La armadura del futuro será de polietileno

Fuente: Mil.ru

Fuente: Mil.ru

El Ministerio de Industria y Comercio ha encargado el desarrollo de la tecnología necesaria para la producción de una nueva generación de armaduras, basadas en materiales fibrosos. Se trata de un material prometedor que reemplazaría los blindajes de acero de los vehículos del ejército.

Según la documentación de la propuesta de investigación y desarrollo codificada como "Bronia-BE", el polietileno de peso molecular ultra alto entrará a formar parte de la composición de armaduras corporales y de la armadura antiminas de los vehículos blindados de transporte de personal y los camiones militares. El nuevo material debe proteger a los vehículos de minas terrestres antitanque, APs o perforadores de blindaje, así como de la influencia de factores ambientales extremos.

Está previsto que los primeros prototipos del nuevo polímero se empiecen a fabricar en junio de 2014.

La capa protectora no deberá menguar sus propiedades al entrar en contacto con combustible, agua de mar, rayos ultravioleta ni temperaturas críticas (desde los 50 grados bajo cero hasta los 70 grados). Al mismo tiempo, deberá ser al menos un tercio más ligera que el acero.

De acuerdo con la solicitud del Ministerio de Industria y Comercio, la armadura de polietileno tendrá que ser capaz de soportar el impacto de un láser militar, el choque contra un perforador de blindaje de 12,7 mm a una distancia de 300 m y la explosión de 8 kg de TNT; así como el efecto de la "potencia de una llama de 10 W/cm² durante 15 segundos, la salida de pulso de luz de 42 J/cm² durante 1 seg.; y un láser de CO2  con 42 W/cm² de potencia durante 25 segundos".

Además de su finalidad militar, se prevé que la placa de armadura permita garantizar la seguridad del personal de empresas industriales que trabajan con materiales explosivos.

El polietileno de peso molecular ultra alto (UHMWPE, por sus siglas en inglés) es un polímero de etileno con una elevada masa molecular, que se diferencia del material convencional de polietileno por su alta resistencia cuando se utiliza en condiciones extremas. El material es altamente resistente a los corrosivos, puede soportar el impacto incluso a temperaturas criogénicas (por debajo de 150 grados bajo cero), repele completamente la humedad y no es conductor. Asimismo,  el UHMWPE es más silencioso que los metales y prácticamente no sufre desgaste, debido a su bajo coeficiente de fricción. 

 Haz click en la imagen para ver las características técnicas del T-90

Según explicó a Izvestia el redactor jefe del periódico Arsenal Otechestva, Víctor Murajovski, la armadura de polietileno fue inventada hace sólo unos años, pero ya se utiliza activamente en Occidente como parte de la composición de una armadura de múltiples capas.

“Actualmente se utiliza en los chalecos antibalas del Ejército de Estados Unidos. En combinación con fibras de aramida, ofrece mejores propiedades de barrera que el Kevlar, puesto que este se teje a partir de hilos, entre los cuales queda un espacio”, aclara Murajovski. 

Además, añade que para equipar la tecnología se utilizan múltiples capas combinadas de armadura: placas de acero, elementos cerámicos y una capa de fibras de polietileno y aramida.

En su opinión, la armadura será útil para que el Ejército ruso proteja todo tipo de vehículos blindados, incluyendo tanques. 

“Esta armadura es necesaria en todos los vehículos diseñados para funcionar en el frente y en los estrechos de la retaguardia táctica, donde se requiere protección contra balas, metralla y ondas expansivas. Eso se refiere a todos los vehículos militares, incluyendo tanques, vehículos blindados y máquinas lanzacohetes múltiples”, explica Murajovski.

Añade también que el nuevo material puede ser utilizado en los chalecos a prueba de balas, lo que reduce su peso en un 20-30 %. El experto hizo hincapié en que, sin embargo, la armadura de polietileno tiene un serio inconveniente y es que el material comienza a perder sus propiedades protectoras pasados de tres a cinco años. 

La previsión es que la primera etapa de desarrollo, que incluye las pruebas de prototipos, se complete en julio del año que viene. Mientras que el ajuste de la tecnología de producción, el diseño de los requerimientos tecnológicos y las pruebas de campo de la nueva armadura comenzarán en diciembre de 2014. El presupuesto federal ha asignado 180 millones de rublos (5,4 millones de dólares) a la realización de labores de investigación y desarrollo. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Izvestia