Rusia muestra en América Latina su armamento para la exportación

Fuente: AFP

Fuente: AFP

El interés mostrado por los stands rusos en la recién clausurada Feria LAAD 2013 fue enorme. Se comentó la posibilidad de establecer contratos de manera conjunta con Brasil para la creación de sistemas antiaéreos.

Miles de especialistas y aficionados han visitado los stands de las empresas rusas que participaron en la feria LADD 2013, en las que se han presentado más de doscientos modelos de armamento y tecnología militar, desde un modelo a tamaño real del sistema de misiles antiaéreos Igla-S hasta los modelos, maquetas y simuladores de los sistemas de misiles antiaéreos Pantsir-S1, Tor-M2E, S-300, aviones de entrenamiento Yak-130 y el caza polivalente Su-35, aeronaves de los proyectos 22356 y 11356 y otros tipos de tecnología militar.

Entre el público ha habido muchos visitantes VIP, los ministros de Defensa de Brasil, Argentina, Perú, Chile y Ucrania, el viceministro de defensa de Rusia, los jefes de Estado Mayor General de varios ejércitos y los comandantes de las tropas de distintos países de África y América del Sur.

Con todos ellos se reunieron Alexander Fomín, director de la delegación rusa y director del Servicio Federal de Cooperación Tecnológico-Militar, Serguéi Ladiguin,director de la delegación Rosoboronexport y otros especialistas en el ámbito de la tecnología militar para hablar sobre sus logros, la posible exportación de armamento e incluso sobre la fabricación conjunta en territorio del estado que se muestre interesado.

Al parecer, en estas reuniones también se habló de otros dos sistemas de misiles: el Pechora y el Paraná. La excusa para sacar este tema fue el futuro contrato que en las próximas semanas debería firmar una empresa de ingeniería mecánica de Tula para suministrar a Brasil tres baterías (18 vehículos de combate) del sistema de misiles antiaéreos Pantsir-S1. 

Brasil comprará este sistema para defender estadios y otros lugares públicos durante la celebración del Mundial de Fútbol 2014 y las Olimpiadas de 2016. El contrato todavía no se ha firmado, aunque se trata de un acuerdo al que llegaron los presidentes Vladímir Putin y Dilma Rousseff durante un encuentro bilateral.

El contrato de suministro del sistema Pantsir tiene un programa de compensación por el cual serán empresas brasileñas las que construyan los sistemas de servicio para los sistemas de misiles antiaéreos. Brasil también fabricará munición para cañones de 30 mm con licencia rusa.

La compañía ODEBRECHT Defensa e Tecnologia, que ya colabora con compañías rusas en distintos proyectos, podría encargarse de ello. En Río de Janeiro sobre este acuerdo se comenta medio en broma, medio en serio: "Es muy rica y tiene parientes muy influyentes".

Además, los exportadores de armamento ruso esperan que más adelante, cuando las relaciones entre Moscú y Brasilia pasen a la siguiente fase, los constructores de armas rusos se comprometan a desarrollar junto con especialistas locales el nuevo sistema de misiles antiaéreos Paraná, en el que se utilizarán equipos de ruedas y radares, además de otros componentes de la industria militar brasileña.

El Paraná no es el único proyecto conjunto que Moscú ha ofrecido a Brasil. Entre sus propuestas destaca la apertura del Centro de Servicio Técnico de Helicópteros y Aviones.

En el curso alto del Amazonas, en la frontera con Bolivia, está situada una escuadrilla (nueve unidades) de helicópteros militares Mi-35M (en su versión brasileña AH-2 “Sabre”), con los que los pilotos locales controlan la selva y las posibles vías de contrabando de drogas y armamento, así como la emigración ilegal.

Uno de estos helicópteros ha recorrido 5.000 kilómetros pilotado por los tenientes Víctor y William junto con el instructor de vuelo ruso Pável Kulakov hasta Río de Janeiro para formar parte de la feria de armamento y convertirse inmediatamente en su protagonista.

Rusia considera que Brasil cuenta con un avanzado desarrollo tecnológico y con especialistas (ingenieros, técnicos, constructores) altamente cualificados, y tiene la intención de desarrollar con este país una cooperación mutuamente ventajosa en el ámbito de la alta tecnología. Otra de las propuestas por parte de Moscú es la de declarar un nuevo concurso para desarrollar cazas polivalentes y construir conjuntamente el caza Su-35 de la generación 4++.

Muchas de las ideas para la cooperación conjunta con Brasil se anunciaron durante la feria LAAD-2013. Esperemos que la mayoría de ellas lleguen a realizarse y escribiremos con mucho gusto sobre ello.  

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.