Los vencedores de la muerte

Vladímir Haffkine pone una vacuna contra el cólera en India. Fuente: archivo

Vladímir Haffkine pone una vacuna contra el cólera en India. Fuente: archivo

Actualmente la mayor parte de las enfermedades infecciosas mortalmente peligrosas son curables o previsibles. Los científicos y médicos soviéticos hicieron una gran contribución a esta compleja cuestión. ¿Qué temibles enfermedades vencieron y cómo lo consiguieron?

La viruela

La enfermedad es producida por el virus de la viruela natural, que se contagia de una persona a otra a través de gotas aerotransportadas. Dependiendo de la cepa del virus, la mortalidad fluctúa entre el 10 y el 40% (a veces alcanza el 70%).

La viruela es la única enfermedad infecciosa que la humanidad ha erradicado definitivamente. En el siglo VIII los hindúes se dieron cuenta de que solo se puede padecer una vez en la vida, porque después la persona se vuelve inmune a la enfermedad. Inventaron la inoculación de la viruela: infectaban de forma leve a gente sana con enfermos. Pero esta vacuna resultaba peligrosa: uno de cada 50 pacientes fallecía.

En 1796 el doctor inglés Edward Jenner infectó a un niño de ocho años llamado James Phipps con la viruela bovina, una enfermedad que no es peligrosa y que se transmite de las vacas a las personas. Después de esto el doctor vacunó al niño con la viruela natural y la enfermedad no arraigó. Fue a partir de entonces cuando empezó la historia de la erradicación mundial de la enfermedad. 

 Laboratorio soviético produciendo vacunas contra la poliomielitis. Fuente: Ria Novosti

Médicos soviéticos elaboraron el plan definitivo de erradicación mundial de la viruela, que fue aprobado en la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud en 1967. Esto es lo que la URSS puede apuntarse de forma indiscutible.

La primera etapa resultó la más costosa, aunque también la más sencilla: vacunar el máximo de gente posible. En la segunda etapa había que detectar y reprimir los focos esporádicos de la enfermedad y asegurarse de que ni un sola persona de los miles de millones que viven en la Tierra padeciera la viruela. En cada rincón del planeta se llevaron a cabo operaciones de 'captura' de enfermos: en la práctica fue como buscar una aguja en un pajar.

El último caso de infección de viruela por foco natural se registró el 22 de octubre de 1977 en la ciudad de Merkah, al sur de Somalia. Y el 8 de mayo de 1980 en la XXXIII Asamblea de la OMS se anunció oficialmente la erradicación mundial de la viruela.

Hoy en día solo se conservan virus en dos laboratorios: en Rusia y en Estados Unidos. La decisión sobre la destrucción de estas las reservas se ha aplazado hasta el 2014.  

La peste

La enfermedad es producida por una bacteria del bacilo de la peste, Yersinia pestis. La peste tiene dos formas comunes: la bubónica y la neumónica. Sin tratamiento, en pocos días aparece la fiebre, la sepsis y, en la mayoría de los casos, se produce la muerte.

El planeta ha sufrido tres pandemias de peste: la 'justiniana', del 551 al 580, la 'muerte negra', del 1346 al 1353, y la pandemia de finales del siglo XIX principios del XX. La enfermedad se combatió con cuarentenas y –a finales de la era pre microbiana– desinfectando las viviendas con fenol.

El científico de Odesa Vladímir Haffkine creó la primera vacuna a finales del XIX. Se emplearon decenas de millones de dosis por todo el mundo hasta los años 40. A diferencia de la vacuna contra la viruela, esta no era capaz de destruir la enfermedad y tan solo redujo la mortalidad diez veces, pero de todas formas se usaba porque no había una alternativa.

El auténtico tratamiento no apareció hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando médicos soviéticos aplicaron la recién inventada estreptomicina en la erradicación de la peste que se propagó en Manchuria entre 1945 y 1947. Y ya hace décadas que no se registran ni epidemias ni brotes importantes de esta enfermedad, aunque desde entonces se han dado casos aislados de infección.  

El cólera

La enfermedad es producida por la vírgula del cólera, Vibrio cholerae, que entra en el organismo mediante agua infectada y a través del contacto con las secreciones de los enfermos.

Hasta la aparición de los antibióticos no existía un tratamiento efectivo contra el cólera, pero en 1892 el mismo Vladímir Haffkine creó en París una vacuna a partir de bacterias calentadas.

Experimentó la bacteria en él mismo y tres amigos suyos. Tras recibir la aprobación personal del célebre microbiólogo Louis Pasteur, Haffkine viajó a la India y en 1895 publicó un informe sobre los 42.000 vacunados y la reducción de la mortalidad en un 72%. Actualmente en Mumbai, en honor al médico soviético, hay un Instituto que lleva su nombre (el Haffkine Institute), y su vacuna, aunque ya sea de nueva generación, hasta la fecha ha sido considerada por la OMS como el recurso básico para combatir el cólera en sus focos.  

La polio

La enfermedad es producida por el virus Poliovirus hominis, descubierto en 1909. Infecta el intestino y en contados casos penetra en la sangre y, desde allí, llega a la médula espinal.

No fue hasta el siglo XX cuando se registraron epidemias considerables de polio. La causa es que en los países en vías de desarrollo los niños se infectan durante la lactancia debido a las condiciones antihigiénicas, pero al mismo tiempo obtienen los anticuerpos de la leche materna. En cambio, en los países desarrollados la enfermedad empezó a alcanzar a la gente mayor, sin protección 'láctica', y que aun así vivían en buenas condiciones higiénicas.

Durante la epidemia que se declaró en EE UU en 1921, el entonces futuro presidente Roosevelt contrajo la enfermedad, que le dejó inválido para el resto de su vida. La enfermedad de Roosevelt supuso el inicio de la lucha contra la polio. Invirtió sus propios recursos en investigaciones y clínicas y en los años 30 la estimación popular de que gozaba permitió recaudar millones de dólares para la virología.

Jonas Salk creó la primera vacuna en 1950. Resultaba muy costosa porque como materia prima se empleaban riñones de simio. Sin embargo, 60 millones de niños ya habían sido vacunados en 1956.

Aproximadamente en la misma época, el científico Albert Sabin elaboró una vacuna de virus vivos que no requería sacrificar a tantos animales. EE UU tardó mucho tiempo en decidir utilizarla, y entonces Sabin entregó las cepas a la URSS, donde los especialistas Smoródintsev y Chumakov organizaron rápidamente sus experimentos y el lanzamiento de la vacuna. Las probaron en ellos mismos, en sus hijos y nietos y en los nietos de amigos.

Entre 1959 y 1961, 90 millones de niños y adolescentes fueron vacunados en la Unión Soviética, y el fenómeno de la polio desapareció de la URSS. Desde entonces las vacunas extirpan la enfermedad en todo el mundo.

En 1988 la OMS aprobó el programa de lucha contra la enfermedad, y en 2001 se redujo el número de casos de 350.000 a 1500 al año. Actualmente se ha aprobado el programa de plena erradicación de la enfermedad, igual que se hizo con la viruela. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Russki Reporter.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.