Rusia refuerza su escudo antimisiles

Hace ya varios años que se está gestando la creación de un sistema de defensa antiaérea y antimisiles llamado a defender no solo el territorio de Rusia sino también los estados de la CEI.

El sistema unificado planeado estará compuesto de varios elementos: complejos de corta distancia Tunguska, Tor-M2, Pantzir-S1, Buk y Morféi, de media distancia S-300 y Vitiaz y de larga distancia S-400, S-500, A-235 Samolet-M.

Los futuros complejos S-500 y el sistema de defensa antimisiles de Moscú A-235, deberían convertirse en los principales medios de defensa aérea y espacial, capaces de hacer frente a misiles intercontinentales y misiles balísticos de medio alcance.

En cuanto a los complejos antiaéreos S-500 se sabe que su principal tarea es la destrucción de bloques militares de misiles balísticos de medio y largo alcance. El S-500 es capaz de alcanzar bloques militares de misiles en la última parte de su trayectoria. El complejo está dotado de radares capaces de detectar objetivos a una distancia de 900 km.

"Actualmente el consorcio de defensa antiaérea Almaz-Antéi, que ha desarrollado los sistemas, ya ha creado unidades del S-500 y ha pasado a la fase de pruebas. Se prevé que los trabajos para la creación del sistema completo se concluyan en breve, pero el primer modelo de fabricación en serie debería entrar en funcionamiento dentro de algunos años", declaró el comandante de las tropas de defensa aeroespacial, el general Alexander Golovko. "Dentro del programa estatal de armamento está planeada la compra de cinco complejos de sistemas de defensa antimisiles S-500”. 

 

Pruebas militares del S-300. Fuente: youtube / zvezdá

Ni siquiera con velocidad espacial

En opinión del Comandante en jefe de la Fuerza aérea, el Teniente general Víctor Bondarev, el S-500 podrá derribar al mismo tiempo hasta diez objetivos balísticos, incluidos bloques de misiles de crucero supersónicos.

La velocidad de los objetivos a alcanzar puede llegar a los 7.000 metros por segundo. Para tener una idea de lo que esto significa, la primera velocidad espacial (velocidad necesaria para poner un objeto en órbita terrestre) es de 7.900 metros por segundo.

Bondarev también declaró que por sus características el S-500 es superior al ruso S-400 y al estadounidense MIM-104F Patriot PAC-3. Además el complejo se utilizará para proteger el espacio aéreo de ataques aéreos y de misiles de las principales regiones, centros industriales y estratégicos y se unificará con el actual sistema de defensa antiaérea de Moscú, el A-135 Amur, lo que significa que también con el futuro A-235 Samolet-M.

Inicialmente los complejos S-500 utilizarían misiles del ya existente complejo S-400 Triunf. Así lo anunció en febrero de 2011 el  entonces viceministro de Defensa Vladímir Popovkin. 

Defender Moscú con un superordenador

Las pruebas experimentales y científico-militares del nuevo sistema de defensa antimisiles de Moscú A-235 comenzaron en 2013.

Según los datos preliminares, el Samolet-M recibirá los misiles interceptores modernizados 53T6, utilizados actualmente en el Amur. Además los misiles antibalísticos del nuevo sistema antimisiles podrán portar tanto cabezas nucleares como cinéticas.

El contrato para la creación de los sistemas A-235 se firmó en 1991. El principal contratista del proyecto es Almaz-Antéi, creadora de los S-300, S-400 y que ahora mismo trabaja en el S-500.

El A-235 dispondrá de un superordenador, el Elbrus-3M, una estación de radiolocalización Don-2H y dos convoyes antimisiles de radio de acción grande y medio. Todos los principales parámetros del futuro sistema son secretos, pero es lógico suponer que los sistemas S-500 podrán intercambiar datos con el Samolet-M, lo que permitirá aumentar la precisión en el alcance de los objetivos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.