Alejandro Magno del siglo XXI

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Hace apenas unos días el Ejército de Tierra de Rusia recibió en una ceremonia de gala en el polígono de Kapustin Yar la segunda brigada completa de misiles del sistema operativo táctico "Iskander-M".

Según ha podido saber el autor de estas líneas, la segunda entrega de brigadas "Iskander" será emplazada en Krasnodarsk. La primera brigada, entregada al ejército en verano de este año, fue destinada a cumplir servicio en Birobidzhan, en el extremo oriental de Rusia. Y aunque los detalles de la formación del "Iskander-M" todavía no se han hecho públicos oficialmente, de las fuentes accesibles se sabe que en el Programa estatal de armamento 2020 se ha establecido un objetivo de diez brigadas completas. Cada año deberían incorporarse dos brigadas al ejército. En cada una de ellas debería haber 12 instalaciones automotrices de lanzamiento y un parque de vehículos de apoyo.

Ya hay divisiones aisladas de misiles "Iskander-M" en las regiones militares Occidental y Central. De momento tan solo la región Oriental y del Sur disponen de divisiones completas.

Hasta el momento ningún otro país posee el "Iskander". Inicialmente el sistema estaba destinado para su venta en Oriente Próximo, incluida Siria. Ese es el origen de su nombre que proviene del nombre árabe de Alejandro Magno: Iskander. Pero el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel a principios de los años 90 y la insistente petición de Tel Aviv de no vender estos misiles a Damasco impidieron estas ventas.

A pesar de todo este sistema tiene una variante para la exportación. Se llama "Iskander-E" y los misiles que utiliza vuelan a una distancia de 300 km. Los tratados internacionales prohíben la exportación de misiles de larga distancia.

Además del "Iskander-E" también existen el "Iskander-M" y el "Iskander-K". El complejo operativo táctico con la letra "M" posee misiles balísticos que vuelan a una distancia de 500 km. El Tratado INF de misiles de media y larga distancia prohíbe mayores distancias. Como apuntan los especialistas, si fuera revocado los misiles llegarían mucho más lejos. La variante del "Iskander" con la letra "K" porta en su cuerpo dos misiles de crucero supersónicos que son extremadamente difíciles de detectar por los sistemas antimisiles y de defensas antiaéreas.

Pero la principal característica de esto misiles, tanto los balísticos como los de crucero, es que vuelan con una trayectoria impredecible. El complejo de misiles "M" despega como un misil balístico pero en una etapa de su trayectoria vuela hacia su objetivo como si fuera de crucero y posteriormente vuelve a tomar una trayectoria balística, lanzándose hacia su objetivo con una velocidad supersónica. El misil de crucero "Iskander" posee las mismas características. Además puede armarse con ojivas explosivas y rompedora-explosivas. Y también posee un arsenal especial, lo que traducido a la lengua común significa que puede portar cabezas nucleares.

A día de hoy estas cabezas nucleares no están instaladas en los misiles, se encuentran en los almacenes centrales del Ministerio de Defensa. Pero si la proposición del mando ruso de reubicar todas las armas nucleares de cada país a su propio territorio, lo que afecta en primer lugar a los EE UU, que tienen en Europa doscientas bombas atómicas B61, no es aceptada, no es descartable que aparezcan en los "Iskander" o en su lugar de emplazamiento, estas cabezas especiales.

Por otro lado la brigada "Iskander-M" y la "Iskander-K" no disponen de ningún tipo de sistemas de reconocimiento importante. ¿Por qué? Los especialistas en cohetes explican que el sistema está diseñado para realizar misiones del mando superior de uno de los ejércitos o de la región militar. Actúa para ellos y debe obtener las coordenadas del objetivo y la orden de lanzamiento de ellos.

Pero el mando tiene a su disposición sistemas de reconocimiento por satélites, aviones de reconocimiento por radiolocalización a larga distancia, vehículos aéreos no tripulados, aviones de reconocimiento...

A este nivel se crea un protocolo único de compatibilidad tecnológica que incluye una nomenclatura única, un formato y algoritmo de recepción y envío de información con el que están blindados no solo los sistemas militares del Ejército de Tierra sino el de otros cuerpos del Ejército.

Sigue habiendo algunos problemas concretos con la creación de este protocolo único. A pesar de lo cual, como afirma el jefe de las tropas de misiles y artillería del Ejército de Tierra, el General Mayor Mijaíl Matveyevski, sus subordinados cada vez utilizan más todos los medios de reconocimiento a su alcance. A los sistemas tradicionales se han sumado ahora los vehículos aéreos no tripulados que ofrecen información en tiempo real, esencial para las tropas de misiles y artillería a la hora de establecer con precisión las formaciones del enemigo y garantizar la corrección del disparo o guiar los ataques.

"Y no estamos hablando de datos teóricos", afirma el general, "sino de contornos reales de reconocimiento de fuego y de ataque que pasaron las pruebas en el polígono de Luzhski durante los ejercicios conjuntos con Bielorrusia de Zapad-2013".