El ejército ruso apuesta por el potencial científico

El Ministerio de Defensa presenta un plan para contar con estudiantes y graduados en las filas de las Fuerzas Armadas. Fuente: AP

El Ministerio de Defensa presenta un plan para contar con estudiantes y graduados en las filas de las Fuerzas Armadas. Fuente: AP

Una reciente iniciativa del Ministerio de Defensa y del Corpus de rectores de Rusia para abastecer a las filas del ejército con estudiantes y graduados de las instituciones educativas superiores está llamada a modernizar el reclutamiento en el ejército ruso. Pero el paso de la teoría a la práctica no parece muy fácil.

A comienzos de año un grupo de rectores de las universidades de Moscú ofreció al Ministerio de Defensa enviar a los estudiantes de las cátedras militares a servir en el ejército durante las vacaciones de verano. 

El objetivo era introducir un servicio de nueve meses en el ejército, tres meses por curso, para los estudiantes que realicen estudios en las cátedras militares. 

A finales de febrero el rector de la Universidad Estatal Tecnológica de Moscú Bauman, Anatoli Alexandrov, intentó aclarar esta iniciativa que ya se había bautizado como 'servicio a plazos'. 

"No se trata de ofrecer a los estudiantes barrer plazas y cavar trincheras, de lo que estamos hablando aquí es de un servicio serio en la élite del ejército", declaró el rector en un programa de radio. 

"Deberían ser los mejores centros de formación militares, unidades de élite con las que sabemos que podemos tener relaciones a largo plazo... No se trata de sustituir la preparación en la cátedra militar. Se trata de una nueva forma de educación con la que los chicos podrán recibir una segunda formación militar y, muy importante, gratuita. Ya hemos hablado con el ministro de Defensa, nos ha garantizado que todos los que pasen por este tipo de servicio en el ejército recibirán permiso de conducir militar, aprenderán a disparar y podrán conocer la tecnología militar más moderna. Esto es muy seductor". 

A mediados de marzo el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, en un encuentro con estudiantes y profesores de la Universidad Bauman, analizó detalladamente la posibilidad de reclutamiento entre el colectivo de estudiantes. 

"Estamos dispuestos a comenzar la pruebas del nuevo programa de formación militar de estudiantes en septiembre, con 15-20 universidades del país". En palabras del ministro, si finalmente se aprueba, se pondrá en práctica por etapas a nivel nacional. 

La segunda noticia es el anuncio de Serguéi Shoigú de completar el reclutamiento en los institutos con "compañías científicas de estudiantes". "Estamos sopesando la posibilidad de crear divisiones que por el momento tienen el nombre de 'compañías científicas', siguiendo el ejemplo de las compañías deportivas".

"Sinceramente no entiendo muy bien cómo se puede uno dedicar a la ciencia en medio del campo: en qué instalaciones, con qué programas, con qué contenido. Se junta a un grupo de estudiantes que todavía no han terminado su formación científica, que todavía no tienen especialización, se les da por lo menos el vocabulario propio del tema y ¡zas! ya tienes la compañía científica. La verdad es que suena algo original...", declaró de forma muy delicada hablando sobre este asunto el director en funciones de la Asociación de Universidades no estatales de Rusia, Valeri Kapustin.

Le experiencia de los EE UU

Por otro lado es cierto que la inmensa mayoría de los logros científicos militares transoceánicos están relacionados con unidades muy concretas de Harvard y Princeton.

Aunque también es cierto que con una diferencia esencial. Los estadounidenses tienen como norma hacer un peritaje de todas las novedades tecnológico-militares fuera del gobierno.

Esta tradición se inició en el periodo de formación de la república norteamericana, cuando se creó un sistema descentralizado de gobierno. Actualmente este tipo de peritaje tiene una inmensa importancia en la toma de decisiones políticas. Hoy en día no hay ninguna iniciativa que exija una importante reflexión que no sea revisada por la universidad. 

Así, en 2007, todos los cuerpos de seguridad estadounidenses, incluidos los 16 centros nacionales de seguridad con sus subdivisiones, 1.300 organizaciones comerciales estatales y 2.000 privadas, se unieron por iniciativa del director de la CIA en una red intelectual única mediante el proyecto IARPA. Estos cerebros informáticos se dirigen ahora desde el recién construido campus de la Universidad de Maryland.

Con una correcta organización militar del proceso científico tecnológico las universidades tecnológicas rusas podrían estar a la altura de las estadounidenses. Por ejemplo, en las investigaciones científicas del Instituto de aviación de Moscú, una de las principales universidades dedicadas a defensa hay más de 3.000 estudiantes. Hace ya tiempo que aquí funcionan la oficina experimental de construcción aeroespacial estudiantil, la oficina de construcción de modelos aéreos estudiantil, la oficina de construcción de helicópteros estudiantil, etc. 267 estudiantes obtienen becas y ayudas, 135 estudiantes han obtenido medallas y diplomas en concursos internacionales y de Rusia. 

Las primeras compañías científicas en el ejército ruso ya han sido seleccionadas entre estudiantes y han sido enviadas a servir en Voronezh y la región de Moscú. Tras ellos irán dos divisiones que tendrán que formarse en otoño.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.