Científicos siberianos prueban píldoras contra la vejez

Fuente:  Getty Images / Fotobank

Fuente: Getty Images / Fotobank

En Siberia unos científicos han desarrollado un preparado excepcional que contribuye a restablecer las funciones reproductivas y a ralentizar el proceso de envejecimiento. Con el preparado G5 también se podrán tratar algunas enfermedades graves. Aunque por ahora no se va a comercializar dado que los ensayos de tal medicamento destinado al consumo humano podrían alargarse cien años.

Los científicos probaron ellos mismos los efectos del compuesto sin esperar las conclusiones de los ensayos clínicos y quedaron más que satisfechos con los resultados. Este compuesto, bautizado por los medios de comunicación como “la píldora de la juventud”, ha sido desarrollado para tratar la cirrosis hepática.

Los investigadores aseguran que han obtenido resultados positivos que han satisfecho todas las expectativas, según Andréi Bekarev, director de Scientific Future Management, la empresa desarrolladora de este preparado.

El nuevo preparado es fruto de un proyecto conjunto entre el equipo científico de la compañía de Novosibirsk y el Instituto Científico de Farmacología de Tomsk. Según Bekarev, está previsto que los ensayos clínicos oficiales del compuesto, con la participación de voluntarios, comiencen en noviembre y que llegue a las farmacias en pocos años. 

El invento y sus resultados

Aunque los medios han escogido el pomposo nombre de “píldora de la juventud” para referirse al preparado G5, Andréi Bekarev prefiere calificar el tratamiento de medicina regenerativa, dado que su principal propiedad es devolver al organismo la función desoxidante. El preparado aumenta la liberación de células madre que contribuyen a la regeneración de órganos y tejidos, propiedad que fue descubierta de un modo casi accidental por los científicos.

“Cuando creamos el preparado fue con otro propósito, se aplicaba de forma integral con citocinas (reguladores de la respuesta inmune), teníamos datos de que se podía rebajar significativamente la dosis de estos preparados en el tratamiento. Al describir el principio activo del preparado descubrimos que su espectro de actuación era mayor”, declaró Bekarev.

Cuando los científicos descubrieron el nivel de seguridad del compuesto, empezaron a tomarlo.

“Un empleado del Instituto Científico padecía una enfermedad bastante grave, que tradicionalmente no tiene tratamiento, y obtuvo una recuperación completa. Pero no da un resultado único, se necesita un muestreo estático”, contó el director de la compañía.  

Pastilla para la cirrosis

Según los desarrolladores, los ensayos preclínicos del preparado en animales han demostrado que el G5 puede curar una enfermedad tan común y de difícil curación como la hepatitis crónica. Los ratones a los que les fue inyectado el preparado experimentaron una restauración completa de las células hepáticas.

“El preparado tiene una acción más amplia, pero para registrarlo se ha elegido una sola indicación, puesto que si declaras diez, lo ensayos podrían durar cien años”, explicó Bekarev.

Bekarev explicó que la elección de la cirrosis está vinculada con la posibilidad de comercializar con mayor rapidez el medicamento. En noviembre los desarrolladores concluirán los ensayos preclínicos, luego enviarán los documentos con los resultados de la investigación al Ministerio de Sanidad y solo cuando este lo autorice los investigadores comenzarán a efectuar los ensayos clínicos.

Probablemente el medicamento se comercialice en forma de pastillas o cápsulas, su precio dependerá del volumen de producción. “Trataremos que sea asequible”, declaró.

Efectos secundarios

Durante los ensayos preclínicos, los científicos descubrieron algunos efectos secundarios, que pueden ser objeto de futuras investigaciones.

“En las pruebas sobre la toxicidad en el embrión, cómo el preparado afecta el proceso del embarazo, obtuvimos un resultado curioso. Por lo general, se prepara una dosis alta de preparado, se administra al óvulo ya fecundado del ratón, luego se hace un seguimiento de su evolución. Casi el 100% de los óvulos implantados se desarrollaron y crecieron hasta llegar a ratones adultos”, contó el portavoz.

Los científicos pensaron que se había producido algún error y repitieron el experimento. Los resultados se confirmaron y en el futuro se prevé que el G5 también se desarrolle como medicina para el restablecimiento de las funciones reproductivas.

Otro experimento emprendido por científicos siberianos se ha convertido en una sensación, por cuyo resultado el fármaco ha sido bautizado como la “píldora de la juventud”. Como contó Bekarev, los roedores de doce meses se dividieron en dos grupos, uno de control y otro experimental. Al grupo experimental le suministraron gotas del preparado por vía oral.

“A partir de los dieciocho meses surgieron diferencias significativas entre los ratones. Más del 30% del grupo de control murieron por problemas derivados de la vejez, y el resto presentaba signos de envejecimiento: alopecia, artrosis en las patas, pérdida de peso, alteraciones bioquímicas en la sangre… Los del grupo experimental tenían el doble de masa corporal que los de control y no presentaban signos de envejecimiento, la bioquímica de la sangre correspondía con los resultados de un análisis de ratones sanos”, dijo.

El experimento se dio por concluido cuando el grupo experimental de ratones  rebasó los 21 meses de vida. Los científicos decidieron repetir el experimento más de una vez, tras haberlo documentado ya no como un experimento científico sino como investigación oficial.

A pesar de los increíbles resultados, Andréi Bekarev subraya que no va a lanzar al mercado la “píldora de la juventud”, dado que los ensayos de tal medicamento destinado al consumo humano podrían alargarse cien años.

Por otra parte, según el empresario, hay muchas teorías sobre el envejecimiento. “El G5 podría mejorar la calidad de vida, pero no prolongarla. En el combate contra el envejecimiento no sólo están implicadas las células madre”, precisó Bekarev.

Artículo publicado originalmente en ruso en RIA Novosti.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.