En busca de una energía nuclear limpia y segura

En la actualidad Rosatom está construyendo centrales nucleares para su exportación a China y América Latina, entre otros. Fuente: Press Photo

En la actualidad Rosatom está construyendo centrales nucleares para su exportación a China y América Latina, entre otros. Fuente: Press Photo

Rusia expondrá sus avances en energía nuclear segura durante una importante conferencia en San Petersburgo en medio del auge mundial de la demanda de energía limpia y segura tras el accidente de Fukushima.

Expertos, ejecutivos y funcionarios de todo el mundo se reunirán en la Conferencia Ministerial Internacional sobre Energía Nuclear en el siglo XXI, que se celebrará en San Petersburgo a finales de junio y organizada por Rosatom junto con la OIEA (Organización Internacional de la Energía Atómica).

“Cuando fundamos la Asociación Mundial de Operadores Nucleares (WANO, por sus siglas en inglés) hace 24 años, el sector nuclear ruso necesitaba ayuda. Hoy, el mundo necesita la ayuda y la experiencia de Rusia en el desarrollo de energía nuclear”, comenta el presidente de la WANO, Duncan Hawthorne. 

La energía nuclear produce 372 GW en 194 plantas y 437 reactores repartidos por todo el mundo. Amano expresó su confianza en que esa cifra aumente en 80-90 GW en el futuro próximo, ya que consideran que la energía nuclear como una fuente estable para la independencia energética para los gobiernos.

El mercado mundial de la energía nuclear, calculado en 133.000 millones de dólares en 2011 por Rosatom (la empresa de energía nuclear de Rusia), se encuentra en una coyuntura crítica desde la caída del apoyo público tras el accidente de Fukushima  y a causa de la creciente competencia que representan la revolución del gas de esquisto y las fuentes de energía alternativas. A pesar de ello, Rosatom prevé que se producirá un auge mundial de la demanda de energía barata que impulsará el mercado hasta los 300.000 millones de dólares para 2030.

“La demanda de energía nuclear no ha cambiado, lo que ha cambiado es su estructura. Si antes teníamos clientes interesados en los reactores nucleares de segunda generación, ahora todo el mundo quiere la tecnología más segura”, explica el jefe de prensa de Rosatom, Vladislav Bochkov, quien hace hincapié en que el gas de esquisto y las fuentes de energía alternativas no pueden competir en precio y seguridad en un mundo cada vez más sediento de energía barata y fiable.

“La experiencia de Chernóbil empujó a Rusia a desarrollar unos sistemas de seguridad aún más sofisticados”, afirma Bochkov. “A raíz de aquello, desarrollamos los dispositivos melt trap, capaces de localizar automáticamente cualquier fuga de radiación en caso de emergencia en espacios despoblados”.

Los científicos rusos también se mantienen en la vanguardia de la investigación nuclear mundial en campos como los reactores de neutrones rápidos, las centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio, los sistemas de refrigeración activa y pasiva del agua, el combustible nuclear y los reactores nucleares en el espacio.

Estos avances han permitido al país ocupar una posición líder en la exportación de tecnología nuclear, y abrir nuevas plantas en China, la India e Irán en los últimos seis años.

Actualmente, Rosatom también está cerrando contratos a gran escala en Turquía, Vietnam y Bielorrusia por un valor de 70.000 millones de dólares.

En mayo Yukiya Amano, director general de la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA), visitó Rusia para estudiar los últimos desarrollos del país en el campo de la energía nuclear segura. Acudió al lugar para presenciar varias de las conocidas como pruebas de estrés en la planta nuclear de Kaliningrado. “Estas pruebas de estrés, que se están realizando en todo el mundo, permiten demostrar la preparación de una planta nuclear de cara a una situación de emergencia”.

Más información sobre la conferencia. (en inglés).

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.