Ucrania deja de comprar gas a Rusia

Kiev pone fin al abastecimiento hasta finales de año. Por ahora cuentan con gas almacenado pero estas reservas tienen grandes limitaciones. Fuente: PhotoXpress

Kiev pone fin al abastecimiento hasta finales de año. Por ahora cuentan con gas almacenado pero estas reservas tienen grandes limitaciones. Fuente: PhotoXpress

Kiev ha cumplido su promesa de poner fin a las compras estatales de gas ruso, si Gazprom no iniciaba una reestructuración de la deuda de Ucrania a partir de agosto. Desde el viernes, Naftogaz Ucrania (Compañía Nacional Accionista, que controla el gas y el petróleo ucraniano) le ha arrebatado el monopolio de gas. Sin embargo, muchos coinciden en que Ucrania no podrá existir por mucho tiempo sin gas ruso.

Ninguna de las partes ha comentado oficialmente la situación pero, según el diario Kommersant, Naftogaz no tiene previsto adquirir gas a Gazprom hasta final del año, tras utilizar el gas de almacenamiento subterráneo (UGS, por sus siglas en inglés).

La reducción de las importaciones de gas ruso por parte de Ucrania comenzó a principios de noviembre. Una vez recibido todo el suministro para octubre (3.200 millones de metros cúbicos), a principios de noviembre redujo dos veces la tasa diaria de inyección de gas. El pasado 8 de noviembre, la inyección se detuvo por completo. 

En virtud del acuerdo entre Gazprom y Ucrania firmado en 2009 por la exprimera ministra Yulia Timoshenko, Ucrania se compromete a comprar a Moscú por lo menos 41.000 millones de metros cúbicos de gas al año. En el caso de una reducción de las compras, tendría que pagar una multa que, en la situación actual, podría superar los 10.000 millones de dólares. Así, Gazprom puede denunciar a Naftogaz ante los organismos internacionales de justicia por incumplimiento de las condiciones contractuales.

"Ucrania no necesita una cantidad adicional de combustible, el clima está siendo bastante cálido y se ha acumulado suficiente gas en almacenamientos subterráneos para abastecer los servicios comunales", afirmaron a Kommersant fuentes de Ukrtransgaza. Según sus declaraciones, Naftogaz no dispone de líquido y la empresa no quiere contraer nuevas deudas. Ya deben a Gazprom alrededor de 800 millones de dólares por el suministro de gas en agosto, más los intereses, de un centavo al día (que suman un coste de 145.000 dólares). Además, de acuerdo con el representante de Gazprom, Serguéi Kupriyanov, Naftogaz debe 1.350 millones de dólares por el suministro de gas en octubre. 

Kiev no dispone de fondos propios; así que Dmitri Medvedev le ha sugerido pedir dinero prestado a la Unión Europea, y Ucrania ha reanudado las negociaciones por un préstamo de 15.000 millones dólares del FMI. Para saldar su deuda con Gazprom, Kiev pretende cobrar las deudas de los proveedores de calefacción del distrito y, para cubrir el déficit, emitirá bonos públicos nacionales. 

Muchos expertos creen que Ucrania sobrevivirá, sin gas ruso, una estación. Uno de los ases que tiene guardados en la manga para este invierno es el gas almacenado por la empresa Ostchem, propiedad del oligarca Dmitri Firtash. Según datos no oficiales, Firtash compra gas de Gazprom a un precio mucho más barato que el gobierno ucraniano (en el momento en que el precio para Naftogaz es de 411,22 dólares por metro cúbico, Firtash compra a 260 dólares). Según la publicación, Ostchem bombeó cerca de 4 millones de metros cúbicos en octubre. 

"Por algún tiempo Ucrania podrá abastecerse sin necesidad de gas ruso, gracias a la extracción de gas de los almacenes subterráneos, que cuentan con el suministro de un año, inyectado por Gazprom. Pero tarde o temprano, terminará este gas y entonces se le presentará un gran interrogante: ¿De dónde sacar el gas?", explicó a la radio Eco de Moscú el director científico de la Escuela Superior de Economía, Yevgeni Yasin. 

Según Valeri Nesterov, de Sberbank Investment Research, la situación es de riesgo potencial para Gazprom: si Naftogaz devasta el UGS, y entonces la demanda de Ucrania y Europa aumenta mucho debido a la llegada del frío, puede haber problemas para satisfacer las demandas de los consumidores europeos. Sin embargo, este experto en la guerra del gas subraya que no espera, ni de Europa ni de Gazprom, un interés profundo en el abastecimiento estable de gas. La tensión actual es principalmente política, es decir, relacionada con la próxima firma de un acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania.

Antes, el presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, dijo que en 2020 Ucrania estaría plenamente dotada de gas, lo que le permitiría deshacerse de la dependencia económica que existe con Rusia. El presidente, por ejemplo, hizo hincapié en que los proyectos conjuntos con la Shell y Chevron permitirán a Ucrania no sólo llegar al total auto-abastecimiento de gas, sino también comenzar a exportar estos recursos energéticos. 

"Ucrania lleva mucho tiempo preparándose para la posibilidad de reducir significativamente el consumo de gas ruso. Hace varios años hubo un programa global para reducir el gasto energético en el presupuesto estatal y se avanzó mucho en este campo. Sin embargo, la Ucrania actual no puede sobrevivir sin el gas ruso”, explicó a Eco de Moscú el presidente de la Asociación rusa de las Industrias del Petróleo y el Gas, Guennadi Schmal. 

La supresión de las compras de gas a Gazprom ocurrió en la víspera de la visita del presidente de Ucrania, Víktor Yanukovich, a Moscú, para reunirse con Vladímir Putin. Fue una visita extraoficial: unas pocas personas estaban avisadas y no hubo presencia de los medios de comunicación. 

En Kiev se ha despertado el interés para saber de qué habló Yanukovich con Putin. El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, dijo a posteriori que habían tratado las relaciones comerciales y económicas entre ambos países. Arseni Yatseniuk, líder de Bathkivschin, el partido de la oposición en la Rada Suprema ucraniana, obligará a revelar los detalles de la reunión "secreta" entre los presidentes, según la agencia RIA Novosti.

Este texto se basa en material publicado por Kommersant y Newsru.com.