Steven Seagal: ¿la nueva cara de la robótica y las armas rusas?

El actor norteamericano aparece junto al vice primer ministro Dmitri Rogozin en una fábrica de armamento. Fuente: Ria Novosti

El actor norteamericano aparece junto al vice primer ministro Dmitri Rogozin en una fábrica de armamento. Fuente: Ria Novosti

En una conocida fábrica de armas rusa se ha creado un nuevo consorcio de fabricantes y es muy posible que el conocido y carismático actor de cine noramericano Steven Seagal se convierta en su nuevo rostro.

El vice primer ministro y presidente de la Comisión Industrial Militar, Dmitri Rogozin, ha celebrado una serie de reuniones en la fábrica Degtiariov de la ciudad de Kovrov, en la región de Vladímir, tras las cuales anunció una curiosa propuesta.

El impacto de sus declaraciones fue aún mayor debido a que el principal directivo de la industria armamentística del país iba acompañado no sólo de los miembros de la Comisión, sino también de la estrella de Hollywood Steven Seagal.

El actor, quien al parecer es un gran amigo de Dmitri Rogozin, visitó a los fabricantes de armas más veteranos de Rusia, tras aceptar una invitación del vice primer ministro ruso y observó con gran interés todo lo que se fabrica actualmente en la fábrica Degtiariov

Quizás ahora Seagal acceda a convertirse en la imagen del armamento ruso fabricado en Kovrov. Dmitri Rogozin declaraba sin rodeos: “Hemos hablado sobre la posibilidad de contar con el señor Seagal para trabajar en las muestras de armamento ruso en los mercados extranjeros promoviendo nuestra marca, así como en las grandes ferias internacionales, donde se mostrarán nuestros productos junto con modelos de armamento americano y, en general, occidental”. La propuesta es sin duda interesante. Según Rogozin, esto es una prueba de que “estamos aprendiendo a operar en los mercados con nuevos métodos para la competencia entre corporaciones”. 

Problemas con los robots

Al parecer, el nuevo consorcio Degtiariov está creando un centro de robótica. Según Rogozin esta será, sino la única, una de las principales superficies de desarrollo derobótica especializada. El viceprimer ministro justificaba la importancia de su creación debido al hecho de que hoy en día “es necesario encontrar un método de lucha sin contacto directo para que nuestros hombres no mueran, y para ello necesitamos utilizar robots militares”.

Y, según Vladímir Pavlov, director del servicio de apoyo informativo del ciclo de vida del producto del Instituto Central de Investigación Científica de Robótica y Cibernética, la opinión de Rogozin es correcta.

Me parece positivo establecer una fábrica base donde poder crear sistemas robóticos. Y la fábrica Degtiariov es conocida por sus buenas instalaciones y tecnologías. Por esta razón, mis comentarios al respecto sólo pueden ser positivos”, declaraba Pavlov al periódico Vzgliad.

En general, según el experto, el desarrollo de la robótica en Rusia está pasando por un mal momento.

Hemos perdido el lugar que ocupábamos en los años 70. Entonces no había prácticamente robótica militar, existía principalmente un interés industrial y de investigación científica. La entrada en el ámbito militar comenzó más tarde, cuando ya se empezaban a obtener resultados positivos en la creación de robots. Pero en los años 90 hubo un colapso general, en la industria y especialmente en la ciencia, y casi todas las investigaciones en este ámbito se suspendieron”, señalaba el especialista.

Según Pavlov, ahora únicamente podemos estar orgullosos del Ministerio de Emergencias y de algunos organismos policiales.

Evidentemente, no son del todo robots militares, sino aparatos para situaciones de emergencias. Pero el Ministerio de Emergencias trabaja bien en el ámbito de la robótica”, señalaba Pavlov, añadiendo que, “en el caso del desarrollo de robots industriales que se lleva a cabo en todo el mundo, Rusia no progresa adecuadamente”.

Un día antes de Rogozin, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú,  se quejaba del retraso de la robótica rusa en comparación con los modelos extranjeros.

Los vehículos aéreos no tripulados, los sistemas robóticos terrestres y los submarinos no tripulados que se fabrican para el Ministerio de Defensa ruso poseen unas características técnicas y tácticas muy inferiores a las de sus análogos extranjeros, según opina Shoigú.

Ante todo, aclaraba Serguéi Shoigú, esto se debe al “retraso tecnológico de las empresas, a la mala organización en el cumplimiento de los contratos estatales y a la falta de personal cualificado”.

El ministro también recordaba que el desarrollo de los sistemas robotizados para uso militar se desarrolla según un programa estatal de armamento previsto para los años 2011-2020. Y este es un ámbito muy importante.

El viceministro de Defensa de Rusia, el coronel general Oleg Ostápenko, declaraba tras una reunión que el Ministerio de Defensa espera resultados concretos en el terreno de la creación de robots militares durante los próximos dos años.

Hoy se ha celebrado una reunión importante en la que se han tomado decisiones cruciales para el futuro desarrollo de sistemas de robótica”, declaraba Ostápenko.

Cabe señalar que la creación de robots ha sido un tema de gran actualidad en Rusia durante los últimos meses. 

Artículo basado en materiales de Rossíyskaya Gazeta y Vzgliad.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.