La Flota de la Armada rusa llega al Mediterráneo

Desde el 1 de junio desempeña tareas de seguimiento de las actividades navales de otros países en esta zona. Fuente: Ria Novosti

Desde el 1 de junio desempeña tareas de seguimiento de las actividades navales de otros países en esta zona. Fuente: Ria Novosti

La agrupación de la flota formada desde el inicio del mes ha comenzado a cumplir con las tareas encomendadas en el Mediterráneo. El presidente Putin y el ministro de Defensa subrayaron que la creación de la escuadra no es para “blandir armas” sino para garantizar “la estabilidad en el mundo”.

La agrupación operativa de la Armada rusa en el Mediterráneo comenzó a desempeñar sus tareas el pasado 1 de junio. En el momento actual, se compone de 16 buques de superficie y tres helicópteros, y están previstas prácticas de tiro, declaró el jefe del Estado Mayor, general de las Fuerzas Armadas de Rusia, el primer viceministro de Defensa, Valeri Gerásimov. 

Comunicó que la agrupación operativa está subordinada al comandante en jefe de la Flota del Mar Negro. 

El 19 de enero en las aguas del mar Negro y del Mediterráneo tuvieron lugar los ejercicios  a mayor escala realizados en la última década por la agrupación de flotas de la Armada rusa. El evento contó con la presencia de más de 20 buques en el mar Negro, las flotas del Báltico y del Norte y tres submarinos (uno de ellos nuclear), así como fuerzas de apoyo constituidas por la aviación de largo alcance y el cuarto comando de la Fuerza Aérea y Defensa Antiaérea

En la teleconferencia, que tuvo lugar durante una visita del presidente ruso, Vladímir Putin, al Puesto de Mando Central del Estado Mayor del Ejército, intervino con un informe sobre la preparación de la fuerza de trabajo de la Armada rusa en el  Mediterráneo, su comandante, el capitán de navío, Yuri Zemski, a bordo del gran buque antisubmarino Almiral Panteléyev. 

Según él, las principales tareas del grupo de trabajo son el seguimiento de las actividades de las fuerzas navales de otros países del Mediterráneo, garantizar la presencia naval y la exhibición de la bandera rusa en la región y garantizar la seguridad de la navegación marítima y de las actividades económicas marítimas rusas. 

“Además, la agrupación está a disposición para resolver cualquier problema inesperado que surja según la evolución de la situación en la región”, dijo Zemski.

Señaló que la escuadra estará organizada en cuatro grupos tácticos concentrados en las partes occidental y oriental del Mediterráneo. Añadió que hay ejercicios de artillería y lanzamiento de misiles planeados, así como visitas a los buques en los puertos de Chipre, Malta, Siria y otros países mediterráneos. Asimismo, durante las paradas, la tripulación de los buques antisubmarinos y buques de apoyo realizará ejercicios de búsqueda y rescate de personas en peligro en el mar. 

El ministro de Defensa Serguéi Shoigú, comentó así el inicio del servicio de la escuadra rusa: “La creación de un grupo operacional de la Armada rusa en el Mediterráneo contribuirá al mantenimiento de la estabilidad estratégica global y el equilibrio de poder en algunas de sus regiones". 

También señaló que la reanudación de la presencia permanente de buques de guerra rusos en el Mediterráneo ayuda a proteger los intereses nacionales “en esta conflictiva región actualmente”. 

Intereses en la región

El presidente ruso subrayó durante la teleconferencia en el Puesto de Mando Central del Estado Mayor del Ejército, que Rusia tiene intereses en el Mediterráneo, relacionados con la garantía de su seguridad nacional. Putin ha hecho hincapié en el hecho de que el restablecimiento de la presencia permanente de la Armada rusa en el Mar Mediterráneo no significa “blandir armas”. 

“Hemos hecho muchas cosas junto con nuestros socios, incluidos los países de la OTAN, debido a la amenaza de las organizaciones criminales, entre otras cosas, hemos hecho mucho en la lucha contra la piratería”, dijo. 

También comunicó que esperaba el oportuno equipamiento de los grupos de la Armada rusa con buques modernos y armas. Asimismo, expresó su confianza en que la escuadra rusa establezca buenas relaciones y alianzas con sus homólogos de otros países de la cuenca mediterránea, así como con el resto de socios presentes en la zona del Mediterráneo. 

“Esta escuadra se puede utilizar en otros lugares”

“Sin duda, si es necesario, en caso de problemas en otras áreas cercanas - el Atlántico y el océano Indico - se puede utilizar la escuadra. La gente debe estar plenamente preparada para afrontar los retos no solo en el Mediterráneo, sino también en el Atlántico y en el océano Índico”. 

Según información de RIA Novosti, (2), (3), (4), (5).