Los servicios secretos no podrán interceptar los mensajes de aplicación rusa

Fuente: AP

Fuente: AP

Los mensajes de los usuarios de la aplicación de correo Telegram (similar a Whatsapp), que funciona con el nuevo protocolo MTProto, no podrán ser descodificados. Estas son declaraciones del fundador de Telegram y de VKontakte, Pável Dúrov, en el Congreso Internacional de Internet Móvil en San Francisco.

Según Dúrov, este protocolo, diseñado por su hermano, garantiza un funcionamiento descentralizado de la aplicación. En otras palabras, los dispositivos móviles conectan entre ellos directamente, mediante una conexión cifrada. “A diferencia de la famosa aplicación Whatsapp, los mensajes enviados a través de Telegram no se pueden interceptar. Cuando utilizas un cifrado de dispositivo a dispositivo, no se envía una solicitud a nadie más. Ni siquiera nuestros administradores tendrán acceso a la información enviada”, explica Dúrov. Este señala que con la aplicación Whatsapp “se puede espiar fácilmente el tráfico de información de los usuarios”. 

Durante el debate, Dúrov reconoció que había comenzado a prestar atención a la protección de la información personal gracias al exanalista de la CIA  Edward Snowden, que reveló una trama de espionaje masivo de los usuarios por parte de los servicios secretos norteamericanos. “Él nos ha hecho ver que estamos siendo vigilados”, comenta Dúrov, asegurando que Snowden es “su héroe”. 

En agosto Pável Dúrov presento Telegram, que está disponible en App Store y Android. Según Forbes, Dúrov ha alquilado varios servicios de datos en Europa, Asia y EE UU con la idea de desarrollar la aplicación que podría hacerle la competencia a Whatsapp. No hay que crear una cuenta para acceder al char, ya que el sistema se vincula a un número de teléfono y la información está guardada en una nube. 

El exanalista de la CIA Edward Snowden se llevó consigo decenas de miles de documentos, algunos de ellos relacionados con operaciones de inteligencia dirigidas contra países como Rusia, Irán o China, informa hoy el periódico The Washington Post citando a una representante del gobierno de Estados Unidos. 

Según esta fuente, las autoridades estadounidenses han informado a los servicios especiales extranjeros de algunos países de que Snowden dispone de documentos que podrían arrojar luz sobre su “colaboración secreta con los Estados Unidos”. En caso de que estos documentos se publicaran, escribe el periódico, las operaciones de inteligencia que estos otros países llevaron a cabo conjuntamente a Estados Unidos podrían verse comprometidas. 

El director de la Inteligencia Nacional estadounidense, James Clapper, y su departamento no han querido hacer declaraciones al respecto.

 

Pável Dúrov, fundador de VKontakte y que propuso trabajo a Snowden declara que Telegram, la competencia de Whatsapp, cuenta con un protocolo seguro. Fuente: Getty Images / Fotobank

Esta semana la administración de Obama se vio obligada a dar explicaciones a los gobiernos de algunos países acerca de la actividad de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés), por su programa de espionaje electrónico. Según las últimas publicaciones en prensa, los servicios especiales estadounidenses llevaban a cabo una vigilancia de los líderes políticos europeos escuchando sus conversaciones telefónicas e interceptando su correspondencia por internet. 

Los primeros efectos del escándalo llegaron con las declaraciones sobre posibles escuchas del teléfono móvil de la canciller alemana Angela Merkel. Esta llamó el miércoles al presidente norteamericano Barack Obama para pedirle explicaciones. La Casa Blanca aseguró que el teléfono de Merkel “no estaba siendo espiado ni lo estaría en el futuro”.  Sin embargo, según hizo notar inmediatamente Berlín, esta formulación de la respuesta no descarta que las escuchas sí se produjeran en el pasado. 

El periódico The Guardian informa citando a Snowden que los servicios especiales de Gran Bretaña y Estados Unidos habían vigilado los ordenadores e interceptado llamadas telefónicas de políticos y funcionarios extranjeros durante la cumbre del G20 en Londres en 2009. Esta operación secreta fue llevada a cabo por el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno británico (GCHQ en inglés) y el NSA norteamericano. Entre otros, los servicios de inteligencia británicos intentaron interceptar las llamadas telefónicas del entonces presidente de Rusia, Dmitri Medvédev. 

Por su parte, el canal de televisión Univisión ha publicado correspondencia secreta entre diplomáticos ecuatorianos, entre ellos el ministro de Asuntos Exteriores, embajadores en Estados Unidos y Gran Bretaña, así como el presidente de Ecuador, Rafael Correa. 

El periódico The Washington Post, que dispone de documentos como los resultados de una “auditoría interna y otros documentos clasificados” del NSA, informa que durante los últimos cinco años el gobierno de Estados Unidos ha violado miles de veces los derechos de privacidad de los estadounidenses y se ha excedido en la autoridad que le otorga la legislación desde 2008. 

Los medios de comunicación también han publicado información sobre escuchas telefónicas a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff y al presidente de México, Enrique Peña Nieto, así como sobre espionaje de su correo electrónico. 

Según informaban el 5 de septiembre los periódicos The New York Times y The Guardian citando a Snowden, el NSA norteamericano y su homólogo británico (el GCHQ) habían desarrollado métodos especiales que les permitían descodificar prácticamente todos los estándares de codificación que se utilizan en internet actualmente.