Científicos rusos crean un microscopio 3D para el estudio de nanobjetos

Hasta ahora no se podía estudiar el volumen de estas estructuras. El invento lo ha hecho la empresa Snotra, con sede en Skólkovo. Fuente: Shutterstock / Legion Media

Hasta ahora no se podía estudiar el volumen de estas estructuras. El invento lo ha hecho la empresa Snotra, con sede en Skólkovo. Fuente: Shutterstock / Legion Media

Nanotecnólogos rusos ha juntado varios métodos microscópicos ya conocidos para crear un aparato que permite estudiar estructuras en tres dimensiones y sus cualidades ópticas a nivel nanométrico. El invento ha sido descrito en un artículo publicado en la revista ACS Nano.

Tradicionalmente, para la investigación de nanoestructuras se utilizaba un microscopio de escáner donde la muestra se "palpaba" con una sonda de precisión. Sin embargo, este método tan solo da una imagen en dos dimensiones y no permite estudiar el volumen de la estructura.

Antón Efímov, el fundador de la empresa Snotra, con sede en el parque de innovación de Skólkovo, ha encontrado la forma de superar este problema, cortando la muestra en finísimas láminas y escaneando cada una de ellas por separado. Una vez reunidos, los datos proporcionan una imagen de la estructura en tres dimensiones.

Junto con los científicos del laboratorio de nanobioingeniería de la Universidad Nacional de Investigación Nuclear MIFI, la empresa de Efímov ha creado un aparato que no solo corta la muestra, sino que realiza un espectrograma de las láminas que permite determinar la composición de la muestra y cómo refleja o absorbe la luz.

"Hemos creado un aparato que une un microscopio 3D con un corte nanométrico y la microespectometría, que permite un análisis de calidad de la muestra. Así podemos estudiar de forma bastante completa volúmenes de nanomateriales, podemos decir cómo están construidos, de qué materiales y cuáles son sus propiedades", explicó uno de los autores del trabajo, Konstantín Mochalov, del laboratorio de nanobioingeniería NIANU MIFI.

El director del laboratorio, Ígor Nabiyev, está convencido de que esta tecnología será demandada para controlar la producción de nanomateriales, medicinas, diagnósticos o monitorización de los resultados de un tratamiento. Por ejemplo, gracias a él se podrá investigar los cortes en materiales vivos y ver cómo se distribuyen las moléculas del medicamento.

De momento el microscopio está formado por diferentes aparatos. La siguiente tarea es "empaquetarlo" en un aparato único y en el futuro los científicos planean encontrar una empresa que esté interesada en su producción. 

Artículo publicado originalmente en ruso en RIA Novosti.  

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.