudo antimisiles, Rusia cuestiona que se siga respetando el tratado.

El asunto, probablemente, sea que las cabezas del misil balístico intercontinental Rubezh tienen las mismas características que los misiles de crucero. El RS-26 despega desde una estación móvil de tierra en posición totalmente vertical, posteriormente, a una determinada altura, se sitúa en trayectoria de ataque con una parábola balística y en la parte del vuelo de descenso, a unos cientos de kilómetros antes de acercarse al objetivo, la cabeza repentinamente se 'hunde' y continúa su vuelo convertido en un misil de crucero.

Es imposible detectar este tipo de cabezas bélicas con medios de radiolocalización o de otro tipo, es imposible. Tampoco es posible, por lo tanto, detener su vuelo es decir alcanzarlos y derribarlos.

Respuesta simétrica

La creación de este tipo tecnología militar es la respuesta rusa a los planes estadounidenses de creación de un sistema global de defensa antimisiles en las fronteras de la Federación.

El lanzamiento del futuro complejo de misiles Rubezh se realizó desde el polígono Kapustin Yar en la región de Astracán al polígono de Baljash en Kazajistán el 6 de junio de 2013.

Y antes de esto del polígono de Plesetsk en la región de Arjánguelsk a Kamchatka, al polígono Kura, a una distancia de 6.300 kilómetros. Cuando las pruebas del complejo de misiles concluyan, Rubezh entrará a formar parte del armamento de misiles estratégicos. Se prevé que la creación del primer regimiento de misiles comience este mismo año. 

 

Pruebas de los misiles Rubezh. Fuente: youtube / TheRaden5

¿ Es el ataque la mejor defensa?

Algunos especialistas argumentan que el Tratad INF no prohíbe expresamente las prueba de misiles de crucero,  destinado al armamento de bombarderos de largo alcance o buques y submarinos, aunque sí lo hace desde las bases de tierra, Estas pruebas son mucho más baratas que desde el aire o el mar. Es posible que precisamente este hecho haya sido utilizado por los militares estadounidenses para manifestar su desacuerdo con Moscú. Sin embargo, no es descartable que el reproche se deba a otras circunstancias.

Los EE UU realizan a menudo pruebas de su sistema de defensa antimisiles en el archipiélago de Kwajalein en el océano Pacífico con misiles que cuentan con motores de medio alcance, donde se utiliza como blanco para los interceptadores. Esto ha sido señalado repetidamente por uno de los principales expertos rusos en el área del armamento estratégico, el profesor de la Academia de Ciencias Militares, el general-mayor Midijat Vildanov.

En julio del año pasado en la publicación Nezavísimoe voénnoe obozrenie reprochó directamente al Pentágono que violaba el tratado mencionado anteriormente. Los militares estadounidenses, de acuerdo con los datos de Vildanov, utilizan en sus pruebas misiles-blanco con una distancia de lanzamiento de más de 1.000 km (HERA – 1.200 km, LRALT de hasta 2.000 km y MRT de hasta 1.100 km).

Esto supone una clara violación del Tratado INF. En enero de 2001 el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ya había denunciado una violación parecida y otra en agosto de 2010. Pero no hubo reacción por parte de EEUU.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.