Célula: ‘Levántate y anda’

Científicos rusos estudian métodos para ayudar a caminar a personas con problemas en la médula espinal. Fuente: Kommersant

Científicos rusos estudian métodos para ayudar a caminar a personas con problemas en la médula espinal. Fuente: Kommersant

Esta frase se podría convertir en el lema de un verdadero avance de la medicina. Y es que, hoy en día, no hay un lugar en el mundo donde los médicos estén capacitados para ayudar a muchas de las víctimas de accidentes de tráfico, caídas desde gran altura, heridas de bala, etc. Una lesión en la médula espinal provoca una invalidez de primer grado que obliga a las personas a desplazarse en silla de ruedas durante el resto de sus vidas.

Científicos siberianos han desarrollado un método único basado en una sorprendente propiedad de las células madre: permite convertirlas en células de cualquier órgano, con la particularidad de que cada una de esas conversiones tiene lugar de forma exclusiva, según un ‘esquema’ individual. 

Para que esto ocurra, el organismo cuenta con un ‘equipo’ propio que se encarga de dirigir una integral. No obstante, la ciencia aún no está familiarizada con todo el abanico de señales existentes. Aunque ahora parece que se han resuelto los entresijos relacionados con las células del sistema nervioso. Actualmente, con ayuda de determinadas señales químicas, los científicos son capaces de transformar las células madres en elementos del sistema nervioso y, sobre todo, en neuronas que envían señales nerviosas a los músculos, las glándulas, la piel y las membranas mucosas.

“Hemos experimentado con animales afectados por una ruptura total de la médula espinal”, comenta Ígor Bolshakov, doctor en Ciencias Médicas y profesor de la Universidad Estatal de Medicina de Krasnoyarsk.

“Los animales estaban completamente paralizados y, después de transplantarles nuestra matriz de células madre, comenzaron a moverse. Recuperaron completamente las funciones de los órganos pélvicos (la vejiga, el recto, etc.)".

En principio, los laboratorios más destacados del mundo también son capaces de convertir las células madre en células nerviosas de la médula espinal de forma artificial. Pero, como ocurre a menudo con la ciencia, un método de sobra conocido puede dejar de funcionar en los experimentos reales.

En palabras de Bolshakov, la razón del fracaso de sus colegas, tanto rusos como extranjeros, reside en que, una vez cultivadas las células en una matriz especial, las extraen y las transfieren al lugar dañado de la médula espinal. Resulta que precisamente ese traspaso es perjudicial para las delicadas células. Muchas de ellas pierden sus funciones y otras sencillamente mueren.

“Nosotros hemos aprendido a traspasar las células directamente, junto con la matriz de origen, en lugar de extraerlas de ella”, explica Bolshakov. Es decir, que las traspasamos allí donde han crecido y, prácticamente, no se sufren pérdidas. Esto ha permitido recuperar casi todas las funciones de una médula espinal dañada y devolver la capacidad de movimiento al cuerpo.

Estos resultados han convertido a los científicos siberianos en líderes de esta área de investigación. De momento, solo se han llevado a cabo experimentos con animales. Para empezar a probar el método en el ser humano se necesitan unos instrumentos más sofisticados y costosos, es decir, financiación.

Según Ígor Bolshakov, ya está claro cómo se puede aplicar esta revolucionaria tecnología en los seres humanos, pero podrían surgir complicaciones relacionadas con algunos aspectos legales del uso de células madre. 

Artículo publicado originalmente en Rossíyskaya Gazeta.

Nota: Levántate y anda  es una cita del Evangelio según San Lucas, capítulo 17 versículo 19.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.