Sorpresas en el ranking empresarial más exitoso

Fuente: servicio de prensa

Fuente: servicio de prensa

Algunos representantes del sector de las tecnologías e la información (IT, por sus siglas en inglés) se han colado, literalmente, en el índice de empresas destacadas por un fuerte ritmo de crecimiento. Quienes antes lideraban esta clasificación —principalmente representantes de la industria metalúrgica y automovilística— se tendrán que conformar con los logros pasados.

Se ha agotado el potencial de recuperación de la economía a expensas del efecto poscrisis. Las empresas cada vez se centran menos en la expansión a cualquier precio y más en aumentar su eficacia mediante la reducción de gastos.

Mapa de los sectores productivos más pujantes

La imagen colectiva de las empresas más dinámicas del país eslavo resulta ahora más atractiva que la que se dibujaba a partir de los resultados de los dos años anteriores. Recordemos que, en 2010, los primeros puestos de esta clasificación estuvieron ocupados por representantes de los sectores cíclicos de la economía (como la fabricación de maquinaria, el desarrollo y la metalurgia), cuyo rápido ritmo de crecimiento se debía, en realidad, al efecto rebote habitual tras un periodo de pérdidas catastróficas (en este caso fruto de la crisis de 2008-2009). El gobierno favoreció activamente este efecto al apoyar al sector de la economía calificado como estratégico.

En 2011, las primeras líneas de la clasificación estuvieron ocupadas por empresas cuyo crecimiento reflejaba una revitalización del negocio, más que una nueva fase de desarrollo. De hecho, a muchas de ellas se las podría calificar de ‘líderes rezagados’, ya que se sumaron a la recuperación poscrisis con un poco de retraso (en 2011 en lugar de en 2010). Ningún integrante de aquella lista de líderes (en esencia bastante restringidos) levantaba el entusiasmo. Entre otras cosas, el hecho de que ninguna empresa privada de alta tecnología apareciera entre las 10 mejores resultó, cuando menos, inquietante.

El índice actual se diferencia radicalmente de los dos anteriores. Dos de las empresas que ocupan las primeras 10 líneas de la clasificación tienen que ver con el sector de las tecnologías de la información. En total, hay nueve empresas de IT en la lista (entre las 100 mejores de 2011 había una menos). Los ingresos de estas empresas han reflejado en 2012 un crecimiento medio del 43 %, y en su conjunto del 39 %. Este constituye el mejor resultado de todos los sectores que conforman la clasificación. A modo comparativo, los indicadores análogos de las empresas petrolíferas —de las que también hay nueve representantes entre los cien primeros— registran cerca de un 15 % y un 12 % respectivamente. Y la media del conjunto de todos los participantes es del 27 % y el 17 %.

El notable dinamismo de las principales empresas de IT rusas se explica, principalmente, por el sustancial crecimiento de la demanda de sus servicios por parte del sector empresarial y bancario, lo cual, a su vez, refleja un cambio de dirección de estas empresas hacia la mejora de la eficacia.

A fin de cuentas, todos estos productos permiten reducir los costes y conservar una dinámica de ingresos más o menos estable en las deterioradas condiciones de crecimiento de la economía actual. El efecto rebote del pasado es, de hecho, otra de las conclusiones que se pueden obtener a partir del estudio de los factores de crecimiento que afecta a los líderes de nuestro índice.

En el telón de fondo destaca el comercio. Este sector ha resultado ser el más representativo en cuanto al número de participantes en la clasificación (32 empresas frente a las 16 de 2011). El incremento de los beneficios de estas empresas (general y medio) asciende a cerca del 28 %. En 2013, según el balance de los dos primeros trimestres de las empresas públicas, el negocio comercial sigue creciendo a buen ritmo. Esto indica, ante todo, la existencia de una demanda de bienes y servicios relativamente constante por parte de la población. Lo cual no es de extrañar: según datos aportados por Rosstat (el servicio estatal de estadísticas de Rusia), entre enero y junio de 2013, los ingresos de la población fueron un 12,2 % superiores que en el mismo periodo de 2012.

La demanda ciudadana en el sector de la vivienda también se ha multiplicado este año, lo cual ha quedado reflejado en los balances trimestrales de las empresas públicas (los grupos LSR y PIK). El año pasado, seis constructoras inmobiliarias incluidas en la clasificación de 2012 (entre ellas también se encontraban los dos grupos mencionados) mostraron un aumento de los beneficios medio del 33 %, mientras que, en el sector de la construcción de infraestructuras (desde puentes a instalaciones), este mismo indicador constituyó un 22 %.

El sector minorista era y sigue siendo lo mejor de la ‘mala’ economía rusa. Y de momento no se han dado las circunstancias que puedan cambiar esta situación. Se puede predecir quién liderará la próxima clasificación a partir de los resultados de este año: empresas dedicadas al mercado del consumo doméstico https://rusiahoy.com/startups/investors_guide  y a la mejora de la eficacia en los procesos empresariales.

Artículo originalmente publicado en ruso.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.