Las Fuerzas Armadas rusas preparan su puesta a punto

El ministro de Defensa, Serguéi Shoigu con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Fuente: Mil.ru

El ministro de Defensa, Serguéi Shoigu con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Fuente: Mil.ru

A través de los resultados obtenidos en la tanda de ejercicios recién concluida, se puede conocer el estado real del ejército ruso. Por primera vez, los militares rusos reconocen que el ejército acumula manifiestas carencias y dan parte sobre el trabajo que se está realizando para solventar los errores.

El 20 de julio finalizó la mayor sesión de control de las Fuerzas Armadas rusas desde los tiempos soviéticos, que demostró abiertamente el grado de preparación de la defensa del país eslavo en tres niveles principales: el adiestramiento del personal, la logística y los sistemas de control. Todos los elementos constitutivos de las fuerzas armadas rusas han participado, desde el invierno de 2012, en una serie de ejercicios de diversa complejidad. Gracias a esto, la administración rusa se ha podido formar una imagen objetiva sobre el grado de preparación de su ejército.

En los ejercicios iniciados el pasado 13 de julio participaron cerca de 160.000 soldados, más de 5.000 unidades de tecnología militar, 70 barcos y buques auxiliares y 130 aviones y helicópteros.

“En total, durante el periodo de inspección, se han llevado a cabo más de 150 ejercicios especiales y tácticos con la participación de las distintas subdivisiones y unidades del ejército; además, se han resuelto problemas de apoyo logístico, técnico y médico”, indica el anuncio publicado en la página web del Ministerio de Defensa.

 

Fuente: AP

En cuanto a los resultados, aún está por determinar el balance de las acciones ejecutadas por las tropas del Distrito Militar Oriental. Sin embargo, lo que sí está claro es que todas las misiones se han completado con éxito y de que los resultados no han sido nada malos.

En su visita a la última fase de los entrenamientos, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, elogió la destreza de los militares con un enunciado breve, pero conciso: “No he observado ni una infracción grave, resalta la disciplina… El resultado es más que satisfactorio”, aseguró el presidente. “No han acertado en todos los blancos, pero se han completado los objetivos de combate”, añadió Vladímir Putin. 

Una avalancha de ejercicios

No cabe discutir que los costes de esta operación desarrollada durante los meses de invierno, primavera y verano, con la participación de cientos de miles de soldados y decenas de miles de unidades de tecnología militar han sido, por decirlo de una forma suave, algo elevados.

Sin embargo, los resultados obetnidos son de un valor incuestionable. Los años de estancamiento en el ámbito de la tecnología militar y la falta de financiación del sector han dejado un vacío en la historia militar de Rusia.

Son precisamente estas operaciones de entrenamiento a gran escala las que permitirán evaluar la índole de los problemas que se deben solventar para poder abordar una reforma del ejército.

A finales de febrero, el Estado Mayor ruso dio a conocer los resultados obtenidos por las tropas del Distrito Militar Central durante la inspección extraordinaria. Entonces, el jefe del Estado Mayor, Valeri Guerásimov, afirmó con franqueza que se habían detectado algunas fallas sistémicas. 

“Según los resultados de la inspección extraordinaria, el Estado Mayor ha llegado a unas conclusiones unívocas. Por un lado, el nivel de preparación de las tropas ha sido alto. Por otro, se han revelado algunos problemas de carácter sistémico en varias unidades, en particular, los graduados del pasado año no han demostrado una buena preparación. El estado de las unidades tecnológicas también deja mucho que desear”, anunció el general.

El ‘sistema nervioso’ del ejército, constituido por los equipos de control, no estuvieron a la altura. “En casi todos ‘organismos’ comprobados, las unidades de guardia demostraron una escasa experiencia en la comunicación de señales mediante los sistemas automatizados de control militar”, señaló Guerásimov.

En especial, genera preocupación el mal estado del equipo militar. En opinión de Valeri Guerásimov, la inspección “confirma, una vez más, la conveniencia de la decisión adoptada por el Ministro de Defensa de restablecer las unidades de reparación del ejército”.

El problema reside en que, actualmente, el nivel que ofrecen las fábricas y los centros de reparaciones es bastante bajo. “A menudo, equipos a los que se les ha realizado una reparación general o parcial y que se someten a un proceso de mantenimiento de garantía, se averían en los primeros meses de uso en las unidades de formación”, explicó.

Continúa la reforma del ejército ruso

El jefe del Estado Mayor señaló que se encontraron defectos en los helicópteros Mi-9 y Mi-24, en los aviones Su-25, en las unidades de artillería autopropulsada Msta y en los radiotransmisores R-168-5un.

“La decisión de recuperar las unidades de reparación es muy acertada”, opina el experto, Vladislav Shurigin. “Con la externalización que proponía el anterior ministro de Defensa, Anatoli Serdiúkov, serían empresas comerciales las encargadas de estos trabajos, y estas tendrían que reparar los equipos directamente en el campo de batalla, durante las intervenciones militares”.

Con suerte, la nueva cúpula del ejército ruso sabrá aprovechar la experiencia obtenida con estos entrenamientos y logrará acertar en todos los blancos, hablando en sentido figurado.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.