Profundos cambios en la defensa aérea de Rusia

Vista de un avión Tu-160. Fuente: ITAR-TASS.

Vista de un avión Tu-160. Fuente: ITAR-TASS.

Rusia continúa la modernización de sus fuerzas estratégicas dedicando una especial atención al perfeccionamiento de sus bombarderos de larga distancia. Pero si en la triada tierra, mar y aire tradicionalmente se consideran únicamente cargas nucleares, la flota de bombarderos pesados rusos hoy en día está principalmente destinada a la realización de ataques efectivos mediante la utilización de armamento convencional.

Después de la caída de la URSS quedaron 19 aparatos en Priluki (Ucrania), donde comenzaron a llegar a partir de mayo del 1987. Tras largas negociaciones, en 1999 Ucrania devolvió a Rusia ocho aviones, aunque ya se habían comenzado a devolver algunos bombarderos a finales de 1998 de acuerdo con un acuerdo firmado a iniciativa de EE UU.

A comienzos de 2001 de acuerdo con el tratado SALT-2 se armaron oficialmente seis bombarderos Tu-160 con misiles de crucero nucleares.

En 2007 comenzó una modernización a gran escala de todo el parque aéreo de Tu-160. "En los próximos 7-10 años la aviación estratégica estará en funcionamiento y cumplirá las tareas encomendadas a pleno rendimiento. Sin embargo el objetivo de una de las etapas de modernización de los aviones Tu-160 es enseñar al avión a bombardear", declaró el entonces comandante de la aviación de larga distancia, el teniente general Ígor Jvorov.

Un Tu-160 puede cargar tantas bombas como toda una escuadrilla de Tu-22M3. En el futuro se planea añadir a los aviones Tu-160 la utilización de bombas corregibles de alta precisión. En otras palabras parte del parque de larga distancia se reorientará hacia la realización de operaciones militares con medios de ataque convencional.

"En el primer plan se presentan tareas que exigen atacar al enemigo con armamento convencional de forma efectiva. El largo alcance de vuelo de nuestros aviones los hacen especialmente valiosos para las fuerzas de intervención rápida", dijo Jvorov.

Haz click en la imagen para ver las características técnicas

En aquel entonces el comandante habló de planes para equipar a la aviación de larga distancia con misiles de crucero con cabezas convencionales. "Para armar a la aviación de larga distancia hay misiles que son una especie de etapa intermedia antes de la adopción de los misiles de crucero de larga distancia".

Estos misiles poseen una visibilidad radioelectrónica relativamente baja por lo que pueden alcanzar fácilmente sistemas de defensa antiaérea de un enemigo. Y si hoy en día las armas análogas tienen una distancia de fuego de 3.500 kilómetros las exigencias del nuevo misil son de más de 5.000 kilómetros.