Aviones civiles y militares al servicio del instituto geofísico

Son como laboratorios volantes dedicados al estudio del clima. Fuente: Ria Novosti

Son como laboratorios volantes dedicados al estudio del clima. Fuente: Ria Novosti

A menudo modificar aviones militares para uso civil es la única manera de mantener aparatos únicos y cuadros de vuelo cualificados. Una de las fórmulas posibles es la modernización de los aparatos creando, sobre esa misma base, laboratorios volantes para la observación del clima y las condiciones medioambientales.

A día de hoy todos los aviones que posee el Ministerio de Defensa de Rusia de aviones especiales para fines meteorológicos son variaciones de los aviones An-26 y Il-18D Tsiklon reformados o dados de baja. ¿Qué nuevos aparatos están a punto de dar el relevo?  

Yak-42D, Rosguidromet

A principios de diciembre de 2013 en la fábrica de construcción industrial experimental de Zhukovski Myasischev (EMZ), famosa por la creación de los bombarderos estratégicos y aviones de reconocimiento de altura, se presentó el avión-laboratorio Yak-42D Rosguidromet. Con ayuda de este aparato los especialistas del Ministerio de Recursos Naturales y Ecología de la Federación Rusa pretender perfeccionar los modelos de pronóstico del tiempo y del clima.

Entre las ventajas que tiene el M-55 sobre el U-2 estadounidense está por ejemplo el perfil supercrítico de sus alas y su economía.

Se equipó al avión con material de investigación científica de toda una serie de institutos, lo que le permitirá medir miles de parámetros atmosféricos. A bordo se han instalado siete complejos de aparatos, 76 instrumentos y más de 50 sensores externos. Para el trabajo con los instrumentos se han creado 14 puestos de mando a bordo.

En la presentación el ministro de Recursos Naturales y Ecología, Serguéi Donskói, definió el aparato como un laboratorio volador de la más alta calidad capaz de medir más parámetros que ningún satélite orbital.

El consejero del presidente y representante especial para cuestiones del clima, Alexander Berditski declaró: "Cinco años en pasar de un proyecto a la realidad es un plazo relativamente corto, teniendo en cuenta que el proyecto comenzó en unos años de crisis económica mundial". En su opinión el Yak-42D es un instrumento único para diferentes ministerios y "por su personal e instrumental no hay nada similar en el mundo".  

M-55 Gueofízika

El programa de 2008 preveía la construcción de dos laboratorios voladores. Además del Yak-42D debería haberse construido un avión de tipo M-55 Gueofízika, un avión de reconocimiento de altura de los años 80 que necesita ser reparado y modificado.

Si el Yak-42D es un avión de pasajeros, el M-55 se creó como un avión de reconocimiento militar sobre la base del caza de altura M-17. Los aviones de prueba del proyecto M-17 pasaron las pruebas a finales de 1978. En 1982 apareció el segundo avión, que se diferenciaba significativamente del primero.

En su primer vuelo estableció una serie de récords mundiales, elevándose a una altura de 22 kilómetros. Después de realizar una serie de vuelos con fines ecológicos, en 1990 el M-17 recibió el nombre de 'Estratosfera'.

EL M-55 realizó su primer vuelo en 1988 y aunque a primera vista es difícil diferenciarlo del M-17, la verdad es que es un avión prácticamente nuevo. De la anterior construcción tan solo se ha mantenido el chasis.

El aparato se hizo bimotor, el fuselaje se diseñó de nuevo, aumentando significativamente el volumen interno bajo los instrumentos de reconocimiento. El peso de vuelo máximo del avión pasó de 18,4 toneladas a 24.

Como el M-17, uno de los M-55 comenzó a utilizarse a partir de 1994 para tareas de ecología. Voló a Italia, Finlandia y muchos otros países del mundo. Sin embargo, como resultado de los recortes en el presupuesto de defensa, durante el paso de siglo se salvaron cuatro ejemplares en estado de vuelo, ahora tan solo hay dos.

Artículo publicado originalmente en ruso en VPK.