T-50: un caza invisible y de gran capacidad de maniobra

Rusia desarrolla junto con la India este avión de quinta generación, que superará al F-22 en algunos parámetros. Fuente: ITAR-TASS

Rusia desarrolla junto con la India este avión de quinta generación, que superará al F-22 en algunos parámetros. Fuente: ITAR-TASS

En el Salón Aeronáutico de Le Bourget se ha confirmado la noticia de la creación de un motor para el Futuro Sistema de Aviación de Primera Línea (en ruso PAK FA), también conocido como el caza T-50. Según los militares rusos encargados de la primera etapa de pruebas de vuelo, los resultados obtenidos indican que no tendrá nada que envidiar a su principal competidor, el F-22 'Raptor' estadounidense.

Según declaraciones del presidente de la Corporación de la Aviación Rusa, Mijaíl Pogosián, en el programa de pruebas del T-50 participan cinco aviones, lo cual ha permitido a los constructores rusos acelerar el proceso y reducir el atraso que sufrían respecto a los norteamericanos. El F-22 presta servicio a las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos desde hace mucho tiempo y por ahora puede alardear de ser el caza más moderno del mundo. En cambio, su rival ruso no es tan conocido.

Según comentan sus constructores, el T-50 es la quintaesencia de la modernidad en el ejército ruso. El avión cuenta con una serie de innovadoras mejoras relacionadas con el desarrollo de la tecnología de reducción de visibilidad, nuevos materiales de construcción y cubiertas y tecnología de inteligencia artificial.

En la construcción del T-50 se han utilizado los últimos polímeros de fibra de carbono del mercado. Estos materiales son el doble de ligeros que el aluminio, de cuatro a cinco veces más ligeros que el acero y el doble de ligeros que el titanio. Los nuevos materiales comprenden el 70% de la cubierta del caza. Su peso es cuatro veces menor comparado con un avión formado de los materiales habituales y gracias a ello los constructores han podido aumentar la capacidad de carga militar del avión.

La empresa KB Sujói hace especial hincapié en "el bajo nivel sin precedentes de localización por radar y de visibilidad óptica e infrarroja del PAK FA". De este modo, el área de la superficie reflectante del T-50 es de 0,5 metros cuadrados (le de su antecesor, el Su-30MKI es de 20 metros cuadrados).

Esto significa que en el radar el Su-30MKI aparecerá como un objeto metálico de cinco metros por cuatro, mientras que la superficie reflejada del T-50 es 40 veces menor. Es decir, que su localización y el uso de armas contra él serán algo terriblemente complicado. Sobre todo porque el avión cuenta con un rasgo característico de la marca Sujói: la maniobrabilidad.

Además, el T-50 cumple con el principal requisito de los cazas modernos: una avanzada inteligencia artificial. El radar de este caza con barrido electrónico activo (AESA, por sus siglas en inglés) ve todo lo que se encuentra en el aire y en la tierra a una distancia de varios cientos de kilómetros.

Es capaz de identificar una gran multitud de objetivos, tanto aéreos como terrestres, al tiempo que dirige las armas del caza contra ellos.

 

Haz click en la imagen para ver las características técnicas

Además, a lo largo de toda la capa exterior del avión figuran varias decenas de sensores distintos que permiten no sólo controlar la situación a su alrededor, sino también intercambiar información en tiempo real con sistemas de control terrestres y al mismo tiempo dentro de un grupo de aviación.

Gracias a su función de "piloto electrónico", el T-50, analizando la situación, propone al piloto varias opciones de acción. La mayor parte de la información de vuelo y de combate se recibe en forma de símbolos e iconos. Esto simplifica en gran medida su interpretación, reduciendo significativamente el trabajo del piloto, que puede concentrarse en sus tareas tácticas.

El T-50 puede despegar y aterrizar en pistas de una longitud de apenas 300-400 metros. En el futuro se planea crear una versión marítima a partir de este caza. El armamento de esta nueva aeronave se situará por completo en los compartimentos interiores del caza.

Este es un tributo a la tecnología del 'Stealth'. En estos compartimentos, según algunas informaciones, podrán situarse hasta ocho misiles 'aire-aire' del tipo R-77 o dos bombas guiadas de hasta 1.500 kilogramos.

 

Además, en las dos suspensiones exteriores del avión se podrán colocar dos misiles adicionales de largo alcance con los cuales este caza puede combatir objetivos a 400 kilómetros de distancia.   

El hecho de que la India se haya unido al proceso de creación de este caza demuestra las perspectivas de este programa, así como su competencia en el más alto nivel.

Nueva Dehli destina a este proyecto casi 25.000 millones de dólares y cuenta con recibir en 2018 su propia versión de este caza de quinta generación. Precisamente esa versión, según los especialistas rusos, se utilizará para la exportación del caza.

El T-50 ruso será un producto exclusivo de este país, tal y como sucede con el F-22 estadounidense. Los primeros cazas rusos en serie se esperan ya en 2013. Y Rusia dispone de compradores para 70 aeronaves como mínimo.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.